Alba Carrillo

Alba Carrillo hace su mayor confesión antes de la final de 'Gran Hermano VIP': 'Tuve una depresión'

La concursante defendió su actitud de las primeras semanas tras las críticas recibidas

por Gtresonline

A cuatro días de la final de la séptima edición de Gran Hermano VIP, Alba Carrillo ha hecho la mayor confesión para defender su actitud de las primeras semanas de concurso, que aún le echan en cara colaboradores y seguidores del programa: "Tuve una depresión", comenzó a explicar después de leer el mensaje de una fan, que hablaba de ese primer mes en el que pasó prácticamente la mayor parte de los días metida en la cama. "Han tenido que darme aquí mayor…", cuando pretendió seguir explicando su problema de salud, Jordi González cortó de manera tajante la argumentación de la modelo, que no continuó con todo lo que se intuía que iba a confesar. "¿De verdad quieres hablar de un problema de salud?", le espetó el catalán, que consiguió desviar la intención de la finalista que no cesaba en su empeño de justificar por qué pasó gran parte de los primeros días de reality en la cama.

VER GALERÍA

En ese momento, la concursante no pudo reprimir las lágrimas e insistió en su exposición sin poder dejar de lamentarse: "Me hace mucho daño que me digan eso. He estado verdaderamente triste, lo sabe la psiquiatra". Su pesar viene de lejos y de vivencias que nada tienen que ver con el programa: "Tengo muchas cosas que no son de este concurso, pero aquí han pasado cosas que no puedo explicar (…) Son cosas del exterior y lloro de rabia y de impotencia". Fue un momento emotivo y de desahogo parcial para la ex de Fonsi Nieto, que a punto estuvo de descubrir que continúa en tratamiento médico. Durante la Curva de la vida, hace ya dos meses, Alba manifestó el difícil momento por el que incluso tuvo que ser ingresada y del que su marido por aquel entonces, el tenista Feliciano López, no tuvo conocimiento. "Cuando la cabeza no te responde es horroroso, sufrí muchísimo (…) Dejó de tener sentido nada, y un día me ingresaron".

VER GALERÍA

El último domingo en la casa de Guadalix no fue un camino de rosas para ninguna de las tres finalistas. Adara Molinero y Mila Ximénez también terminaron de ajustar cuentas, pero la colaboradora de Ya es mediodía fue quien peor lo pasó. Después de esta última semana disfrutando de la experiencia con sus dos compañeras, un nuevo frente se ha abierto entre Mila y Alba, tras escuchar varios reproches, que comenzaron con una conversación de lo más inocente. Pero además, antes del mensaje publicado en Twitter por una seguidora, se enfrentó a la pregunta de su compañero de programa, el periodista Miguel Frigenti, que también destacó estas primeras semanas de asueto de Alba en Gran Hermano. Entre reproches de un lado y del otro, incluyendo ataques personales, la concursante respondía a la pregunta del especialista en realitys, que destacó los primeros momentos de la concursante nada más entrar en la casa. Un enfrentamiento que la joven volvió a acusar viniéndose abajo. Pero el presentador de la gala no la dejó caer de nuevo: "Si has llegado hasta aquí es porque miles de personas piensan que has hecho un buen concurso".

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie