Tés que te ayudan y te cuidan

Tés que te ayudan y te cuidan

Sus beneficios para la salud son innumerables, pero sus mezclas y combinaciones son cada vez más sofisticadas y deliciosas. Hablamos con una auténtica diseñadora de esta bebida ancestral para que nos cuente cómo disfrutar de todas sus propiedades

Por

Antioxidante, depurativo y digestivo. Rico en minerales y vitaminas, gran aliado de nuestro sistema inmunitario y de esos momentos en los que necesitamos mucha energía o un poco de paz. El té es todo ésto y más. Porque, gracias a Beatriz Parreño, una de las mayores expertas de esta bebida ancestral en nuestro país, ahora se eleva a la categoría gourmet. Su familia, gran apasionada de este ingrediente, y aún más su abuelo, le hizo adentrarse de lleno en las cosechas de la India y convertirse en toda una amante de esta bebida que es, tras el agua, la más consumida en el mundo.

En la actualidad, el té está bastante presente en los hogares de nuestro país, pero, la realidad, es que no tenemos cultura de comer con té como en Asia, de combinarlo con diferentes alimentos y saber elegirlo según el momento del día o nuestro estado de ánimo. Algo que, según afirma Parreño, empezará a cambiar. O, al menos, ella busca conseguirlo.

Desde su tienda de Albacete, La Tienda del Té, diseña tés personalizados y mezclas de manera artesanal según las peticiones de sus clientes. Como si de un auténtico perfume se tratase. Y aunque la gente aún desconoce la combinación de sabores y aromas que se pueden llegar a conseguir con él, desde su colaboración con el Hotel Heritage Madrid (con una serie de tés de diseño exclusivo y un servicio único bajo reserva previa), nos hace disfrutar del arte del té en preciosas vajillas de los siglos XIX y XX, todas ellas de prestigiosas casas inglesas -como Royal Albert o Minton-, con un poco de champagne y unos scones recién horneados. Porque el té, no solo combina con lo dulce, sino también con lo salado. 

Con ella nos hemos sentado a charlar, taza en mano y relajadamente para saber cómo empezar con esta tendencia en auge (que es, en realidad, una tradición ancestral en países como China), cómo puede ayudarnos en esta época de incertidumbre y exprimir todas sus propiedades, sus aromas y sabores.

Lo primero, queremos saber en qué nos beneficia el consumo de té nutricionalmente hablando.

El té apenas tiene calorías o hidratos de carbono. Sin embargo, sí que nos aporta una buena dosis de vitaminas B y C, minerales como el sodio o el potasio, hierro y es rico en flavonoides y catequinas, con propiedades antioxidantes muy potentes. Aunque, estas propiedades siempre van a depender del tipo de té, de su secado y fermentación. Pero antes de un consumo elevado, tenemos que ver si tenemos la tensión alta o carencia de hierro, ya que, en estos casos y en grandes dosis, puede ser contraproducente.

¿Cómo nos puede ayudar el té durante estos días en los que tenemos que seguir con cierto confinamiento y distanciamiento social?

Nos puede ayudar mucho. Ten en cuenta que durante estos días hemos tenido tiempo de reflexionar mucho, de empezar a comer de manera adecuada, buscar una rutina más saludable y una digestión relajada. Hemos tenido ansiedad, alegrías y tristezas o nos hemos visto ‘bajitos’ de moral. El té, en este caso, es un ritual repleto de aromas que nos puede aportar paz, armonía, cierto equilibrio y sensación de calidez. 

Pincha en este enlace para ver infusiones y tés para volver a la rutina

¿Cómo elegimos correctamente entonces un té?

Pensando cómo me siento y qué necesito, porque el té es compañía. Si necesitamos un poco de ánimo en estos días, debemos buscar un té divertido, con teína, como puede ser uno negro, como el que nuestro Da Vinci con chocolate belga y crujiente de nata. Si queremos algo más depurativo, porque hemos comido en exceso y no hemos podido movernos, buscaremos un buen té pu-erh con piña colada, mangos y frutas exóticas, por ejemplo. 

¿Hay uno para cada ocasión?

Sin duda. En nuestra tienda online recibimos muchas preguntas sobre qué té beber en cada momento y hemos creado una pequeña guía:

  • Por la mañana, un té blanco: aguja de oro, perla de plata, con una gran cantidad de antioxidantes.
  • Antes de hacer deporte un té pu-erh, mi favorito, porque me aporta vitalidad y mucha energía.
  • Después de comer, un té verde de jazmín, oolong o una tisana digestiva.
  • Si lo que necesitamos es un rato para pensar, lo mejor es una infusión sin teína, como nuestro Memorias de África, Hadas o Yoga Relax.
  • Para dormir, si duda, una tisana que mezcle hierbas y flores como la amapola, que nos hará descansar profundamente.

¿Y cómo lo preparamos de manera adecuada? Seguro que cometemos muchos errores.

Lo primero es calentar el agua y, antes de que empiece a hervir, retirarla del fuego. Ponemos una cucharadita por persona y esperamos los minutos que nos indique el paquete. Cada té tiene sus tiempos, según la cosecha y la recogida. Por eso, es muy importante que cada uno venga con sus instrucciones. Después, lo colamos y servimos.

Entre los errores más comunes está el dejarlo más tiempo de lo recomendado, que lo amarga, y pasarnos en la cantidad que, en realidad, necesitamos. Además, no debemos nunca meterlo en la nevera, porque el té es capaz de absorber todos los aromas que existen en este momento. Lo mejor, tomarlo a temperatura ambiente.

Paso a paso: té negro con canela y manzana

¿Todos los tés valen para mezclarse, por ejemplo, con limón, con leche, con hielo, etc?

No todos. Para hacer una buena mezcla, hay que conocer muy bien la base del propio té, su cosecha y su recogida. Para ello, nosotros disponemos de un sistema de trazabilidad que nos indica, en cada momento, dónde y en qué proceso se encuentra nuestra hoja de té: cuándo se riega o cuándo llueve, cuándo se recoge, etc. Toda esta información deriva en sabores y aromas que determinan, sin duda, cómo puede mezclarse un té. Por eso, es muy importante conocer su procedencia.

Como recomendación general, podemos hacer cubitos de té para mezclarlos con otras bebidas y ponerle limón o leche según los gustos, pero únicamente si es un té negro. Más allá, debes ajustarte a tu hoja de té.

¿Por qué es mejor consumir té en granel y no en pequeñas bolsitas?

En primer lugar y básicamente por una cuestión de salud. La Universidad McGill de Motreal, en Canadá, ha demostrado con estudios que las bolsitas de té liberan millones de partículas de microplástico que son perjudiciales para el organismo. Además, las grapas o pegamentos que, al entrar en contacto con el agua caliente, pasan a ella. La mayoría de nosotros pensamos que las bolsitas están hechas de papel, pero, en realidad, un 96% es puro polipropileno, para que no se deshagan.

Por último, ¿un té que nos recomiendes de cara al buen tiempo?

De entre los que nosotros tenemos en la tienda, sin duda, un refrescante pu-erh con melón y mango o con crema de caramelo si estamos disfrutando de una tarde divertida. Si estamos con amigos en una de esas primeras reuniones de verano, busca sorprender con algo más especial: nuestro té negro con mantequilla y trufa, un rooibos con especias y vainillas de thaity o un rojo guarana si te apetece salir a dar un paseo por el parque con tu vaso de té.

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.