Jodie Comer en 'Killing Eve'

Tías vivas, ropa increíble, risa y llanto. ¡Viva 'Killing Eve'!

La tercera temporada de la serie se estrena el próximo 27 de abril en HBO

por Feroz - Alberto Rey

La asesina Villanelle (Jodie Comer) mata en varios países. A gente poderosa, por dinero y con mucho arte. Es difícil de cazar, pues pese a vestir modelazos de firma, sabe pasar desapercibida. Tanto que hasta que la agente del MI6 Eve Polastri (Sandra Oh) no ata un par de cabos, es como si Villanelle no fuese real. Pero en cuanto Eve sabe de su existencia, no podrá dejar de pensar en ella. Ésa es la premisa de Killing Eve, la serie de BBC América disponible en España en HBO, que pronto comenzará a emitir su tercera temporada. Las dos anteriores están disponibles en su catálogo. Por su parte, hace poco que TVE también la emite, desde el primer episodio. Killing Eve para todos.

VER GALERÍA

Creada por Phoebe Waller-Bridge (Fleabag) en base a las novelas de Luke Jennings, esta ficción fue la serie revelación de hace dos años. Es adictiva, divertidísima (quien lo diría) y tremendamente estilosa. Porque puede, porque quiere.

En el proceso de adaptación de las novelas de Jennings, Waller-Bridge convirtió en mujeres a personajes que en los libros eran hombres. Porque puede, porque sabe. Y decidió que sus protagonistas fuesen dos actrices a las que nunca habíamos visto en esos registros. Arriesgarse es eso. Arriesgarse y ganar.

VER GALERÍA

Los estilismos de Villanelle obsesionaron desde el principio a los fashionistas del mundo entero. Normal: si me van asesinar por encargo prefiero que lo haga una rusa loca vestida de Gucci. Al tiempo, todos aplaudimos que la otra protagonista de una serie tan potente fuese una mujer tan convencional como Eve. Y que la interpretase una actriz como Sandra Oh, de orígenes coreanos y en la cuarentena. La otra cuarentena, ustedes me entienden. Oh, famosa por su participación en Anatomía de Grey, ha logrado gracias a Killing Eve un reconocimiento más que merecido. Su fascinación por la determinación y la osadía de Villanelle es contagiosa. Contagiosa de esa otra manera, ustedes me entienden.

VER GALERÍA

Pero quién no se haría fan de la divina Villanelle, mezcla de niñata malcriada y terminator, vestida de y viviendo en un piso parisino como de instagramer millonaria. Nunca una psicópata fue tan aspiracional. Y nunca una serie fue tan sorprendente. Killing Eve transita entre la comedia sarcástica (la jefa de Eve es la siempre enorme Fiona Shaw) y el drama más desgarrador. Los que siguen la serie en TVE saben ya a qué me refiero: esa persecución, esa discoteca, esa mirada, ese injusto final. Los demás están invitados a ponerse al día. Es probable que todavía encuentren alguna pieza del alucinante vestuario de Villanelle en algún rincón de internet y con un buen descuento. Como dice Eve en la serie, "amazing clothes!" ("¡ropa increíble!"). Es imposible no soltar una carcajada en ese momento. Y minutos después un grito. Killing Eve es un parque de atracciones de los buenos: tiene casa del terror, tiene espejos locos y tiene tiovivo. Y tías vivas. Muy vivas.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie