supervivientes

Los concursantes de 'Supervivientes' llegan al ecuador de esta edición

Rivalidad, nuevas alianzas, peleas, reconciliaciones... así viven los concursantes su primer mes y medio en Honduras

por Gtresonline

Supervivientes se encuentra en el ecuador de esta edición y la rivalidad entre los concursantes es cada día mayor. Desde que Isabel Pantoja se hiciera con la inmunidad y el collar de líder, Nicolás y Albert se han apartado del grupo y prácticamente no se dirigen la palabra con el resto de compañeros. Isabel ha encontrado en Mónica y Omar a sus grandes confidentes, aunque echa mucho de menos a Chelo, con quien ha recuperado la confianza y amistad perdidas tras siete años sin hablarse. "Ella tenía una especie de devoción contigo que no entendía y que a veces me daba pena. Es como si tuviera una deuda contigo. Lo suyo fue grande", comentaba Mónica Hoyos a la artista. "Cuando vine no me esperaba que estuviera en el reality, después de siete años el reencuentro fue muy frío, pero cuando has querido muchísimo tiempo a una persona hay una parte que siempre queda", contestaba ella mientras recordaba a la periodista, antes de saber que su paso por Supervivientes aún no ha terminado.

VER GALERÍA

En playa abandonada reina algo más de paz con la expulsión de Carlos Lozano, aunque las disputas entre Violeta y Dakota siguen produciéndose. La estratégica nominación de la valenciana a Mahi ha elevado la tensión en Cabeza de León y los bandos se encuentran cada vez más divididos. Además, la situación entre Fabio y Violeta, después de que saliese a la luz el supuesto montaje que esta habría planeado con Albert, ha vivido algunos altibajos estos días. Por otro lado, tras la salida de Carlos del palafito, Chelo ha pasado a ocupar su sitio en la plataforma de madera. Un espacio que comparte con Miriam Saavedra, que de momento permanece en la isla como fantasma del pasado y que se encuentra muy apenada por no haber aprovechado el tiempo con su ex.

VER GALERÍA

Antes de que la audiencia determinase su regreso a España, Carlos recibió como recompensa pasar una noche con la peruana. Un premio que aún no ha disfrutado y que Jordi González ofreció cambiar por despedirse de la madre de su hija. "Madre mía, vaya dilema", decía antes de escoger entre una y otra. "Miriam ha sido el amor de mi vida y voy a estar con ella y hablar con ella. No voy a pelear con ella, no sé si será bueno o no, pero más duro sería no verla. Mónica lo va a entender y va a hacer muy bien su concurso. Voy a aceptar ver a Miriam para hablar con ella, que me cuente cosas, limar rencillas y ver cómo salen las cosas", decía contundente.

VER GALERÍA

Como cada domingo, los supervivientes se disputaron una dulce recompensa en la zona de juegos. Una ración de churros con chocolate que, a través de complicadas pruebas de resistencia, ganaron Mónica Hoyos, Albert, Fabio, y Dakota. Chelo también tuvo su particular prueba de recompensa y, ayudada por Miriam Saavedra, consiguió una ración de alitas de pollo. Además, el programa advirtió a los concursantes de que para el siguiente reto de liderazgo, los concursantes volverán a enfrentarse a la prueba más complicada del programa: la apnea.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie