Modelo Marcela Braga cuerpo dieta

'A-Coaching', el entrenamiento que (de verdad) te hará más atractiva

Que 'la belleza nace del interior' ya no es una frase hecha, sino el punto de partida de un tratamiento que puede hacerte sentir mucho mejor trabajando desde la autoconfianza y el optimismo

por Amaia León

¿Cuántas veces hemos escuchado eso de que la belleza nace en el interior? Esta filosofía por la que abogan cada vez más celebrities y modelos podría tener una explicación científica. O si no, ¿por qué cuando somos felices realmente estamos guapas? ¿Por qué hay personas que, a pesar de no ser objetivamente bellas, resultan muy atractivas? Desde esta realidad trabajan las doctoras Mar Mira y Sofía Ruiz del Cueto, directoras de la clínica Mira + Cueto, en uno de sus tratamientos más innovadores que poco tiene que ver, a priori, con la medicina estética, su especialidad. Se trata del A-Coaching, un “entrenamiento de la confianza y la sensación de bienestar”. Y es donde encontramos la relación con la estética, pues el efecto se equipara al que consigue una sesión en la mejor consulta: hacerte más guapa.

“Ser guapa y estar guapa”: la explicación científica del atractivo

Para las doctoras Mira y Cueto, ser y estar no es lo mismo cuando se refieren al atractivo. Se puede ser objetivamente guapa según los cánones (con rasgos simétricos, proporcionados y armoniosos), pero la belleza se puede potenciar o reducir según cómo nos sintamos. “Todas tenemos días en los que nos vemos con peor cara y otros en los que estamos mejor”, explica Mira en el canal de YouTube de su clínica. Y aunque es posible que esa "mala cara" sea una consecuencia puramente física (por ejemplo, si tienes ojeras porque has dormido mal o la piel seca por no utilizar crema hidratante), la mayoría de veces es efecto de nuestro estado de ánimo.

“Estudios neurocientíficos ponen de manifiesto que, más allá de los síntomas externos u objetivos de la belleza física, gran parte del atractivo procede del interior y depende de factores subjetivos, emocionales o anímicos: es el famoso ‘sentirse guapa’, consecuencia directa de un estado de bienestar mental. Es decir, lo que se siente por dentro se transmite por fuera y si estamos bien por dentro nos veremos más guapos”, afirman para HOLA.com las doctoras Mira y Cueto. Cuando estamos enamorados o felices, la piel está más luminosa porque el riego sanguíneo se acelera, las pupilas se dilatan y la mirada está más brillante, los músculos se enderezan y caminamos erguidos… En definitiva, sentirse mejor se refleja verdaderamente en el exterior, y no solo nos vemos mejor, sino que los otros también nos perciben como más atractivos. De hecho, como han demostrado muchos estudios, solo con sonreír ya conseguimos atraer a los demás.

El entrenamiento del atractivo

Por ello, la Actitud del Atractivo -un concepto acuñado por Mira y Cueto- incluye ser optimista y transmitirlo. Pero también confiar en uno mismo, ser simpático y dulce, tener vitalidad… Y estos factores se pueden mejorar con un adecuado entrenamiento. “La actitud del atractivo está ligada con la autoestima y la autoaceptación. Ayudamos a potenciarlo con distintas herramientas de probada eficacia en el ámbito del desarrollo personal para entrenar la confianza y prolongar esa sensación de bienestar general que aporta el sentirse con el ‘guapo subido’”, nos cuentan las expertas sobre su tratamiento.

Su entrenamiento del atractivo consiste en sesiones de coaching en grupo o individuales, según las necesidades particulares de cada paciente, en las que se abordan y trabajan temas como la autoestima, la gestión del estrés, el paso del tiempo y la seguridad en uno mismo. Y aunque no pretenden sustuir con ello los tratamientos de medicina estética, sí puede ser una vía para superar ciertos complejos, también físicos. “La persona se siente mucho más segura de sí misma, que gane autoconfianza y se sienta mucho más optimista ante las situaciones del día a día. Y Cuando el atractivo interior sale a la superficie, una nariz prominente, unos ojos saltones o una barbilla puntiaguda pasan a un segundo plano: la Actitud del Atractivo se impone, vemos guapa a esa persona, aunque objetivamente no lo sea. Así trabajamos todos los niveles de la belleza”, nos cuentan las doctoras. Como afirmaban en una entrevista publicada en su canal hace unos eses, la belleza no es frívola, sino una cualidad innata al ser humano. “No debe obsesionarnos, pero todos buscamos la belleza de forma natural”, declaran entonces, un pensamiento que ahora completan para HOLA.com: “Todos y cada uno de nosotros poseemos belleza y podemos potenciarla sintiéndonos bien por dentro. Entrenando la actitud podemos cambiar nuestra autopercepción ante la belleza e incluso que los demás nos perciban atractivos”.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie