Ana Obregón inaugura el verano con su tradicional posado en bañador

La actriz y presentadora, muy bronceada, ha vuelto a lucir su figura con un trikini azul celeste en la playa del Hotel Elba de Estepona

by hola.com

Ya es casi una tradición y se puede decir que hasta que ella no posa en bañador a orilla del mar, no queda inaugurada la época estival. Ana Obregón, que lleva tres meses viviendo en Miami, ha vuelto a España para protagonizar el posado con el que, cada año por estas fechas, da comienzo al verano. Este año la actriz ha cambiado las playas de Ibiza por las de Málaga. En la playa del Hotel Elba de Estepona ha lucido, con la mejor de sus sonrisas, su figura en un trikini azul celeste durante un acto patrocinado por un producto para acelerar el bronceado. Ana es consciente de que estas imágenes serán observadas al detalle, pero no le tiene ningún miedo a las críticas. "Mi cuerpo está listo para una sesión de fotos como esta. Hasta la modelo más jovencita le pueden pillar en un renuncio con celulitis". Y añadía: "Lo importante no son los años de la vida, sino la vida de los años". La presentadora también confesó que pasará el verano en nuestro país con familiares y amigos antes de regresar en septiembre a Estados Unidos, donde ha estado escribiendo un libro sobre su vida

* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
Ana Obregón ha vuelto a posar en bañador durante un acto patrocinado por un producto para acelerar el bronceado 
La actriz y bióloga ha vuelto a España para protagonizar el posado con el que, cada año por estas fechas, da comienzo al verano 
En la playa del Hotel Elba de Estepona ha lucido, con la mejor de sus sonrisas, su figura en un trikini azul celeste 
La presentadora, además de posar para los medios, confesó que pasará el verano en nuestro país con familiares y amigos 
Ya es casi una tradición y se puede decir que, hasta que ella no posa en bañador a orilla del mar, no queda inaugurada la época estival 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie