COCINA  /  RECETAS
Pasta 'penne' cremosa con pollo y champiñones
 / 
clock 30min | easyFácil

Pasta 'penne' cremosa con pollo y champiñones

4 COMENSALES
¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Un delicioso y sencillo plato de pasta elaborado con una salsa cremosa de pollo y champiñones. Es un plato rápido de preparar en el que puedes utilizar restos de pollo asado y quedará genial. No es difícil encontrar champiñones frescos en tu supermercado de confianza, incluso puedes encontrar champiñones Portobello que quedan fantásticos. Si no encontraras puedes utilizar setas deshidratadas y luego rehidratadas o un mix variado de setas congeladas. En esta ocasión vamos a cocinar la pasta de una forma diferente ya que en lugar de cocinarla aparte en agua hirviendo lo vamos a hacer a la vez que vamos preparando el guiso y coceremos la pasta con caldo de pollo y los demás ingredientes para que el sabor sea mucho más potente y más rico. Eso sí, calcula bien el tiempo para que no se pase demasiado y no quede una plasta.

  • 300 g de Pasta corta tipo 'penne' o macarrones
  • 1 Cebolla dulce o cebolleta
  • 250 g de Champiñones
  • 4 Contramuslos de pollo deshuesados y sin piel
  • 1 taza de Queso parmesano rallado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 200 ml de Nata para cocinar o crema de leche
  • 1 vaso de Vino blanco
  • 750 ml de Caldo de pollo
  • 1 diente de Ajo
  1. 1.

    Comienza pelando el ajo y la cebolla. Pícalos bien finos para que cuando se cocinen sean casi imperceptibles en el guiso.

  2. 2.

    Limpia y pela los champiñones. Nunca lo hagas bajo el grifo, hazlo con cuidado, con un paño húmedo retira la tierra y con una puntilla pela el sombrero, verás que es muy fácil, y corta el pedúnculo. Lamínalos o córtalos en cuartos, como tu prefieras.

  3. 3.

    Ahora toca cortar los contramsulos de pollo deshuesados y sin piel. Puedes utilizar pechuga de pollo si prefieres pero sale mucho más jugoso con esta parte del pollo. Corta el pollo en pedazos de bocado y dóralo en una cazuela con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Cuando esté listo, sácalo y reserva. Es importante hacerlo en una cazuela ya que ahí es donde vamos a hacer toda la receta.

  4. 4.

    Añade un poquito más de aceite y en la misma sartén que has cocinado el pollo pocha la cebolla y el ajo bien picados. Añade un poco sal para que la cebolla se cocina antes.

  5. 5.

    Añade el vaso de vino blanco y deja que se vapore el alcohol. Cocina unos 5 minutos.

  6. 6.

    Incorpora ahora los champiñones y cocina unos minutos más.

  7. 7.

    Añade ahora la nata para cocinar, el caldo de pollo y salpimenta al gusto y deja que hierva a fuego lento.

  8. 8.

    Cuando comience a hervir incorpora la pasta, nosotros hemos utilizado 'penne', que es como los macarrones pero con unas estrías en la superficie. Puedes utilizar la pasta corta que más te apetezca o que tengas más a mano. Cocina despacito durante unos 10-12 minutos.

  9. 9.

    Pasado ese tiempo añade el queso Parmesano Reggiano rallado y mezcla bien, despacio, para que se integre y se funda con todo. Esto espesará la salsa. Aparta del fuego y deja que repose unos 5 minutos.

  10. 10.

    Agrega el pollo y remueve para que se integre todo.

  11. 11.

    ¡Ya lo tienes! Ahora sirve caliente y espolvorea queso rallado por encima y un poquito de perejil o de cebollino fresco recién picado para darle un toque fresco.

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.