Hubertus de Hohenlohe, arropado por familiares y amigos, da el último adiós a su madre, Ira de Fürstenberg

La princesa falleció a los 83 años el pasado 19 de febrero en Roma

Por Andrea Torrecilla

La ciudad de Roma ha sido el escenario de la despedida de Ira de Fürstenberg. A las doce de la mañana ha llegado su féretro a la basílica de Santa María de Montesanto, ubicada en la Piazza del Popolo de Roma, también conocida como la iglesia de los Artistas, para que sus familiares y amigos — con gran tristeza — den el último adiós a la princesa que falleció el pasado 19 de febrero en Italia a los 83 años.

Alrededor de media mañana, se han celebrado las exequias de la princesa, hija del príncipe austro-húngaro Tassilo von Fürstenberg y de Clara Agnelli y nieta del senador Giovanni Agnelli, el fundador de la Fiat. Hubertus de Hohenlohe ha sido el primero en acudir a la iglesia acompañado de Simona Gandolfi. El hijo de la aristócrata y Alfonso de Hohenlohe-Langenburg, ha llegado vestido de negro y sin soltarse de la mano de su mujer — también vestida de luto —, con el rostro muy serio para despedirse de su madre. Tras él, el empresario Tomás Terry, muy ligado a los círculos más importantes de nuestro país, que no ha dudado en viajar hasta Italia para despedir a su gran amiga.

Ira de Furstenberg, protagonista de una vida de película marcada por el amor y una gran tragedia

.

Tomás Terry, empresario y amigo de Ira de Fürstenberg

En este último adiós a Ira de Fürstenberg, se ha sumado Marisela Federici. La condesa es uno de los rostros más conocidos de la capital de Italia y era muy amiga de la princesa. A su llegada — con un elegantísimo traje compuesto por falda y chaqueta de color negro y que ha combinado con un collar de perlas y una pamela — ha demostrado su buena relación con la familia saludando a Hubertus de Hohenlohe y a su mujer e, incluso, fotografiándose ante los medios de comunicación que se han desplazado para cubrir el funeral.

Marisela Federici con Hubertus de Hohenlohe y su esposa Simona Gandolfi

Entre las personalidades que han asistido para homenajear a Ira, se encuentra el príncipe Hugo de Windisch-Graetz, marido de Sofía de Habsrbugo. Con el rostro muy serio y apenado, Inés Sastre también se ha desplazado hasta Roma para asistir al funeral de su querida amiga, princesa desde la cuna y con tratamiento de Alteza Serenísima. La modelo y la aristócrata estaban muy unidas, de hecho, una de las últimas veces que apareciéron públicamente juntas fue durante la fiesta de cumpleaños de esta última, donde disfrutaron de su compañía mutua.

La princesa Ira de Fürstenberg celebra una gran fiesta  de cumpleaños en el Palacio de Liria

El príncipe Hugo de Windisch-Graetz

El romántico mensaje de Hubertus de Hohenlohe a su esposa antes de la inesperada muerte de su madre Ira de Fürstenberg

Inés Sastre a su llegada al funeral celebrado en la basílica de Santa María de Montesanto (Roma)

En la puerta de la basílica de Santa María en Montesanto situada entre la Vía del Corso y la Vía del Babuino y que debe su nombre a una pequeña iglesia preexistente dedicada a la Virgen y dirigida por los frailes Carmelitanos, se ha colocado una preciosa fotografía de la princesa junto a una serie de coronas que han enviado algunos conocidos de la familia. Entre los adornos florales se puede apreciar, por ejemplo, la del presidente y la primera dama de Costa de Marfil, la de Camilla Blaffer.

Hubertus de Hohenlohe, el 'esquiador mariachi' y su accidentada participación en las Olimpiadas de Sochi

Interior de la basílica de Santa María de Montesanto

Una vez en el interior, ha dado comienzo a la misa fúnebre en honor a Ira de Fürstenberg. El ataúd ha sido colocado en el centro del altar de la capilla principal — en total en la basílica hay seis cámaras laterales, una planta rectangular y un presbiterio profundo — y sobre el féretro han depositado una corona de rosas blancas. Tras finalizar la eucaristía, Hubertus de Hohenlohe y su mujer han abandonado la iglesia, sin poder contener las lágrimas, y saludando y agradeciendo las muestras de cariño de todos los que han acudido para despedirse de su madre.

Hubertus de Hohenlohe recibiendo el cariño de sus amigos y familiares

Interior de la basílica de Santa María de Montesanto

Una vez en el exterior, Hubertus de Hohenlohe, cantante, fotógrafo y empresario, se ha colocado en la puerta del templo para recibir el pésame de los asistentes. Tanto sus familiares y amigos como los de la fallecida aristócrata, han arropado al esquiador de élite en este día tan complicado, como el empresario italiano John Elkann — fruto del matrimonio entre Margherita Agnelli, hija menor del patriarca de Fiat, y el escritor y periodista de origen francés Alain Elkann — y su esposa Lavinia Borromeo, hermana de Beatriz de Borromeo.

EXCLUSIVA en ¡HOLA!: Las fotografías de la boda de Humbertus de Hohenlohe y Simona Gandolfi

John Elkann y su esposa Lavinia Borromeo