Entramos en la fabulosa casa, en pleno bosque de Varsovia, de la empresaria polaca Joanna Przetakiewicz y su marido, Rinke Rooyens

Emprendedora y valiente, tiene su propia firma de moda y es una determinada activista por los derechos de las mujeres de Polonia

Casa Joanna Przetakiewicz

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

En el bosque que rodea las villas más importantes de Varsovia se encuentra el nido de amor que Joanna Przetakiewicz y Rinke Rooyens han transformado en una hermosa residencia moderna, ecléctica, hecha a la medida de sus pasiones, su amor, su pasado y su futuro. Joanna, una mujer de gran poder social y muy activa en defensa de la condición y el desarrollo de la mujer, ha creado el movimiento polaco más importante e inspirador para miles de mujeres. En 2020 creó la Fundación Modern Female Era, que cuenta con cien embajadoras, mujeres líderes en sus ciudades de Polonia y en Chicago, Londres, Hamburgo y Bremerhaven.

Portada HOLA 4017©Hola
Casa Joanna Przetakiewicz©MATTIA BETTINELLI
Joanna y Rinke posan junto a su Porsche ‘vintage’ en la entrada de su casa.

Bella, dotada de un gran sentido del humor, determinada y valiente, con una trayectoria impactante, a Joanna le encanta la moda y la decoración de interiores. Tras conocer a Rinke, se casaron en un hotel, en la península griega del Peloponeso, hace un año, durante la pandemia. Él, famoso productor de televisión, amante de la vida y gran observador de la realidad, que documenta en sus vídeos, ha transformado su hogar en la casa perfecta para su mujer.

“Nunca me disculparé por tener éxito. Me encanta la vida lujosa... y el lujo me ama”, confiesa Joanna, que creció en la Polonia comunista

—¿Cómo te ves a ti misma? ¿Ama de casa? ¿Mujer de negocios? ¿Madre? ¿Las tres cosas o ninguna?

—No es tan simple. No puedo ser etiquetada con una sola palabra que pretende definir quién soy. Las mujeres de hoy pueden ser lo que quieran ser: activistas, hedonistas, amantes o narcisistas. Una mujer puede dedicarse tanto a su familia como a su carrera. Las mujeres pueden, y deben, mirar profundamente hacia adentro y liberar su diversidad interna. Deben liberarse de los prejuicios seculares de la sociedad y de cualquier sentimiento de arrepentimiento y culpa por hacer lo que sea que quieran hacer. Sobre todo, las mujeres deben preguntarse: ¿qué quiero?, ¿qué necesito para ser feliz? Al hacer estas preguntas, descubrimos nuestro verdadero yo y nos embarcamos en un camino hacia la felicidad y la plenitud.

Casa Joanna Przetakiewicz©MATTIA BETTINELLI
Casa Joanna Przetakiewicz©MATTIA BETTINELLI
Arriba, la entrada de la casa con otro de sus lujosos coches, un Rolls-Royce, a las afueras de Varsovia. Abajo, la piscina exterior, rodeada del bosque en el que se encuentra la villa.

—¿Cuándo llegaste a realizar ese camino?

—Nací con una sed insaciable de vida. Crecí en la Polonia comunista. Tuve una juventud despreocupada. Por supuesto, la calidad de vida que tenía en Polonia era muy diferente a la que se podía encontrar en Europa occidental. En aquel entonces, tener un pequeño apartamento y un coche era el lujo máximo para los polacos. Incluso la comida tenía que racionarse. Nuestras vidas fueron mucho más duras, pero tenerlo difícil nos motivó. Fui a la facultad de Derecho, me casé y tuve tres hijos. Dos en la Universidad y el tercero justo después de graduarme. La maternidad nunca fue un sacrificio para mí. Cuando todavía estaba en la Universidad, solicité un préstamo y abrí mi primer negocio junto con un amigo médico. Creamos una cadena de clínicas dentales. Aprovechamos rápidamente las oportunidades que estaban surgiendo a medida que caía el comunismo en Polonia. Nunca me disculparé por tener éxito. Me encanta la vida lujosa... y el lujo me ama.

“Las mujeres se vuelven más poderosas con la edad, ganando confianza y no fragilidad”, expresa Joanna como mantra de su causa social

—¿Cómo recuerdas la transformación económica de Polonia?

—Fue un período extraordinario que propició un crecimiento explosivo. Todo gracias a nuestra idiosincrasia: ambición, motivación, dedicación y espíritu empresarial. Todos estos cambios tuvieron lugar ante mis propios ojos. Di a luz a mi primer hijo en mil novecientos ochenta y nueve, cuando el comunismo estaba al borde del colapso. En aquel entonces, conseguir artículos de primera necesidad, como leche para bebés o pañales, era casi imposible. O tenía que hacer colas durante horas para conseguir estos ‘artículos de lujo’ o tenía que conocer a las personas adecuadas. Menos de dos años después, nació mi segundo hijo. Las cosas ya eran muy diferentes entonces. Los supermercados estaban llenos de productos y, cuando se trataba de pañales o leche, el único problema era elegir la marca. Para una madre joven como yo, tales cambios simbolizaron una puerta abierta a un mundo nuevo lleno de oportunidades. Mi anhelo crisis global, como la actual pandemia, siempre es más fácil si se enfoca en el día a día. Eso fue lo que hice. Me concentré en mi trabajo, en lo que necesitaban mis hijos y en mis amigos. Y me sentía más feliz cada semana que pasaba… Fue entonces cuando me topé con el amor.

Casa Joanna Przetakiewicz©MATTIA BETTINELLI
Casa Joanna Przetakiewicz©MATTIA BETTINELLI
Dos ángulos diferentes del salón de la vivienda.

—Jan Kulczyk, el renombrado hombre de negocios y el más rico de Polonia, se enamoró de ti a primera vista.

—Aprendí cuál es la esencia del atractivo femenino: mantenerse fiel a una misma y estar libre de la presión de las expectativas de los demás. Independencia, paz y seguridad. No desesperación. Fue entonces cuando descubrí las condiciones de vida que atraen el amor, la belleza y todo lo bueno.

Casa Joanna Przetakiewicz©MATTIA BETTINELLI
“Nuestra casa es hermosa, cálida, acogedora, con interiores de madera y paredes en dorado y ámbar. También he colocado muchos espejos, ¡incluso en el jardín!”, comenta Joanna, junto a estas líneas, con su marido, ante la chimenea.

—Tu década junto a Jan fue...

—Una absoluta montaña rusa de emociones y cambios. Estábamos en tres países diferentes en un solo día. ¡Visité lugares que una niña criada en un país comunista ni siquiera soñó con ver! Entonces vivíamos en Londres. Y después de unos años de estar juntos en una relación maravillosa, llena de amor, sentí que faltaba algo. Echaba de menos mi trabajo. Así que fundé La Mania, mi propia marca de moda, e hice realidad un sueño personal. Visto a las mujeres con confianza en sí mismas, La Mania es la encarnación del lujo y el atractivo sexual.

Casa Joanna Przetakiewicz©MATTIA BETTINELLI
Casa Joanna Przetakiewicz©MATTIA BETTINELLI
Arriba, la zona que da paso de la cocina al comedor (junto a estas líneas, detalle de este último, presidido por una gran lámpara de cristal).
“Creía honestamente que no me volvería a casar. Me gustaba estar soltera... Y sin embargo... ¡la vida está llena de sorpresas!”

—Karl Lagerfeld incluso te ayudó a hacer realidad tu sueño.

—Es verdad. Me ayudó mucho, me animó y me dio muchos consejos. Fomentó mi crecimiento y me ayudó a extender mis alas. Al igual que el apoyo de Jan, que era mi socio en ese momento. Por entonces, mi vida entró en una nueva etapa, muy intensa y difícil. Crear una marca de moda es un largo camino, una experiencia increíble llena de adrenalina, cansancio y mucha satisfacción. El lanzamiento oficial de La Mania fue en la Galería Nacional de Arte Zachęta, en Varsovia. Más tarde, nuestro estreno internacional tuvo lugar en la Semana de la Moda de Londres, en la Real Academia de las Artes. ¡Qué gran éxito! De inmediato se nos acercaron representantes de Harrods que querían vender nuestra moda. Me convertí en alguien en Londres. De hecho, nos enamoramos tanto de la ciudad que decidimos mudarnos allí. Hasta el día de hoy, sigo viajando constantemente entre mis hogares en Londres y Varsovia.

Casa Joanna Przetakiewicz©MATTIA BETTINELLI
Rinke Rooyens, productor de la versión polaca de ‘Bailando con las estrellas’ y ‘La Voz’, transformó su hogar en la casa perfecta para su mujer. En esta foto, la pareja en la cocina de la casa, que la diseñadora ha decorado en blanco y negro, su combinación favorita, ya que representa los colores de su firma de moda.

—Pero tu relación con Jan no resistió la prueba del tiempo...

—Cada ruptura desgarra una vida en dos. Hicimos todo lo que pudimos para cerrar ese capítulo con todo el respeto y la amistad que sentimos el uno por el otro. Mi pasión, un torbellino de trabajo y una docena de nuevos proyectos me ayudaron a salir adelante. Pasé del sombrío mundo de los negocios al brillo y el glamour del espectáculo, convirtiéndome en miembro del jurado de Project Runway, en Polonia. Luego participé en un reality show, Asia Express, y pasé un mes en India, rodeada de cámaras de televisión y tratando de sobrevivir con un dólar al día. ¡Fue estimulante! ¡La experiencia me dio mucho coraje y tenía hambre de más! Ahí estaba yo, dando un paso adelante y entrando en una etapa más de mi vida. Y como si eso no fuera suficiente, aparecí en la portada de la revista Playboy, ¡y en su edición dorada del veinticinco aniversario! También fue mi cincuenta cumpleaños.

Casa Joanna Przetakiewicz©MATTIA BETTINELLI
Casa Joanna Przetakiewicz©MATTIA BETTINELLI
Arriba, el dormitorio de la pareja, donde destaca el gran cabecero de terciopelo negro y, por supuesto, la ropa de cama blanca. Abajo, uno de los cuartos de baño, con salida directa al jardín.

—Una mujer de la nueva era... en la portada de la revista Playboy.

—¡Eso es exactamente! Una mujer de la nueva era, ese era el título de mi entrevista. Y luego se convirtió en el nombre de un poderoso movimiento que inicié por los derechos de las mujeres en Polonia.

Joanna y Rinke, famoso productor de televisión, se casaron hace un año, en el Peloponeso, en plena pandemia

—¿Cómo ocurrió?

—Fue una simple reacción en cadena a mi entrevista. Dije que las mujeres se vuelven más poderosas con la edad, ganando confianza y no fragilidad. También expliqué cómo las mujeres deben romper con creencias atrasadas y estereotipos dañinos y liberarse de las expectativas de los demás. Una mujer consciente de sí misma es atractiva. La madurez da libertad a las mujeres: ya saben lo que quieren y lo que no, lo que necesitan y no tienen que fingir.

Casa Joanna Przetakiewicz©MATTIA BETTINELLI
Junto a estas líneas, la empresaria y el productor con una de sus mascotas.

—Acabas de casarte con el productor de televisión de origen holandés Rinke Rooyens.

—Sí. Rinke ha trabajado en algunos de los mayores éxitos internacionales, como Bailando con las estrellas o La voz. Es un artista brillante y creativo, pero, sobre todo, es un compañero sensible y apasionado, un verdadero caballero y un marido cariñoso y atento.

—Que comenzó como una aventura de una noche y terminó en matrimonio...

—Hasta hace poco, creía honestamente que no me volvería a casar. Me gustaba estar soltera... Y sin embargo, ¡ahí lo tienes! ¡La vida siempre está llena de sorpresas!

Casa Joanna Przetakiewicz©MATTIA BETTINELLI
Arriba, dos planos del gimnasio que Rinke y Joanna instalaron, como buenos amantes del ‘fitness’. Abajo a la derecha, la escalera, decorada con fotos en blanco y negro.

—¿Te gusta vivir en Varsovia?

—Sí. Es decir, hasta que la pandemia desaparezca. ¡Amo Varsovia! Nuestra casa es hermosa, cálida, acogedora, con interiores de madera y paredes en dorado y ámbar. También he colocado muchos espejos, ¡incluso en el jardín! Cada centímetro de nuestra casa fue pensado hasta el último detalle. Nos encanta pasar las noches juntos, solo nosotros dos. Salimos y vemos películas en nuestro cine al aire libre, relajándonos bajo el cielo estrellado. O con nuestros amigos. Cuando tengamos invitados, encenderemos algunas velas, cocinaremos juntos, abriremos una botella de vino y hablaremos durante horas. Lo más importante para mí es que seguí mi corazón. De nuevo. Siempre he hecho esto y seguiré haciéndolo. Hay que enfocarse en la única persona que realmente importa: uno mismo.

Karl Lagerfeld me ayudó mucho cuando creé mi propia firma de moda, me animó y me dio muchos consejos. Fomentó mi crecimiento. Hice realidad un sueño personal

—¿De qué estás más orgullosa en la vida?

—Tengo un objetivo claro en mente cuando trabajo en la fundación: quiero ayudar a las mujeres a descubrir su verdadero potencial. La felicidad se puede aprender y realmente no es un proceso tan difícil. En cada paso del camino, la vida me ha enseñado que uno siempre debe escuchar su intuición y alcanzar las estrellas. ¡Incluso si eso significa hacer exactamente lo que todos los que te rodean te advierten que no hagas!

Casa Joanna Przetakiewicz©MATTIA BETTINELLI
Junto a estas líneas, la magnífica piscina interior.

REALIZACIÓN Y TEXTO: NANÁ BOTTAZZI

FOTOS: MATTIA BETTINELLI

MAQUILLAJE Y PELUQUERÍA: PABLO ARDIZZONE

VESTUARIO: ETRO, PHILOSOPHY BY LORENZO SERAFINI, LA-RUSMIANI, ALBERTA FERRETTI, BRUNELLO CUCINELLI

Más sobre