Ágatha Ruiz de la Prada nos cuenta sus curiosas fiestas con Andy Warhol en el Madrid de ‘La Movida’

La diseñadora revive la visita que realizó el artista norteamericano a nuestro país en 1983 y nos confiesa qué es lo que más le llamó la atención de él

Ágatha Ruíz de la Prada y Luis Gasset

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ágatha Ruiz de la Prada es una caja de sorpresas, llenas de anécdotas. Algunas de las más curiosas son las que vivió durante la Movida Madrileña. Por ejemplo, fue en aquella época cuando la diseñadora conoció a Andy Warhol. Concretamente, en enero de 1983, cuatro años antes de que falleciera después de someterse a una operación de vesícula. Entonces, el artista pop vino a España para apoyar una exposición suya, que se llamó Chuchillos, cruces y pistolas. De esta forma, tuvo la oportunidad de conocer la escena underground española, pero también a nuestra jet-set. Cuatro décadas después, Ágatha recuerda aquellos días de Warhol en la capital y los relata a ¡HOLA!, en primera persona.

Ágatha y Andy Warhol, junto a Pitita Ridruejo y el galerista Fernando Vijande, en Madrid.©Cortesía de Ágatha Ruiz de la Prada
Ágatha y Andy Warhol, junto a Pitita Ridruejo y el galerista Fernando Vijande, en Madrid.

“En junio de 1982, hice una exposición en la galería de Fernando Vijandre, que estaba en un garaje la calle Núñez de Balboa y era supermoderna. Era la galería más guay de todo Madrid, la verdad. A mi inauguración vinieron como cuatro mil personas: Alaska, Almodóvar… También la hija de Calvo Sotelo, que era el presidente del Gobierno en ese momento. Pues, meses después, en la misma galería de Fernando Vijande, expuso Andy Warhol y le organizaron una gran fiesta para la inauguración, que es donde le conocí.

No tuve mucha relación con Warhol, porque no habló con nadie. Ni hablaba español ni quería. Pero me dio mucha impresión verle en persona. Tenía la cara como de cera o de plástico, porque tenía una piel… Era muy pálido e iba como maquillado. Era superimpactante, la verdad. Recuerdo que estaba siempre con todo su equipo, que, entonces, también era director de la revista Interview. Le acompañaban varios fotógrafos, entre los que se encontraba Christopher Makos, su favorito, que se convirtió en muy amigo mío. Además, me resultó curioso que fuese con su abogado a todas partes.

Durante la semana que Warhol estuvo en Madrid, le seguí a todas las fiestas que le organizaron. Me acuerdo de una muy importante que dieron los March en su casa de la calle Miguel Ángel, en la que también estaban Pitita Ridruejo, Isabel Preysler, el marqués de Griñón, la princesa Tessa de Baviera y Ana Obregón. Creo que nunca se sintió tan celebrity como aquí, porque a todos se nos caía la baba con él. Pero Warhol tampoco habló con nadie allí. Lo único que hacía era sacar fotos con su cámara, inmortalizando a gente todo el rato, que ahora es muy normal, pero entonces era muy inusual.

Agatha Ruiz de la Prada HO4006©Javier Salas

Junto con Picasso, Andy Warhol ha sido el artista más importante y que más ha marcado el siglo XX. Fíjate que, aunque dibujaba muy bien, su arte no era difícil porque era muy industrial. Lo que le encantaba era hacer retratos y, cuando los vendía, te metía unos sablazos que ni para qué. Hace cinco años visité una exposición suya en Nueva York, en la galería Gagosian, con unos amigos. Cuando preguntamos el precio de sus cuadros, nos dijeron que no nos lo podían decir, como insinuando que no teníamos dinero para comprar nada. De hecho, poco después, se organizó una subasta y el precio de las obras se multiplicaron por diez: de cuatro millones de euros a cuarenta millones. Efectivamente, no teníamos dinero ni para entrar allí (ríe)”.