Rafael de la Hoz: “En el futuro de la Arquitectura hay muchos caminos, en muchos casos muy divergentes”

A punto de inaugurar el espectacular edificio que alberga el Hospital de Móstoles, el arquitecto nos hace un hueco en su agenda

por hola.com

Quizás a primera vista no sepas quién es, pero si te decimos que se ha encargado de proyectos tan sorprendentes —y reconocibles— como la Sede Central de Telefónica, en Madrid, entenderás que es uno de los arquitectos españoles más prestigiosos del momento. Capaz de imprimir su sello personal en todo lo que hace: oficinas, concesionarios, edificios de viviendas…
Por eso hemos querido hacerle un hueco en nuestra sección. Para que nos cuente qué caracteriza sus trabajos, cómo nació su amor por la arquitectura y dónde está el futuro de la misma. ¿Por ejemplo? En sus próximos proyectos: la nueva sede de Repsol, en Madrid; los concesionarios Porsche; un edificio de viviendas de lujo en la madrileña calle de Juan Bravo o la construcción de un Hotel en el Barrio Financiero de La Défense, en Paris.

VER GALERÍA

PULSA EN LA IMAGEN PARA ACCEDER A LA GALERÍA DE FOTOS

¿Alguna vez pensó usted dedicarse a otra cosa que no fuera la arquitectura? Lo digo porque le precedieron dos generaciones de arquitectos…
En efecto, hubiera sido impensable dedicarme a otra cosa. Sin embargo ahora, pasado tanto tiempo, pienso que hubiera estado muy bien hacer otra cosa, también.

Trabaja en su propio estudio, que crearon sus predecesores en 1920. Imagino que a día de hoy ese estudio tiene su propio sello.
Cualquier arquitecto con mi tradición familiar, seguramente intentaría marcar distancias y mantener que él, su estilo y su sello no tienen nada que ver con lo acontecido anteriormente en la familia; y que también él supuso una pequeña revolución, un pequeño reinicio. Sin embargo a mí, que tengo especial afición por llevar la contraria, me gusta mantener lo contrario, afirmar que mantengo un sello que es el mismo desde hace muchos años, y que mi única obligación es conservarlo y, a ser posible, transmitirlo.

¿Cuál sería ese sello?
Tal vez lo podríamos definir como la pasión por no cometer errores, pero eso es imposible. La arquitectura es  un oficio algo frustrante y el sello consiste en reducir ese número de errores al mínimo posible en el siguiente proyecto.

Por lo que he visto en su web tiene un sistema de trabajo muy minucioso…
En absoluto podríamos calificar como minucioso el sistema de trabajo de nuestra oficina. Todo lo contrario; seguramente desde fuera parecía bastante anárquico y desordenado. Es muy difícil encontrar el camino. Hay veces que se tarda cinco minutos y otra requiere cinco meses.

¿Cuánto hay de emocional en cada uno de sus proyectos?
Los proyectos, o mejor dicho, la Arquitectura que da lugar a esos proyectos debería producir emociones, pero en sí mismo, en el proyecto hay pocas cosas emocionantes, como no sean los sobresaltos que producen su controvertidísimo proceso hasta hacerlos realidad. Tal vez la mayor emoción es la oportunidad de volver a empezar con uno nuevo.

En la actualidad tiene varios proyectos en cartera. ¿Hay algún tipo de proyecto al que le preste más atención?
No le presto atención por el tipo de proyecto, sino en función del periodo que queda para que finalicen. Cuando queda poco tiempo para que el proyecto se dé por finalizado, procuro volver sobre él y reducir su número de errores a un porcentaje mínimo.

Usted proyecta viviendas, edificios de oficinas, concesionarios. ¿Qué tipo de proyecto es más exigente?
El tipo de proyecto no decide su exigencia. La exigencia del proyecto viene determinada por el cliente en un mínimo porcentaje y por lo que el arquitecto decida hacer con ese proyecto en un máximo porcentaje.

De cara al futuro, ¿hacia dónde cree usted que se dirige la arquitectura? (sostenibilidad, i+d…)
La arquitectura no se dirige hacia ningún sitio concreto, sino que prácticamente se aleja de todo en la búsqueda de diferentes opciones para diferentes situaciones y realidades. ¿Cómo se va a hacer la misma arquitectura en África Central que el centro de Chicago? Afortunadamente, hay muchos caminos, en muchos casos muy divergentes.

Más información:
www.rafaeldelahoz.com

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie