Iniciar sesión

Ayuda
 

El príncipe Felipe y Eva Sannum durante el viaje que realizaron a la India junto a familiares y amigos
Una bella imagen de todo el grupo delante de un palacio de Jaipur
El príncipe de Asturias y Eva Sannum durante la subida en elefante al palacio de Amber en la ciudad rosa de Jaipur
(33 KB)

EVA SANNUM, UNA BELLA Y DISCRETA JOVEN QUE HABLA SEIS IDIOMAS Y LE ENCANTA EL DEPORTE

11 DICIEMBRE 2000
Tras el interés que ha suscitado el reportaje publicado en ¡HOLA!, les ofrecemos el texto íntegro y todas las fotografías.

El príncipe de Asturias y la joven noruega Eva Sannum han sido fotografiados juntos durante un viaje a la India que realizaron este verano acompañados en todo momento por un grupo de amigos comunes y familiares. Estas fotografías vienen a confirmar una realidad que no debemos desconocer sobre una relación que dura ya más de tres años y que a la edad del príncipe podría tener cierta trascendencia.

La semana pasada publicábamos un amplio reportaje gráfico sobre esta bella escandinava en el que explicábamos cómo en 1997 fue fotografiada junto al príncipe en el transcurso de una cena con unos amigos. Sorprendida con todo el revuelo que se formó a raíz de aquello y al sentirse de pronto convertida en centro de atención de la prensa y la opinión pública, Eva decidió abandonar España y refugiarse en Oslo, donde reside desde entonces. No habían vuelto a ser fotografiados juntos, aunque sí se habían encontrado de nuevo en algunas ocasiones en la capital noruega, donde posiblemente les resultaba algo más fácil pasar inadvertidos.

Se sabe, por ejemplo, que en 1999 cenaron en casa de la modelo Kathrine Knudsen, amiga de ambos, que fue quien los presentó en Madrid cuando Eva, con veintiún años, trabajaba como modelo y aprendía español. Y más recientemente, según informaba la prensa noruega, el príncipe la visitó el pasado fin de semana en Oslo y fueron juntos al cine. Estas nuevas fotografías que ahora publicamos demuestran que la amistad surgida hace tres años se mantiene y consolida a pesar de la distancia que les separa. En las imágenes se les ve como dos jóvenes más que se conocen y disfrutan de su mutua compañía y se divierten junto a sus amigos despreocupadamente sin más complicaciones.

Sin embargo, si entre ellos se está construyendo algo más serio, más grande y más hermoso que una simple amistad, qué difícil será guardar el secreto. Si el cariño ha tomado ya las riendas de esta historia saltándose valiente las fronteras, los obstáculos,las opiniones ajenas...,qué difícil será hacerle callar. Porque cuando una persona siente algo por otra, si lo calla por fuera lo grita por dentro y qué injusto sería pararle los pies al cariño, que no entiende otras razones que las del corazón. Lo cierto es que desde que el príncipe heredero conoció a Eva Sannum hace más de tres años no se le ha conocido relación alguna.

Esta amistad continuada en el tiempo, exclusiva y única ha sido llevada con absoluta seriedad y discreción por parte de ambos. Eva lleva una vida anónima en Noruega, donde, después de conocer a don Felipe, abandonó su antigua profesión de modelo e ingresó en la Universidad de Oslo,en la que en la actualidad estudia el segundo curso de Publicidad. Es una joven mujer de su tiempo, natural, trabajadora, universitaria, que habla seis idiomas y que vive una existencia tranquila sin hacer ruido ni ansiar protagonismo, sino todo lo contrario. Por eso dejó a un lado su prometedora carrera como modelo, una actividad, otra parte, muy deseada por muchas jóvenes de nuestro tiempo, de todos los estratos sociales y con condiciones para ello.

Por su parte, el príncipe Felipe cumple con todas sus obligaciones, sus compromisos oficiales, su trabajo de cada día, sin que su relación con Eva repercuta lo más mínimo en el buen desarrollo de su importante papel como príncipe heredero de la Corona. Un destino para el que ha sido educado desde su niñez y que le ha convertido en un hombre acostumbrado a tomar decisiones y ejercer grandes responsabilidades. Y en cuyo criterio a la hora de escoger a la mujer que le acompañe en su camino deberíamos confiar con tranquilidad. Los tiempos cambian, cambian las mentalidades, las actitudes, las normas sociales. Las jóvenes monarquías cambian también acordes con el tiempo y la Historia. Nos llegan noticias de príncipes y princesas que se enamoran con el corazón, porque son humanos y defienden su amor por encima de todo; que no creen en bodas de Estado, por compromiso y sin garantías de felicidad; que piensan vencer las dificultades armados sólo con su amor.

Así ocurre en Holanda, Dinamarca, Bélgica, Suecia o Noruega, por poner algunos ejemplos Recordemos a propósito de esto el caso de Noruega,donde el príncipe heredero Haakon ha anunciado oficialmente su boda con Mette-Marit Tjessem, una joven madre soltera con la que vive desde hace unos meses. Superada la sorpresa inicial en la Corte noruega, el noviazgo se ha aceptado con toda naturalidad, sin problemas, y el príncipe y su prometida se han gana do el afecto popular y las simpatías de sus compatriotas, que comprenden la fuerza de sus sentimientos y entienden que los matrimonios que se fundan en el amor son auténticos y tienen vocación de durar por siempre y poco importa si el novio es príncipe o mendigo.


 
 

 

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.

  
A punto de subir al avión
El príncipe Felipe descansa cerca del Taj Mahal
El grupo que viajó a la India
El príncipe Felipe y Eva Sannum ante el Taj Mahal
El príncipe Felipe y Eva Sannum