Laura Matamoros nos habla del glaucoma que padece: ‘Es una enfermedad silenciosa que te deja ciego sin darte cuenta’

Laura Matamoros

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

La semana pasada, se armó de valor y reveló que padece un problema de salud, desde finales de 2019, por el que ha pasado por momentos de incertidumbre y “meses muy complicados”. Laura Matamoros contaba a través de sus redes sociales que todo comenzó a raíz de unos pinchazos y que, al ir al oftalmólogo, recibía una noticia que nunca llegó a imaginarse. “Hace un año me daban muchas vibraciones en el ojo constantes y en los aviones tenía mucha presión, además de pinchazos muy profundos hasta la nuca. En diciembre de 2019, me fui al oftalmólogo y mi sorpresa fue que me derivaron corriendo a la Clínica Ruber para hacerme un TAC”, comenzaba relatando. Después, le hicieron varias pruebas para descartar que se tratara de un tumor cerebral o esclerosis múltiple, periodo durante el cual sintió mucho miedo. Finalmente, llegó su diagnóstico: “Tengo unglaucoma de tensión baja —normalmente son de tensión alta— y tengo dañado el nervio óptico. Veo muy poquito y de la mitad del ojo para abajo apenas tengo visión”.

Laura Matamoros©Víctor Cucart

Tras conocer la noticia, nos hemos puesto en contacto con Laura para saber cómo se encuentra y cómo está afrontando esta enfermedad. A sus veintisiete años y con un niño, que en mayo cumplirá tres años, la influencer saca su fortaleza y asegura que está “tranquila y serena” para hacer frente a lo que puede venir: “Mientras esté controlado, ¡puedo con ello!”.

—¿Está afectando esta enfermedad a tu día a día? ¿Puedes hacer las mismas cosas que antes?

—Al final, la pérdida de visión afecta al día a día, pero, al ser un ojo solo, puedo mantener mi vida de antes igual. Sí que es verdad que hay ciertas cosas que no veo, sobre todo, si están en el campo de visión afectado, que es la parte inferior del ojo. De mitad para abajo no tengo apenas visión.

—¿Estás llevando algún tratamiento específico?

—El tratamiento son unas gotas que se llaman Saflu­tan y todas las noches me las tengo que aplicar.

Laura Matamoros y su hijo©RRSS

—Has recibido miles de mensajes de apoyo desde que contaste lo que te ocurría, ¿cómo te sientes?

—El apoyo te da un subidón de energía y es muy positivo recibir el cariño de la gente. Para mí fue un alivio en cierto modo contarlo porque, al final, es una enfermedad silenciosa que te deja ciego sin darte cuenta. Lo que he querido hacer es darle voz y que la gente tenga en cuenta que esto le puede pasar o puede que ya le esté pasando a muchas personas y que no se den cuenta de ello, por eso la importancia de las revisiones médicas. Y una enfermedad no tiene en cuenta la edad, el sexo, quién puedas ser o cómo sea tu vida.

“Tuve mucho miedo, pero no por mí, sino por no saber afrontar una enfermedad con un hijo al que sacar adelante”

—¿Cómo lo estás afrontando? ¿De dónde has sacado la fortaleza y el ánimo en los momentos de incertidumbre?

—Cuando estuve haciéndome todas las pruebas para descartar un posible tumor o una posible esclerosis múltiple, sinceramente, pasé miedo. Llamé a mucha gente en común que sufre esto para contrastar. Tenía mucho miedo, pero ya no por mí, sino por no saber afrontar una enfermedad con un hijo al que sacar adelante; no me veía capacitada en ese momento. Al descartar todo aquello, cuando me dijeron que era un glaucoma de tensión baja, me llené de energía y positividad, porque, mientras esté controlado, ¡puedo con ello!

—En tu última revisión has tenido buenas noticias, porque estaba controlado. ¿Cuándo tienes la siguiente?

—He estado subiendo a Oviedo cada seis meses para controlarlo y sé que estoy en las mejores manos con el doctor Fernández-Vega, con lo cual estoy tranquila y serena para afrontar lo que pueda venir.

Portada 3992©Hola

Más sobre