Ya es época de Picotas del Jerte: el oro rojo

Ya es época de Picotas del Jerte: el oro rojo

Vuelven las Picotas del Jerte, ahora es su mejor momento. Un bocado ideal para tomar a cualquier hora porque está delicioso, es saciante, saludable y con Denominación de Origen

Por ,

Cuando de pronto descubrimos en el mercado que ya venden Picotas del Jerte, sabemos que está llegando el verano. Y es bonito descubrir lo que hay detrás de un puñado de ellas, un producto de proximidad que se obtiene en el Valle de Jerte, La Vera y el Valle de Ambroz (Cáceres) desde el siglo XVIII. Esta fruta se recoge manualmente y su consumo favorece a miles de familias de agricultores. El cultivo artesanal de la Picota del Jerte permite preservar la agricultura tradicional de la comarca. Este año 2022, el lema de la campaña es Lo que sostiene la Picota del Jerte, para poner en valor el esfuerzo de estas pequeñas explotaciones por ponerse al día con la utilización de las energías renovables y seguir obteniendo una picota de excelente calidad, deliciosa y sostenible.

La reina del Valle del Jerte: la Picota del Jerte

Para identificar las auténticas picotas del Jerte lo mejor es confiar en el sello de calidad que las avala como auténticas Picotas del Jerte (D.O.P Cereza del Jerte). Suele haber confusiones entre las cerezas y las picotas, pero saber diferenciarlas es fácil: Las cerezas son más tempranas y las picotas del Jerte más tardías, éstas se comercializan a mediados de junio, son más dulces, tienen un sabor más intenso y son de un rojo oscuro, mientras que las cerezas presentan un tono rojo más vivo. Pero su principal diferencia radica en que la Picota del Jerte no tiene rabito, se queda prendido en el árbol al recogerlas. Y hay más, las picotas tienen una textura más tersa y firme y al morderlas son más crujientes que las cerezas.

Picotas del Jerte, tan ricas que 'saben' a verano

Las Picotas del Jerte se seleccionan a pie de árbol, solo se escogen las mejores y son éstas las que se identifican con el sello D.O.P. Cerezas del Jerte. Solo podemos decir al probarlas que saben riquísimas (son casi adictivas), y se pueden degustar a cualquier hora. A nosotras nos encanta tomarlas a media mañana como tentempié, porque son fáciles de llevar a cualquier lugar, saciantes y detox, contienen vitaminas y 0 aditivos. Además, se ha comprobado que llevan también triptófano, serotonina y melatonina, ingredientes que van muy bien para regular el sueño y como antiestrés.

5 variedades de cultivo tradicional con 0 aditivos

La variedad más cultivada de Picotas del Jerte es la Ambrunés, que representa cerca del 30% de la superficie dedicada al cerezo en la demarcación geográfica de la D.O.P Cereza del Jerte. La llamada Navalinda es la más temprana, puesto que la vemos en los mercados a finales de mayo y es la única que tiene rabito. Luego, más tarde, vienen Pico Limón Negro, que es exclusiva porque no se da en ningún otro lugar del mundo, solo en el Valle del Jerte; Pico Negro y Pico Colorado, que solo representa el 10% de la producción.

Ventajas nutricionales de las Picotas del Jerte: no pueden ser mejores

Sí, porque las Picotas del Jerte son perfectas por su poder antioxidante y para luchar contra el envejecimiento celular por su alto contenido en flavonoides, vitaminas A y C. Como contiene oligoelementos y minerales como hierro, calcio, fósforo, potasio, magnesio y cobalto esta fruta deliciosa proporciona efectos remineralizantes y tonificantes, es diurética y depurativa, y tiene cierto efecto laxante gracias a la pectina (fibra vegetal soluble). Y por si todo esto fuera poco, las picotas resultan hidratantes y muy buenas para cuidar la salud de la piel y el cabello.