Frente a la hipertensión, ¡más vale prevenir!

El domingo se celebra el día nacional de esta 'enfermedad silenciosa'

por hola.com

Los datos sobre la hipertensión arterial en nuestro país no hacen sino llamar a la reflexión: afecta en España a 10 millones de personas, lo que representa algo más del 35% de la población general adulta. Y, para empeorar el panorama, los expertos apuntan que la mitad de estos pacientes abandona el tratamiento durante el primer año y que el 85% incumple las medidas higiénico-dietéticas recomendadas por los profesionales. Existe un objetivo claro: cambiar esta tendencia, y para ello, la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA) y el Club del Hipertenso celebran este año el Día Nacional de la Hipertensión bajo el lema “¡No te tenses!, mejorar tu salud cardiovascular no exige grandes sacrificios”.

Prevenir, fundamental
Si hablamos de prevenir la hipertensión, la alimentación se convierte en un pilar fundamental. Tanto, que los especialistas afirman que en el 15% de los casos bastaría con que el paciente introdujera pequeños cambios en su estilo de vida para mantener los objetivos de salud. “La falta de tiempo y las dietas severas son algunos de los motivos por los que los pacientes hipertensos abandonan el tratamiento, de modo que el mensaje que queremos transmitir es que mejorar la salud cardiovascular no exige hacer grandes sacrificios en nuestra dieta. Comer sano no está reñido con disfrutar de la comida. Sólo es cuestión de pequeños cambios a la hora de cocinar o de combinar los alimentos para obtener buenos resultados en nuestra salud”, explica el Dr. José Luis Rodicio, presidente en funciones de la SEH-LELHA.

“Tenemos que dejar de tratar al paciente hipertenso como un enfermo y motivarle para que adopte hábitos de vida saludables sin que ello suponga demasiados trastornos en su día a día. El objetivo es conseguir que comer sea un placer sin tener que renunciar a una vida saludable”, explica la doctora Nieves Martell, coordinadora del Club del Hipertenso, que precisamente acaba de renovar su página web con este objetivo.

Para conseguir un mejor grado de cumplimiento es fundamental que los pacientes conozcan las causas, las consecuencias y las terapias que existen en esta patología. “El paciente debe estar correctamente informado y formado, pues cuanto más sepa sobre su estado de salud y sobre el tratamiento, cuanto más sensibilizado esté sobre su enfermedad, mejor realizará su terapia”, asegura la doctora Martell. Y añade: “Resulta fundamental que el médico ofrezca información amplia sobre este aspecto para que el paciente entienda que la hipertensión no es tanto una enfermedad como la causa de otras muchas enfermedades cardiovasculares que requieren un control e intervención inmediata. Por todo ello, conviene vigilar de cerca la obesidad ”.

Obesidad y sedentarismo, un vínculo muy estrecho
Cada año el número de personas con sobrepeso u obesas aumenta de forma preocupante en nuestro país. Actualmente, entre el 40 y el 50% de los españoles se encuentra por encima de su peso adecuado y cerca del 20% presenta obesidad. “Lo que realmente nos alarma más es el aumento exponencial de peso en niños y adolescentes. Es por ello imprescindible integrar la actividad física como un hábito diario desde edades tempranas y volver a la dieta mediterránea rica en frutas, verduras y hortalizas”, aconseja la doctora Olga González Albarrán, endocrino del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

Se estima que más de la mitad de las personas obesas es hipertensa. Esto se debe a que la presión arterial aumenta de forma proporcional al exceso de peso. Y al revés, la pérdida gradual de peso consigue rebajar las cifras hasta niveles aceptables. Así, por ejemplo, por cada 10 kilos de menos, la presión baja hasta 10 mmHG y reduce entre un 30 y 40% la mortalidad relacionada con la diabetes. “El exceso de peso incrementa el riesgo de presión arterial, que en personas obesas es entre dos y tres veces más frecuente que en individuos con peso normal, pero además la obesidad actúa como desencadenante de otros factores como la diabetes, el síndrome metabólico o la dislipemia que igualmente elevan el riesgo cardiovascular”, alerta la doctora.

¿Sosa? ¡No, gracias!
Uno de los objetivos es desterrar el mito de que una dieta sana tiene que ser sosa. La finalidad principal es recordar a los pacientes hipertensos que el mejor tratamiento no farmacológico supone un cambio en el estilo de vida, basado en una alimentación equilibrada y en la realización de ejercicio físico diario. “Un hipertenso debe evitar alimentos ricos en sodio en su dieta y sobre todo no añadir sal durante las cocciones o al final, pero eso no quiere decir que su alimentación tenga que ser sosa, ya que se puede potenciar el sabor de los alimentos a través de otros condimentos como el vinagre, el zumo de limón, la cebolla o la pimienta”, señala la doctora González Albarrán.

Cinco pequeños gestos

  • Haz ejercicio. Anda al menos media hora al día, y si no te es posible usa las escaleras en vez del ascensor, bájate una parada antes si coges el autobús o el metro o aparca un par de manzanas lejos de casa.
  • Cuida tu dieta. Intenta respetar los horarios de las comidas, come despacio y lleva una dieta sana, variada y equilibrada donde predominen las frutas, verduras y hortalizas.
  • No fumes. Evita el tabaco y contribuye activamente a que no fumen a tu alrededor y en tu entorno.
  • Evita el estrés. Disfruta al máximo de tu vida, tómate las cosas con optimismo. Tomarse las cosas con buen humor y con calma te ayudará a mejorar tu salud cardiovascular.
  • Limita el consumo de alcohol todo lo posible por su alto contenido calórico.

Todo lo que debes saber…

-Hablamos de hipertensión arterial cuando se detectan niveles de presión arterial iguales o superiores a 140/90 mmHg. La primera cifra corresponde a la llamada presión arterial sistólica y la segunda, a la presión diastólica.
-En España esta patología afecta a más de 10 millones de personas, es decir, a más del 30% de la población adulta.
-La hipertensión arterial se presenta aislada en un porcentaje muy bajo. Entre el 80% y el 90% de los hipertensos sufre hipercolesterolemia o diabetes, y entre el 70% y el 80% padece además obesidad.
-Un tercio de las personas que padecen hipertensión lo desconocen, puesto que en raras ocasiones va acompañada de síntomas. De hecho se la conoce como “la epidemia silenciosa”.
-Las complicaciones de la hipertensión pueden ser muy graves: accidentes cardiovasculares, insuficiencia renal y alteraciones vasculares. Los especialistas afirman que una de cada cuatro muertes que se producen en los países desarrollados se debe a una enfermedad cardiovascular.
-El consumo elevado de sal es el principal factor que incrementa las cifras de presión arterial. España es el segundo país de la Unión Europea que más sal consume, con diez gramos diarios, el doble de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

¿Qué recomendaciones sigues para cuidar tu hipertensión?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie