Britney Spears

Britney Spears cambia de look y deja de ser rubia

La artista abandona su característica melena platino y reconoce que su hermana ha sido su fuente de inspiración

por Mara Mariño

Britney Spears ha querido dar un giro a su vida y ha empezado por ella misma. La cantante de Baby One More Time es experta en utilizar su imagen para transmitir mensajes, algo que hizo hace unos años y que podría repetir con su último movimiento: un inesperado cambio de look. "Mismas caras, mismo vestido, pelo nuevo! Mi hermana me ha inspirado para teñirme", escribió la cantante en un vídeo montaje que compartió en sus redes sociales en el que aparecía posando para diferentes selfies. Y es que Jaime Lynn, la pequeña de las Spears, también luce su melena en un tono castaño. La única diferencia es que la diva del pop ha preferido personalizar el tono añadiéndole reflejos más claros, la manera de evitar que endurezca demasiado los rasgos.

VER GALERÍA

Resulta imposible no relacionar esta acción estilística con otro hito de su carrera -Oops!... I did it again- ya que la artista es experta en poner en marcha un cambio de imagen cuando quiere demostrar que está tomando las riendas de su vida. Fue en 2007 cuando rapó completamente su melena rubia, que es una de las señas identificativas de su carrera, impactando a todos sus fans. Un momento en el que se juntó su divorcio con Kevin Federline y el fallecimiento de una tía suya a causa del cáncer, la razón que tuvo más peso a la hora de corta. Al poco, ingresó en un centro de rehabilitación, por lo que el corte de pelo fue solo el primero de una serie de cambios que consiguieron que recuperara su estado óptimo de salud. 

VER GALERÍA

Los fans más fieles de Britney se han volcado en apoyar a su ídolo al ver el nuevo hairstyle que además es pura tendencia. "De morena o de rubia, siempre estás preciosa", "Estás increíblemente natural" o "Te queda muy elegante", fueron algunas de las aprobaciones virtuales que recibió por parte de sus seguidores, quienes no ven por primera vez a la estrella con un tono de color más oscuro que su tonalidad natural. Las citas a las que acudió en 2013 fueron de las últimas ocasiones en las que apostó por el castaño. Esta vez Britney ha dado escogido el tono Melted-Caramel, que justo se inspira en lo que su nombre anglosajón indica, sombras que recuerdan al caramelo derretido con matices dorados y cobrizos. 

VER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie