Por qué decorar bien el dormitorio de tus hijos es el mayor reto de la casa

Habitaciones infantiles

Por qué decorar bien el dormitorio de tus hijos es el mayor reto de la casa

Decorar una casa es una labor apasionante con la que podemos expresar nuestra forma de ser y dar utilidad a cada rincón. Sin embargo, hay pocas zonas de la casa con mayor importancia que el dormitorio de los niños. Te explicamos por qué.

por Cristina Soria

La mayoría de las teorías psicológicas sobre la formación de nuestra personalidad subrayan que durante la infancia es cuando se proyecta qué clase de adulto seremos de mayores, cuáles serán nuestras predisposiciones intelectuales, miedos, afinidades y traumas. Y también si seremos adultos organizados o predispuestos a nadar en el caos, si nos gustará la aventura o los ambientes de confort

En este sentido, el lugar donde más tiempo pasa un niño, además de el colegio y en la calle, es en su dormitorio. Tanto que esas cuatro paredes se convierten en sus dominios y en una representación tangible de sus temores, ilusiones y forma de pensar.

¿Qué aporta un dormitorio a un niño?

Cuando decoramos el lugar donde nuestro hijos pasarán gran parte de su tiempo debemos tener en cuenta todo lo que van poder hacer allí, su confort, su forma de gestionar el tiempo, y la estética con la que se sientan más identificados. Esto, que puede parecer una verdad de perogrullo, se complica cuando entramos en detalles más prácticos y concretos.

Lo primero y más importante es que el dormitorio de un niño debe ser un espacio segurizante. Muchas pesadillas y traumas infantiles se podrían haber evitado si los padres hubieran dedicado un instante a pensar en la decoración de estas habitaciones en toda su dimensión. 

VER GALERÍA

¿Como es el dormitorio a oscuras? ¿La disposición de los muebles genera espacios de seguridad para el niño? ¿La cama favorece que se sienta protegido? ¿Los colores, las formas le animan a dar rienda a su imaginación en clave positiva?

Podemos recurrir a camas con forma de cabaña, que ayuden a crear espacios de intimidad, y que a la vez compartimentan la habitación para que no se sienta expuesto por las noches a todo el espacio. Muchas de estas estructuras de cama son modulares y admiten crecer junto al niño, deshaciéndose de partes según avanza su edad y dejando atrás estructuras segurizantes cuando el niño es mayor.

Leer: Según la teoría del apego, tu felicidad se basa en cuatro tipos de caracteres posibles

Los espacios bien diseñados favorecen la creatividad y el orden

La habitación de un niño es un mapa magnificado de su mente. Si el dormitorio tiene estructuras que buscan sacarle rendimiento al espacio, que favorecen el orden, la limpieza y la belleza, es muy probable que poco a poco el niño también adquiera estás cualidades como parte de su personalidad, porque un dormitorio bien organizado le ayudará a concentrarse, a apreciar los beneficios del orden y a perpetuarlo.

Estudia a conciencia cómo debe ser la iluminación del dormitorio. Es muy positivo crear varias soluciones de iluminación que favorezcan el estudio, el juego y el sueño. Las luces concretas son muy necesarias, y es más útil y agradable contar con zonas bien iluminadas en vez de una gran luz general que no llegue a cumplir bien las fases vitales del niño.

VER GALERÍA

Busca que la decoración y la ubicación de los muebles genere espacios de recogimiento donde sea agradable pasar muchas horas estudiando o creando. La comodidad y la atracción por las facetas intelectuales tendrá un beneficio exponencial en la vida de tu hijo. Ninguna carrera científica se ha truncado porque el niño se crió con una silla incómoda, pero ¿acaso un empujoncito no es lo único que a veces necesitamos para desarrollar nuestro potencial?

Leer: ¿Cómo distribuir el espacio en una habitación compartida?

Elige texturas, formas y diseños atemporales

Nada pasa con mayor velocidad como las modas, lo que hoy son los dibujos animados de tu hijo, mañana le producirá rubor reconocerlo a sus amigos. No suele ser buena idea decorar toda una habitación con mobiliario basado en un solo superhéroe, o una serie de televisión. Piensa bien cuál la clave estética del cuarto de los niños, porque hay decisiones que deben perdurar un tiempo.

Siempre debe primar el almacenaje práctico y masivo. Los hijos son seres capaces de subir a casa todo lo que encuentran por la calle, además de los muchos regalos de los que van haciendo acopio a lo largo del año bien sea por Navidad, cumpleaños o celebraciones. Los niños también son coleccionistas compulsivos, se enamoran de cosas diversas y quieren tenerlas todas. Y esa ingente cantidad de materia del planeta tierra acaba posada en su dormitorio. Además de aplicar una política minimalista a la hora de ver qué sube a casa y qué no, cercana a la filosofía de Marie Kondo, cuando decores el dormitorio de tus hijos es primordial que existan soluciones de almacenaje que aprovechen el espacio al máximo y que mantengan la máxima discreción sobre la decoración para guardar sin mostrar más de lo necesario.

Leer: Ayuda a tus hijos a mantener en orden su habitación con estas soluciones y trucos de almacenaje

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie