condesa-maya-getty1

Fallece Maya von Schönburg-Glauchau, la condesa más divertida de la 'jet-set' internacional

Era hermana de la princesa punk Gloria von Thurn und Taxis y había estado casada con Friedrich Flick, heredero de Mercedes-Benz. Falleció a los 60 años, tras seis de lucha contra un cáncer

por Martín Bianchi

Más de once millones de euros. Esa fue la cifra que ofreció el magnate alemán Friedrich Flick, heredero de la automotriz Mercedes-Benz, a su mujer, la condesa alemana Maya von Schönburg-Glauchau, para poder divorciarse. Estuvieron casados durante poco más de una década, por lo que la Señora Flick iba a recibir casi un millón por cada año de matrimonio. Fue entonces cuando pronunció tres palabras que la hicieron famosa en todo el mundo: “No es suficiente”.

VER GALERÍA

Este fin de semana, Maya fallecía tras luchar durante seis años contra un cáncer. La prensa internacional se ha despedido de ella bautizándola como "la última socialite de la vieja escuela". A ella le habría gustado ese título "post mortem". Todo en su vida fue superlativo, comenzando por su nombre. Nació en 1958 como Maria Felicitas Gräfin von Schönburg-Glauchau Széchenyi de Sárvár-Felsővidék, en el seno de una de las familias más antiguas de la alta nobleza alemana. Su padre, el conde Joachim, era el jefe de una dinastía milenaria que había servido fielmente al Sacro Imperio Romano Germánico, y su madre, Beatrix Széchényi de Sárvár-Felsővidék, era miembro de una aristocrática familia del viejo Imperio Austrohúngaro.

Maya creció en el exilio. En 1945, los soviéticos expulsaron a su familia de su castillo, situado en la Alemania Oriental. El conde Joachim tuvo que comenzar a trabajar de periodista y escritor para mantener a su mujer e hijos. En 1965, aceptó un trabajo como corresponsal en Somalia. Allí, en el corazón del Cuerno de África, la pequeña Maya disfrutó de una infancia libre y exótica junto a sus hermanos, Gloria, Carl-Alban y Alexander.

En los años 70, en pleno desmoronamiento de la Unión Soviética y la República Demorática Alemana, la familia Schönburg-Glauchau regresó a Europa y las hermanas Maya y Gloria se convirtieron en las niñas mimadas de la jet-set. Gloria se casó con el príncipe alemán Juan Bautista von Thurn und Taxis, jefe de una de las familias más nobles y ricas de Europa, y se convertiría en la archifamosa “princesa punk”. Cinco años después, Maya dio el "sí, quiero" al multimillonario Friedrich Flick, heredero del gigante automotriz Mercedes-Benz.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

“It is not necessarily that people remember what you said or even did, but how you made them feel” Mary Angelou . Yesterday, Sunday 17.01.19 at 12:05 Maya (60) my mother, passed out of this world and into another. After 6 hard years of battling cancer, her breathing became gentler, her eyes closed and she slipped away peacefully. . Mama, you where the most important person in my life. You bore me, raised me, taught me, understood me and forgave me. You showed me grace, humility, humour, bravery, strength and how to overcome setbacks, laugh at myself and even love in moments of injustice. I live the mighty task one is given as a parent myself, and know how you must have felt, with a glint in your eye at the stories I must have made you tell. How strong you where in raising Pilar, Moritz, Carlotta and me made you a fearless giant amongst men. In short; you where my everything. The sadness I feel now is incomparable to anything I have ever felt before, my heart cut by a spear. . I began these words with a quote because you touched so many more lives than this post will ever reach, you truly changed them and we all are a little richer having known you. You where unique in wit, spirit and your presence alone lit up any room. Your warmth and young soul brought you friends from presidents to teenage girls forever influenced by your magnetic charm and glamour. You lived the fullest life i ever saw, and where nothing short of a force of nature. On the day of your passing there was an outpouring of grief which spread like wildfire, it exists alongside an overwhelming honour at having known you. You where at times a complicated mother but always and forever my shining light. . One of your greatest gifts to us was your faith, never preachy, never forced - it armoured you against the tough battles you fought. You imbued me with this faith and although I rebelled against it often, in the end it is the greatest solace I feel now that you have died. You are in a better place. RIP A morte perpetua, Libera nos, Domine. Rèquiem ætérnam, dona ei, Dómine. Et lux perpètua, lùceat ei. 🖤❤️🍀🙏🏻⭐️🌑😭✝️🕊❤️🖤 . Thank you everyone for your heartfelt messages.

Una publicación compartida de @ alex.flick el

Fueron días de vino, rosas y champagne, mucho champagne: veranos en Kenia, inviernos en Gstaad… El clímax llegó a mediados de la década de 1980, cuando Gloria ofreció la fiesta del siglo en el palacio de los von Thurn und Taxis en Ratisbona con motivo del sesenta cumpleaños de su marido. Una celebración inspirada en la ópera Don Giovanni que duró tres días, reunió a la toda la realeza y dio una imagen que dio la vuelta al mundo: la de Gloria vestida de María Antonieta, llevando una tiara auténtica de la reina francesa, y escoltada por Lamia Khashoggi, mujer del oscuro comerciante de armas saudí, en la piel de madame de Pompadour.

Pero la fiesta no fue eterna. En 1990, el príncipe Thurn und Taxis falleció tras someterse a dos trasplantes de corazón fallidos, dejando a su mujer, Gloria, una deuda de más de 800 millones de marcos de la época. Tres años después, Maya se separaba de Flick, iniciando uno de los divorcios más sonados de la década.

Las hermanas se refugiaron en la religión. Era usual ver a Maya y Gloria haciendo el camino de Santiago de Compostela o peregrinando al Santuario de Lourdes. Se convirtieron en el rostro glamuroso de la fe: la princesa von Thurn und Taxis se codeaba con el Papa Benedicto XVI y Maya lo hacía con los defensores de las antiguas tradiciones cristianas de Alemania. Llegó a confesar que Papá Noel estaba prohibido en su casa y que solo creía en el Kris Kringle, un personaje mitológico alemán que trae regalos a los niños durante la Navidad.

En 2012, Maya fue diagnosticada con un cáncer de pulmón. La enfermedad remitió temporalmente, y ella lo atribuyó a un milagro de la Virgen de Lourdes. En octubre del año pasado, celebró su 60 cumpleaños en Múnich con una fiesta de la cerveza casi legendaria. Los invitados, entre los que se encontraban Bill y Hillary Clinton, los príncipes Michael de Kent y Ernesto de Hannover y Demi Moore, cumplieron con el dress code impuesto por la anfitriona, llegando a la celebración con los trajes típicos bávaros: ellas con el dirndl y ellos, con el lederhosen.

Maya ya sabía que le quedaban pocos meses de vida y celebró su cumpleaños como si no hubiera un mañana. "Secretamente, esa fue su fiesta de despedida", ha explicado su entorno al Daily Mail. Uno de sus hijos, Alex Flick, le ha rendido un homenaje en Instagram. "La gente no recuerda necesariamente lo que has dicho o lo que has hecho, sino como los has hecho sentir", escribió el joven artista, citando una frase de la poeta Maya Angelou. La condesa Schönburg-Glauchau hacía sentir a todos como si fueran un reflejo suyo: bellos, divertidos y glamurosos.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie