La boda de Víctor, heredero del imperio Rubaiyat, y la 'influencer' Francesca Civita en Sevilla

El banquete se celebra en la Hacienda La Soledad con la asistencia de más de 600 invitados

Por Andrea Torrecilla

¡Víctor Iglesias y Francesca Civita ya son marido y mujer! El heredero de los restaurantes Rubaiyat y la 'influencer' brasileña Francesca Civita, o más conocida como Cesca, se han dado el 'sí, quiero' este sábado en la catedral de Sevilla rodeados de sus amigos y familiares tras más de nueve años juntos. Una boda que ha tenido lugar en la capital andaluza y cuyas celebraciones comenzaron el jueves con una impresionante fiesta en Casa de Pilatos a la que asistieron todos sus seres queridos.

Víctor Iglesias y Francesa Civita 

Tras los más de 600 invitados que han asistido a su enlace, el hijo menor de Belarmino ha entrado en la catedral del brazo de su madre Ana Lucía Iglesias enfundado en un elegante chaqué de la Sastrería Serna de Madrid. "Estoy con el corazón apretado, pero tranquilo. Chesca va a estar preciosa", ha admitido Víctor ante los micrófonos de Europa Press pocos minutos antes de entrar al templo y dar el 'sí, quiero' a la creadora de contenido. 

Víctor Iglesias junto a su madre Ana Lucía

Posteriormente, ha llegado la influencer brasileña de 27 años, quien cuenta con más de 90 mil seguidores, una popularidad que ha quedado más que demostrada con el gentío de personas que, teléfono móvil en mano, han acudido a las inmediaciones de la catedral para verla y darle la enhorabuena en su gran día. La novia ha lucido un espectacular vestido blanco de alta Costura firmado por Vivienne Westwood e inspirado en la última pasarela ‘Haute Couture’ de la firma. Un diseño de corte clásico con ciertos toques contemporáneos compuesto por un escote bardot, drapeado en la zona del busto y falda recogida hacia arriga, gesto de estilo extremadamente funcional para añadir comodidad al resultado final. En cuanto a los complementos, ha combinado optado por unos zapatos de puntera redondeada y un velo que parte de un impecable moño. 

Víctor Iglesias junto a su familia antes de dar el 'sí, quiero' 

La impresionante fiesta del heredero de Rubaiyat y Francesca Civita en Casa de Pilatos antes de su boda este sábado

Tras la emotiva ceremonia celebrada en una de las cinco naves de la considerada catedral gótica más grande del mundo y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, los novios han cruzado la puerta y se han marchado en un coche de época dirección la Hacienda La Soledad, una de las favoritas de la alta sociedad sevillana, y donde tiene lugar la gran fiesta y celebración de su amor. 

Sevilla de palacio en palacio, grandes tesoros más allá de la Giralda

Francesa Civita junto a su padrino

Cientos de personas reciben a la novia a su llegada a la Catedral 

Entre los más de 600 invitados, destacan miembros de la política, los medios de comunicación y la alta sociedad brasileña e internacional, aparte de empresarios, amigos y familiares. Los novios han confiado su día más importante y la fiesta de su preboda a la empresa Ellidora, una empresa responsable de eventos muy reconocida dentro de su campo. Además, el enlace está inspirado por la Feria de Abril que se celebra estos días en Sevilla, al igual que la impresionante fiesta previa a su boda que organizaron en Casa de Pilatos en la que no faltó ningún detalle.

Teresa Fonseca, actriz brasileña y amiga de la novia 

El ya matrimonio se conoció en Brasil, pero no fue hasta dos años después cuando volvieron a verse en Londres en una fiesta de amigos. Desde ese momento, el flechazo fue tal que no se volvieron a separar. El novio, nacido en São Paulo, en Brasil, es el hijo menor de Belarmino y Ana Lucía Iglesias y uno de los futuros herederos de los reconocidos restaurantes Rubaiyat en Madrid. En la actualidad y tras estudiar económicas en Londres, se encuentra al frente del citado grupo junto a sus padres, Belarmino y Ana Lucía, y su hermano mayor, Diego. Por su parte, la novia estudió Marketing y Gestión de Eventos durante cuatro años en la Regent's University en Londres y viaja por el mundo aprendiendo moda y empapándose de las últimas tendencias. 

Lo que ha impedido a la duquesa de Medinaceli celebrar su boda en su casa-palacio en Sevilla