puyol

La nueva vida de Pablo Puyol lejos de España

El actor está disfrutando de las maravillosas playas de México mientras arrasa con su papel en el musical ‘Mentiras’

por Gtresonline

Aunque el reencuentro de los actores de Un Paso Adelante fue mucho menos mediático que el de los chicos de la primera edición de Operación Triunfo, lo cierto es que la serie de Antena 3, fue una de las producciones más seguidas hace quince años. Gracias a ella, Beatriz Luengo, Miguel Ángel Muñoz, Mónica Cruz y Pablo Puyol consiguieron una enorme popularidad que les permitió triunfar en el mundo de la música y la interpretación. 

El éxito de los cuatro es de sobra conocido, incluyendo al actor malagueño que participó en la cuarta edición de Tu Cara Me Suena y quedó finalista, aunque siempre ha mantenido un perfil mediático bajo que sus compañeros.

VER GALERÍA

Aplicando la máxima que encabeza su cuenta de Instagram - “cuando una puerta se cierra... igual es que no era por ahí"-, Pablo dejó su vida en España para probar suerte en México, donde vive desde el año pasado.

Allí, el actor está viviendo un gran momento profesional con Mentiras, un musical mexicano que lleva nueve años ininterrumpidos en cartel y cuya trama y canciones están centradas en los años 80. En él, el actor interpreta a Emmanuel, un hombre que trata de fingir su propia muerte para librarse de los líos en los que se ha visto involucrado al relacionarse sentimentalmente con cuatro mujeres.

Pero sin duda, de lo que más está disfrutando Puyol es de los paradisiacos paisajes que ofrece el país mexicano. Su cuenta de Instagram se ha convertido en un catálogo de viajes en el que constantemente aparece relajándose en increíbles playas y lagunas de aguas cristalinas.

En sus fotos es frecuente encontrar también a Tamal, quien desde hace unos meses ocupa un lugar imprescindible en el corazón de Puyol.

VER GALERÍA

El actor adoptó a su perrita hace unos meses y desde entonces, es incapaz de separarse de ella.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie