María Lladó nos abre las puertas de su original casa, una torre de 1910, a las afueras de Barcelona

‘Este lugar es un reflejo de mí, es como una extensión de mi forma de vivir y pensar, pero ya no solo a nivel estético: es una casa autobiográfica’

María Lladó

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Es una soñadora y una guerrera a la hora de ir tras sus metas. María Lladó es puro carácter y personalidad y su casa de Barcelona, de la que nos abre sus puertas, es un fiel reflejo de ella, es ‘autobiográfica’, como le gusta decir. Nacida en Madrid, llegó aquí hace treinta años y adquirió esta torre de 1910, de estilo novecentista, que mantiene el encanto y la magia de la época y, aunque vive a caballo entre la capital y la Ciudad Condal, pasa la mayor parte del tiempo en ella.

Portada ¡HOLA! 4013©Hola
María Lladó©CHESCO LÓPEZ (X ARTIST MANAGEMENT)
María Lladó©CHESCO LÓPEZ (X ARTIST MANAGEMENT)
Arriba, una imagen de la fachada. Abajo, la piscina.

Su pasión siempre ha sido el arte y eso la llevó a estudiar Bellas Artes en Washington, donde su padre, José Lladó, empresario y exministro, fue destinado como embajador. Allí se licenció en el prestigioso Corcoran Institute of Art. A su regreso a España, siguió formándose, esta vez, estudiando Fotografía y Publicidad, y después se fue a Londres para estudiar en la escuela Central Saint Martins.

“Cuando Woody Allen vino a rodar Vicky Cristina Barcelona, se enamoró de una casa en la que trabajé y decidió filmar allí”, dice la interiorista
María Lladó©CHESCO LÓPEZ (X ARTIST MANAGEMENT)
María Lladó posa en la puerta del comedor, que da al jardín de la torre de estilo novecentista que adquirió hace treinta años y en la que cuenta que no ha hecho reformas: “Intenté respetar al máximo los espacios, los materiales y su espíritu”.

No es de extrañar que se sintiera atraída por el arte, ya que en su familia siempre ha estado presente y ha sido un mundo que han compaginado con la banca y la empresa. Sin ir más lejos, su padre forma parte del Real Patronato del Museo Reina Sofía, además de ser patrono de la Fundación Príncipe de Asturias y presidente del Jurado de las Artes del Premio Príncipe de Asturias; su abuelo materno, Manuel Arburúa, que fue banquero y ministro, era un gran coleccionista, y su abuelo paterno, Juan Lladó, además de ser el presidente del Banco Urquijo, impulsó el rescate de la Casa de las Siete Chimeneas (actual sede del Ministerio de Cultura).

María Lladó©CHESCO LÓPEZ (X ARTIST MANAGEMENT)
Junto a estas líneas, el salón, donde predomina el color blanco. Al fondo, una foto de Candida Höfer, ‘chaise longue’ de Charles y Ray Eames y lámpara de Vernet Panton. Junto a la ventana, la ‘Victoria de Samotracia’ que su bisabuelo tenía en su despacho, en La Pedrera, Barcelona, una de sus piezas de decoración favoritas de la casa.

María es madre de dos hijos, Jorge y Manuel, de los que dice estar “muy muy orgullosa” y a los que define como “inquietos, educados, humildes y buenas personas”. Les ha inculcado también su pasión por la cultura y las artes y asegura que le gustaría que el pequeño pudiera estudiar en la misma escuela de Londres donde ella se formó. Entramos con ella en su universo de creatividad y hablamos de su vida, su trayectoria y su forma de ver el mundo del interiorismo.

“Me recuerda muchísimo a la casa de mis abuelos en Donosti. Se llamaba ‘Villa Betiguiro’ y estaba en la playa de Ondarreta, era volver a la infancia, a los veranos, al momento más feliz de mi vida”

—¿Qué te enamoró de esta casa?

—Me recordó muchísimo a la casa de mis abuelos en Donosti. Se llamaba ‘Villa Betiguiro’ y estaba en la playa de Ondarreta, era volver a la infancia, a los veranos, al momento más feliz de mi vida.

María Lladó©CHESCO LÓPEZ (X ARTIST MANAGEMENT)
María Lladó©CHESCO LÓPEZ (X ARTIST MANAGEMENT)
Arriba, junto a la ventana, un ‘collage’ de Jacobo Castellano.

—¿Podría decirse que esta casa es un reflejo de tu personalidad?

—Sí, sin duda, es el reflejo de mí, es como una extensión de mi forma de vivir y pensar, pero ya no solo a nivel estético: es una casa autobiográfica.

—¿Cómo te definirías?

—Abierta a todo, no me gusta juzgar, superecléctica, cero miedosa y afronto todo con bastante sentido del humor y con ganas, ilusión y genio.

María Lladó©CHESCO LÓPEZ (X ARTIST MANAGEMENT)
Sobre estas líneas, María en su dormitorio, su rincón favorito. “Es donde tengo lo que más me gusta: libros, fotos, cuadros, una mesa de trabajo llena de cuadernos y revistas, mi televisión y mi vestidor, una bañera antigua y una terraza desde donde veo el jardín y los tejados de alrededor”, nos dice.

—Se dice de ti que eres una rebelde con alma roquera, ¿te consideras así?

—Yo me considero una persona bastante normal, la verdad. Esa manera de verme, algo me define, pero es que soy poco de etiquetar y sentirme etiquetada. Es más, me encanta ver, asimilar y cambiar, reinventarme.

“Estudié Bellas Artes en Washington porque mi padre, José Lladó, se fue a trabajar allí y fuimos toda la familia con él. Fui una afortunada porque pude hacerlo en el Corcoran Institute of Art”
María Lladó©CHESCO LÓPEZ (X ARTIST MANAGEMENT)
María Lladó©CHESCO LÓPEZ (X ARTIST MANAGEMENT)
Las escaleras de la casa. Al lado, otro de los dormitorios.

—¿Cuál crees que ha sido tu mayor acto de rebeldía?

—Hacer las cosas a mi manera, honesta y desde otro punto de vista. Ser rebelde me parecen palabras mayores. Me parece que es como inventar una vacuna: admirable. Rebeldes fueron Marie Curie, Maruja Mallo o Djuna Barnes, lo demás son rebeldías de andar por casa.

—Antes de dedicarte a la decoración, estudiaste Bellas Artes en Washington. ¿Cómo fuiste a parar a Estados Unidos?

—Pues porque mi padre se fue a trabajar a Washington y allá que fuimos toda la familia. Y nosotros, sus hijos, aprovechamos para estudiar allí. Yo fui una afortunada porque pude hacerlo en el Corcoran Institute of Art.

He trabajado bastante en Estados Unidos, siempre en casas particulares, en Manhattan y los Hamptons. Y tengo que decir que me encanta porque me dan más libertad
María Lladó©CHESCO LÓPEZ (X ARTIST MANAGEMENT)
“Siempre me ha gustado el diseño, el gráfico, el industrial, los muebles... Diseñar mis propios muebles es una cosa que siempre quise hacer, me daba mucho res- peto, pero al final me lancé y ahí está”, nos cuenta la interiorista. Izquierda, una imagen de la piscina. Derecha, el comedor de la casa, contiguo al salón.

—Tus abuelos han sido importantes figuras en el mundo de la banca y la política y también apasionados del arte, ¿cómo los recuerdas?

—Los recuerdo con todo el amor del mundo. Yo creo que mis abuelos son las personas que más cariño y ternura me regalaron, un regalo de la vida, ojo. Y, además, me enseñaron a amar y respetar en general y a amar el arte y la cultura en particular. En mi familia, disfrutamos todos bastante con el arte, es una expresión estética, de pensamiento y de innovación que nos han enseñado a disfrutar y valorar.

María Lladó©CHESCO LÓPEZ (X ARTIST MANAGEMENT)
María Lladó©CHESCO LÓPEZ (X ARTIST MANAGEMENT)
Arriba, la fachada de la casa, con las ventanas y contraventanas en color verde botella. Abajo, un rincón de la casa, con un cuadro de Markus Linnenbrink, una escultura de una bailarina de madera y el busto de Goya en mármol, de Mariano Benllure.

—¿Cuál es tu seña de identidad a la hora de decorar?

—Yo me siento como un catalizador. Escucho y pregunto mucho a mis clientes y luego, de nuevo, mezclo su mundo, sus necesidades, sus ideas con mi punto de vista. Pero en general, o así lo veo yo, soy poco de señas de identidad y más de emociones y sentimientos me sugieren los clientes y los espacios.

María Lladó©CHESCO LÓPEZ (X ARTIST MANAGEMENT)
Sobre estas líneas, el cuadro de ‘El Beso’, de Andrés Nagel.

—Has hecho también muchos trabajos fuera de España.

—Sí, bastantes en Estados Unidos y siempre en casas particulares, en Manhattan y los Hamptons. Y tengo que decir que me encanta trabajar allí porque me dan más libertad y están más dispuestos a las nuevas ideas.

“En mi familia disfrutamos todos bastante con el arte; es una expresión estética, de pensamiento y de innovación que nos han enseñado a valorar”

—Se dice que eres la decoradora que enamoró a Woody Allen. ¿Cómo llegó a conocer tu trabajo?

—Admiro mucho el cine de Woody Allen de siempre y cuando vino a rodar a Barcelona Vicky Cristina Barcelona, una comedia que no tiene muchos amigos, pero que a mí me encanta, se enamoró de una casa en la que yo había trabajado durante dos años y decidió rodar allí. Era la casa del personaje que interpretaba Patricia Clarkson. Fue una alegría y me hace muy feliz porque lo de diseñar y construir decorados para cine o televisión es una asignatura pendiente que sueño con hacer algún día.

María Lladó©CHESCO LÓPEZ (X ARTIST MANAGEMENT)
María en las tumbonas de la piscina con dos de sus perros, que se llaman ‘Blanca’ y ‘Tomás’.

PRODUCCIÓN: INÉS DOMECQ

FOTÓGRAFO: CHESCO LÓPEZ (X ARTIST MANAGEMENT)

MAQUILLAJE Y PELUQUERÍA: MARÍA SALUD VÉLEZ (MONCHO MORENO)

AYUDANTE DE PRODUCCIÓN: CLAUDIA PINTADO

VESTUARIO Y ACCESORIOS: EMPORIO ARMANI, HANIMOON, MON&PAU, SPORTMAX, ZARA