Crioterapia: el secreto de belleza que comparten Jessica Biel y Justin Timberlake

Crioterapia: el secreto de belleza que comparten Jessica Biel y Justin Timberlake

Un baño de hielo a temperaturas extremas es la clave de los 'cuerpos 10' de la pareja

por Cristina Álvarez

¿Te imaginas meterte en una cabina cuya temperatura baja hasta los -320? Si lo piensas, parece una locura e incluso puede que dudes de que tu cuerpo pudiera soportarlo, pero tenemos algo que decirte y es que es la nueva sensación entre las celebrities para lucir un cuerpo perfecto. Jennifer LawrenceJessica Alba o Kim Kardashian son algunas de las que ya han probado los beneficios de este tratamiento que se basa en la crioterapia y que te ayudará a eliminar grasa localizada, además de dejarte una piel más luminosa, tonificada e hidratada.

VER GALERÍA

Jessica Biel y Justin Timberlake han sido los últimos en caer rendidos a sus beneficios y ambos acuden habitualmente al centro Quick Cryo, ubicado en el barrio de Tribeca, en Nueva York. Así lo ha desvelado el portal Page Six, que asegura que la pareja suele realizar sesiones de crioterapia, lo que implica permanecer en unos cubículos durante tres minutos para que el frío no solo congele el tejido con el fin de destruirlo, sino que también provoca una reacción física que quema hasta 800 calorías. Al parecer, el cantante utiliza este tratamiento, que combate la inflamación y tiene beneficios para perder peso, para aliviar dolores musculares y recuperarse cuando está en plena época de ensayos para sus conciertos.

"Saunas criogénicas con tecnología de termocontraste de última generación. Primero el aire se calienta a más de 160 grados y luego se enfría en 6 niveles que varían entre los -249 y -321 grados con vapor de nitrógeno líquido. En cinco minutos, ¡te volverás adicto!", dicen en la página web oficial del centro, donde presentan todos los tratamientos que tienen, como el 'crio facial'. "Un tratamiento que realizamos directamente en la zona lesionada para acelerar la recuperación. Al aplicar aire refrigerado criogénicamente a -160 grados en la cara y la piel, podemos acelerar el metabolismo en la zona, aumentar el flujo sanguíneo cuatro veces más lo normal, reducir los signos de envejecimiento y mejorar el tono de la piel promoviendo el colágeno", apuntan.

VER GALERÍA

Criolipolisis o cómo acabar con la grasa a través del frío

En HOLA.com hemos hablado con la Doctora Paloma Cornejo, que nos ha contado los beneficios de la ténica que se recibe el nombre de criolipolisis, que también utiliza el frío para destruir grasa, pero se centra en zonas concretas. "Esta técnica es para grasa localizada de abdomen, flancos, papada, cara interna muslos, cartucheras... Asocia la succión con la congelación del panículo a 8 grados bajo cero. El adipocito sufre una lesión irreversible y se reabsorbe progresivamente. Se realizan entre dos y tres sesiones cada dos meses", nos dice la doctora que advierte que está contraindicado "en enfermedades con hipersensibilidad al frío, en hernias abdominales (en caso de tratamiento abdominal) y pacientes enfermos y gestantes, al igual que otros procedimientos estéticos".

El procedimiento Cooltech o criolipólisis es uno de los tratamientos punteros en la Clínica Olavide. "Trabaja mediante un mecanismo de acción basado en el principio de la vulnerabilidad de las células grasas (adipocitos) a cambios de temperatura, ya que mediante la congelación del tejido adiposo se provoca una muerte celular controlada (apoptosis de los adipocitos). En definitiva: acaba con la grasa a través de frio", nos explican. El equipo Cooltech trabaja con un aplicador de vacío (succión de la zona a tratar) ajustable que actúa encapsulando en su interior el tejido graso de forma selectiva y disminuyendo de forma controlada su temperatura, produciendo así la apoptosis de las células grasas. Es un tratamiento que no requiere tiempo de recuperación y los únicos efectos adversos que se pueden sentir son la sensación de tener un hematoma o una ligera hipersensibilidad en la piel… Algo que se va a los pocos días.

 

Una publicación compartida de Gaiam (@gaiam) el

Debes tener en cuenta que...

¿Quién se la puede hacer? "Todo tipo de personas de edades diversas. Está principalmente recomendada para aquellas que tienen una grasa muy muy localizada bien sea en cartucheras, abdomen, flancos… Siempre debemos de tener en cuenta que trata zonas localizadas no zonas generales. Cada sesión destruye un 30% del tejido graso que succionemos por lo que es el aliado perfecto para combinar con otras técnicas, como las ondas corporales y sobre todo la presoterapia", nos recomiendan.

Eso sí, su directora, Cristina Caballero, nos explica que se debe comentar a los pacientes que no se debe comer durante 10 días después del tratamiento ni mariscos, ni yema de huevo, ni ternera. Estos alimentos tienen un ácido que hace que retengamos líquido, por lo que estaríamos poniéndole barreras a la efectividad del tratamiento.

Otro punto a tener en cuenta es lo que nos dicen desde la Clínica Dray. "Es importante saber que se trata de una técnica indicada para pequeñas acumulaciones de grasa localizada y en ningún caso para tratar la obesidad, ni tampoco la celulitis. Es una terapia indolora, nada agresiva, sin postoperatorio, con resultados inmediatos y duraderos", nos dicen desde el centro madrileño que aseguran que se pueden perder de 4 a 6 centímetros de diámetro por sesión.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie