Shakira y Jennifer López

Jennifer López, acompañada por su hija Emme, y Shakira brillan en el espectáculo más latino de la Super Bowl

Las dos divas de la música deslumbraron en un poderoso espectáculo que convirtió Miami en una fiesta

por Noemí Fernández

Jennifer López y Shakira han protagonizado el que ya muchos han calificado como "el mejor espectáculo de la Super Bowl de los últimos años". Por primera vez en la historia, dos artistas latinas de su talla se ha subido juntas al escenario de la final de fútbol americano y lo han hecho para dejar boquiabiertos a todos. Un show repleto de grandes éxitos, baile, acrobacias y, sobre todo, emociones. Sin ninguna duda, un descanso que, en sus apenas 15 frenéticos minutos, se ha convertido en un gran homenaje a la cultura latina, con las apariciones por sorpresa de Bad Bunny y J. Balvin. Dos grandes divas de la música que ya han hecho historia en el mayor evento deportivo del mundo. 

VER GALERÍA

Tras unos imponentes fuegos artificiales aparecía la encargada de dar el pistoletazo de salida a la fiesta que mantenía expectantes a todos. Vestida de rojo y rodeada de bailarinas, Shakira arrancaba al ritmo de Loba un popurrí de sus mayores éxitos, combinando inglés y español y en el que no daba tiempo para respirar, pasando por el reggaetón, la salsa, la rumba, la cumbia, la bachata, incluso, dando rienda suelta a su parte rockera que tanto recuerda a sus primeros años como artista.

- El emotivo homenaje de Shakira y Jennifer Lopez a Kobe Bryant en la Super Bowl

VER GALERÍA

La colombiana, que hoy cumplía 43 años, continuaba con una formación de cuerda para dar rienda suelta a su icónica danza del vientre con Ojos Así y desatando la locura del público con Wherever, Whatever. Justo después daba paso a una de las primeras sorpresas del espectáculo: Bad Bunny. Se sellaba así la primera alianza de la noche entre Colombia y Puerto Rico, al son de Chantaje en su versión salsa, y Callaíta, una de las canciones del trapero más escuchadas del 2019. Rebosante de energía, Shakira incluso se dejó llevar a hombros por aquellos que rodeaban el escenario cantando un Hips Don’t Lie con la adrenalina como protagonista. Así concluía la primera parte del show para dar paso a su esperadísima compañera. 

- Como estrellas de fútbol americano, así se prepararon Shakira y Jennifer Lopez para la Super Bowl

VER GALERÍA

De la oscuridad y en lo alto de una barra, como si de una diosa se tratase, Jennifer López aparecía en el escenario del Hard Rock Miami, haciendo una demostración al mundo entero de que, a sus cincuenta años, sus capacidades físicas parecen no tener límite. Remontándose a sus orígenes, comenzó su lista de éxitos con Jenny From The Block e hizo un repaso a los grandes himnos de su carrera como Get Right o Waiting For Tonight en un escenario que, tras inundarse de luces láser verde para dar el toque más futurista de la velada, se convirtió en una exhibición de pole dance por parte de la del Bronx, quien domina esta disciplina tras su entrenamiento para la película Estafadoras de Wall Street. 

- Los 5 secretos de Jennifer Lopez para tener unos abdominales perfectos a los 50

Era el momento de la segunda gran sorpresa de la noche y nuevo homenaje a los artistas latinos con la presencia inesperada de J. Balvin. Juntos, interpretaron el hit Qué Calor seguido de un remix de Mi Gente con My love don’t cost a thing. Llegaba el turno de uno de los momentos más emotivos y reivindicativos de la noche de la mano de Emme, la hija de JLo y Marc Anthony que, a sus once años, ha debutado hoy en un gran escenario tras haber compartido algunos momentos musicales en los conciertos con su madre. Con una bandera de Puerto Rico bien alzada, la pequeña cantó Lets Get Loud y no fue lo único. Junto a un gran grupo de niños, interpretó Born in the USA de Bruce Springsteen, poniendo el guiño político de la performance y con Shakira llevando la voz cantante en la batería. 

 

El descanso de la Super Bowl llegaba a su fin con las dos grandes divas sobre el escenario, de dorado y plateado. Tanto Jennifer López como Shakira eran incapaces de disimular su gran sonrisa ante un trabajo bien hecho, y la complicidad se hizo dueña del fin del show en un escenario repleto de bailarinas para el momento de Waka Waka.  

Con un público enloquecido y la aprobación de las redes sociales desde todos los rincones del mundo, Jennifer López y Shakira daban por concluido su trabajo en la Super Bowl más latina de la historia y dando lugar a un debate, abierto por la revista Time, quien proponía el de 2020 como el mejor descanso de todos los que se han visto jamás en la final de fútbol americano. Palabras ambiciosas para muchos en un escenario por el que han pasado artistas como Prince, Michael Jackson o Beyoncé. Sea como sea e independientemente de cualquier comparación, aunque han resultado inevitables con el espectáculo del año pasado a cargo de Maroon 5, Shakira y JLo han brillado con luz propia esta noche en Miami y en todo el mundo.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie