Bertín y Fabiola: una historia de amor marcada por su coraje como padres

Su lucha por la salud de su hijo Kike ha sido constante durante sus catorce años de matrimonio

Bertín Osborne y Fabiola boda

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

La historia de amor de Bertín Osborne y Fabiola comenzó en 2001. Sus caminos se cruzaron en Madrid, en uncasting al que ella acudió como modelo para participar en el videoclip para el disco de rancheras del cantante. Y surgió el flechazo. Cinco años después, el 10 de junio de 2006, el presentador y la bella Miss Venezuela, nacida en Maracaibo, se casaron por la Iglesia, en una discreta ceremonia religiosa, en Sevilla.


Boda Bertín Osborne y Fabiola Martínez©Hola
Bertín Osborne con sus hijas el día de su boda©Hola
Bertín Osborne y Fabiola Martínez contrajeron matrimonio religioso en Sevilla y después lo celebraron en la ‘Hacienda de San José’, la finca sevillana del artista, rodeados de sus seres queridos. Abajo, el novio con dos de las tres hijas que tuvo con su primera mujer, la añorada Sandra Domecq: Claudia y Eugenia.

Fabiola estaba radiante con un vestido marfil de Rosa Clará, bordado en pedrería y con escote palabra de honor. Después, celebraron la boda en la ‘Hacienda de San José’, la finca sevillana de Bertín, rodeados de sus seres queridos. Los padrinos fueron María Teresa Ortiz Osborne, condesa de las Navas (hermana del novio), y el padre de Fabiola, que vino expresamente desde Venezuela, al igual que Julio, el único hermano de la novia. La cena se regó con vinos de las bodegas de Bertín, Conde del Donadío (título nobiliario de su padre), empresa en la que, precisamente, por aquel entonces trabajaba Fabiola, que dejó su trabajo de modelo para ponerse al frente de las áreas de marketing y publicidad durante los primeros años de noviazgo.

El 10 de junio de 2006, cinco años después de empezar su noviazgo, el cantante y la guapa venezolana celebraron su boda en la hacienda sevillana del artista
Fabiola Martínez y Bertín Osborne el día de su boda©Hola
La bella ‘Miss Venezuela’ estaba radiante con un diseño de Rosa Clará.

“Es incontrolable”

Fabiola ya vivía en Madrid desde hacía tiempo, pero, según confesó a ¡HOLA! poco antes de la boda, la fama de donjuán del popular cantante no era algo que le preocupara: “Hasta ahora, nunca me ha hecho pasar un mal rato. No me he tenido nunca que poner seria, él sabe muy bien lo que tiene que hacer. Alguna vez nos hemos enfadado, pero sabe hacer las cosas muy bien”.

A la pregunta de si le tenía dominado, la guapa venezolana respondía: “Para nada. Quien piense eso no le conoce. Bertín es incontrolable. Siempre ha hecho lo que ha querido”. “Más que porque Bertín se haya “retirado” —que eso nunca se sabe, por cierto—, lo que valoro, sobre todo, es el paso que ha dado al casarse conmigo, porque dice mucho de sus sentimientos hacia mí”, confesaba Fabiola en enero de 2007, cuando concedió una entrevista a ¡HOLA! para hablarnos de su embarazo.

Fabiola embarazada©Prenatal
Fabiola, que posó en ¡HOLA! embarazada de seis meses, poco antes de dar a luz.

De conquistador a padre entregado

Tras la boda, la imagen de conquistador que había perseguido al presentador se esfumó y dejó paso a la de padre de familia entregado. Cuando se casó con Fabiola, Bertín ya tenía tres hijasAlejandra, Eugenia y Claudia, de su primer matrimonio, con la añorada Sandra Domecq—, pero fue al nacer el primer hijo de la pareja, de nombre Norberto Enrique, y al que todos llaman cariñosamente Kike, cuando a ambos la vida les dio un vuelco.

Era un momento muy feliz. La mayor de las tres hijas del cantante, Alejandra, le acababa de convertir en abuelo por primera vez, de un niño. Dos semanas después, el 31 de enero de 2007, Kike nació prematuramente, en el sexto mes de gestación, y con una lesión cerebral a causa de una listeriosis. La alegría de la pareja se tornó en angustia mientras su hijo permanecía ingresado.

Fabiola Martínez con su hijo Kike©Hola
Kike nació prematuramente, en el sexto mes de gestación, y con una lesión cerebral a causa de una listeriosis.

Después de tres meses luchando por su vida, en la UCI del Hospital Universitario de La Paz, de Madrid, el niño recibió el alta, en mayo, y los tres juntos comenzaron una nueva vida. En julio de ese mismo año, Fabiola declaraba en estas mismas páginas: “Cada vez que voy a los médicos me da un subidón porque dicen que está mucho mejor de lo que figura en el informe. El pronóstico era bastante regular, pero, gracias a Dios, el niño está evolucionando cada día. He tenido pocos momentos en los que realmente me he parado a pensar lo que me estaba pasando. Cuando estás en la UCI ves de todo: bebés que salen para adelante y otros que no. Por eso, yo no me puedo venir abajo. No piensas “¿y si hubiese sido de otra forma?”. Es de esta y es la única que conozco y estoy agradecida a Dios porque mi hijo está conmigo, que es lo importante”.

BERTIN OSBORNE Y FABIOLA EN LA FILMACION DEL VIDEOCLIP DE BERTIN©GTres
El cantante actuó en su propia boda.

“Nos dijeron que iba a ser ciego”

Cuando el pequeño cumplió diez meses, Bertín y Fabiola protagonizaron junto a su hijo un conmovedor reportaje en ¡HOLA!. Tras las previsiones nada halagüeñas de los médicos, la pareja posaba sonriente y transmitía un mensaje lleno de esperanza: “Nos dijeron que el niño iba a ser ciego, y el niño ve; que no se iba a mover, y se mueve. Lo que demuestra que hay que creer y tener fe”. “Cuando la oftalmóloga me dijo: “Tu hijo ve”, estuve dos días de fiesta. Que mi hijo no pudiera ver las maravillas del mundo era lo peor para mí. Porque si tiene que ir en silla de ruedas, ya me ocuparé yo de darle la más atómica”, era el emotivo testimonio de Bertín.

“Nos dijeron que el niño iba a ser ciego, y el niño ve; que no se iba a mover, y se mueve. Lo que demuestra que hay que creer y tener fe”, confesaba Bertín cuando Kike cumplió diez meses
Fabiola Martínez y Bertín Osborne con Kike en Navidad©Hola
La modelo y Bertín protagonizaron un emotivo reportaje cuando Kike cumplió diez meses.

Nace Carlos

El 21 de noviembre de 2008 llegaba a sus vidas Carlos, un niño espontáneo, simpático, amante de la música y el baile, que completaba su felicidad. “Carlos ha venido a este mundo porque era nuestro deseo volver a ser padres y también para estar con su hermano, Kike”, decía Fabiola, radiante tras su maternidad, al presentarnos a su segundo hijo. En ese mismo reportaje, Bertín se emocionaba de nuevo hablando del mayor de sus hijos con la venezolana: “Kike nos ha demostrado lo que es el verdadero espíritu de superación y de supervivencia. Nos ha hecho mucho más bien a su madre y a mí que nosotros a él”.

Cada Navidad, Bertín y Fabiola nos ofrecían su imagen más entrañable y familiar posando con sus dos hijos, Kike y Carlos
Fabiola Martínez y Bertín Osborne con sus hijos Kike y Carlos©Javier Alonso
En las Navidades de 2014, una fecha agridulce, puesto que el cantante acababa de perder a su nieta Leticia, a los pocos días de nacer.

Dispuestos a ayudar también a otros padres en la misma situación, en 2009, pusieron en marcha su proyecto más personal, la Fundación Bertín Osborne, para formar, orientar y apoyar a las familias de niños con lesiones cerebrales. Una iniciativa para ayudar a otras familias en su misma situación, compartir con ellos sus vivencias y poner en marcha actividades beneficiosas para los niños con lesiones cerebrales, a los que el presentador define como “angelitos muy cariñosos y sin maldad”: “Son niños muy inteligentes, pero viven dentro de un cuerpo que no les permite expresar esa inteligencia”, decía.

Fabiola Martínez con su hijo Kike en brazos©Javier Alonso
“Kike nos ha demostrado lo que es el verdadero espíritu de superación y de supervivencia. Nos ha hecho mucho más bien a su madre y a mí que nosotros a él”, confesaba Bertín a ¡HOLA!, donde siempre ha compartido con nuestros lectores la evolución de su hijo.

Si hay algo que emociona especialmente al presentador es el papel de Fabiola como madre. El artista hablaba de ella en nuestras páginas sin poder contener las lágrimas: “Me emocioné al hablar de Fabiola no solo por lo que hace por Kike, sino por su total entrega a la fundación. Es emocionante ver cómo se ocupa de los niños y cómo intenta ayudar a sus padres a entender y a solucionar situaciones terribles”. Son muchas las ocasiones en las que ha aplaudido su generosidad y su entrega: “Madre es la palabra más bonita en cualquier idioma, pero las madres de niños con parálisis cerebral son las GEO de las madres, por eso quiero agradecerte todo lo que haces”, le decía a su mujer en una de las últimas veces que los hemos visto juntos.

portada©Hola

Bertín, como decíamos, es en esos momentos, tras la llegada de su segundo hijo varón, un hombre nuevo. Fabiola, de la que siempre habla maravillas como mujer y como madre, y sus hijos le han cambiado. “La paternidad en la madurez no tiene nada que ver. Entiendes de verdad lo que es y la responsabilidad que conlleva. Ahora soy consciente y aprecio mucho más lo que es la paternidad. En este momento siento mucho más lo que es tener un hijo. Por supuesto, disfruto considerablemente más de mis hijas, igual que ellas lo hacen de mí, pero cuando nacieron todo me cogió de nuevas”, comentaba mientras posaba en su hacienda sevillana.

“Kike nos ha ayudado a las hijas de Bertín ya mí a conocernos de verdad. Con Alejandra es con la que más relación he tenido. Hemos estado embarazadas a la vez, hemos trabajado juntas, hemos convivido más”, confesaba Fabiola en la Navidad de 2010
Bertín Osborne y su familia©Javier Alonso
Las Navidades, según confesó en ¡HOLA!, más felices de Bertín, con su mujer y todos sus hijos: las tres mayores, Alejandra (a su derecha), Eugenia (sentada en el suelo) y Claudia (a la izquierda), y los pequeños Kike y Carlos.

“Me encantan las mujeres”

Eso sí, en ese momento, destacaba también que seguía siendo el mismo en cuanto a su querencia por el sexo femenino, pero que no estaba dispuesto a poner en riesgo a su familia: “Soy el mismo. Decir otra cosa sería mentir. Me encantan las mujeres y seguiré mirándolas cuando pasen, porque soy así. Lo mismo que mi padre, a sus ochenta años. Lo que pasa es que uno ya tiene prioridades en la vida que son más importantes y no quiero poner en peligro una familia por un “despendole”, como los he tenido toda mi vida”.

Bertín Osborne y Fabiola Martínez©Javier Alonso
Una bonita imagen para el recuerdo de Bertín y Fabiola, en la finca sevillana del artista.

Al año siguiente, toda la familia se traslada a vivir a Madridpor deseo de Fabiola, que reconoce sentirse aislada en el campo, y pese a las reticencias iniciales del cantante. “Entiendo perfectamente que llegue un momento en el que Fabiola se agobie y se sienta sola. Es un tema decidido y ya está, pero si hace diez años me dicen que me iba a venir aquí, no me lo creo. Yo había planteado mi vida de otra manera, pero estoy casado, tengo dos hijos y las cosas cambian. Así es que voy a ver cómo me organizo mentalmente para sobrellevar este cambio”, decía Bertín a ¡HOLA!.

“Me produce terror y no me deja dormir pensar qué será de mi hijo Kike cuando no estemos ni su madre ni yo”, desvelaba Bertín sobre su mayor preocupación, hace dos años
Bertín y su familia en la hacienda©Javier Alonso
Fabiola Martínez y Bertín Osborne posan con sus hijos©Javier Alonso

Los primeros rumores de crisis no se hicieron esperar, aunque la pareja también expresa en varias ocasiones su deseo de ratificar sus votos y volver a casarse. Mientras la actividad laboral del artista se va diversificando y su familia sigue creciendo, Bertín tiene que hacer frente a nuevos momentos difíciles, como el trastorno alimentario de su hija Claudia o la pérdida de Leticia (una de las mellizas de su hija Eugenia), con escasas semanas de vida.

Bertín Osborne cocinando en casa con sus hijos©Javier Alonso
Una divertida imagen del matrimonio y sus hijos en la cocina.

Una operación complicada

En 2018, al llegar Kike a la adolescencia,tuvo que pasar por el quirófano para corregir un problema en sus piernas. Aquella intervención se le complicó en pleno proceso de recuperación con una fractura en el fémur que le hizo pasar por la UVI. Afortunadamente, todo quedó en un susto y el primogénito de Bertín y Fabiola sigue manteniendo intacta su admirable actitud y su espíritu de superación.

El último gran susto que vivieron se remonta a escasos meses atrás, concretamente, a septiembre, cuando Kike daba positivo en coronavirus. A pesar de todos los esfuerzos de la pareja por protegerlo y aislarlo para no estar en contacto con nadie, los peores temores de Bertín y Fabiola llegaron con el contagio de su hijo mayor. Por fortuna, una vez más, demostró una gran fortaleza y pasó la enfermedad asintomático.

“Me hace ilusión volver a casarme con Bertín”, expresó Fabiola cuando la pareja anunció su intención de casarse de nuevo, tras cumplir diez años de su boda religiosa
Bertín Osborne en su casa de Sevilla©MARTIN OKUEMOTTO
Bertín, en septiembre pasado, cuando presentó en ¡HOLA! la primera colección diseñada por él, posando con sus propias creaciones en su finca de Sevilla, donde, meses antes, había pasado el confinamiento con su mujer, Fabiola; sus hijos, Kike y Carlos, y su padre.

Último aniversario

Unidos en su lucha por sacar adelante a sus hijos, en especial, a Kike, Fabiola y Bertín celebraron el pasado 10 de junio su decimocuarto aniversario de boda. El último. Aquel día, cuando el reloj marcaba las 00:05, Bertín se acercó, le dio un beso y felicitó a su mujer, tal y como ella misma contó emocionada a sus seguidores, con quienes había compartido poco antes sus dudas de si el artista se acordaría o no. “Dos copas... Un brindis y un te quiero. No necesitamos más. Por otros catorce años. Feliz aniversario, mi amor”, decía ella en esa señalada fecha, compartiendo varias imágenes pertenecientes a su álbum privado. Entonces nada hacía presagiar que sus caminos se dividirían siete meses después.

Portada HOLA 3991©Hola