Experiencias 360º en Suiza, un país con vistas

En Suiza hay miles de panorámicas espectaculares, pero hemos elegido algunas de los que más nos han llamado la atención para mostrártelas y dejarte con la boca abierta.

by hola.com
En Suiza hay vistas que cortar la respiración. Miles de panorámicas fantásticas y espectaculares de la Naturaleza a las que se puede llegar para disfrutar de una visión de 360º. Aquí te mostramos una colección de 11 fotografías para que elijas cuál es la que te parece más impresionante. Encontrarás más información en internet y en tu bolsillo.
* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
STANSERHORN
360º de vistas increíbles: el primer teleférico descapotable del mundo de dos pisos asciende hasta la cima de una montaña que, mire por donde se mire, ofrece una vista espectacular hasta el infinito. El Lago de Lucerna hasta esta ciudad, el monte Pilatus y el monte Rigi hasta el Säntis, el monte Titlis y los Alpes berneses. Llegar es muy fácil: tren desde Lucerna hasta Stans. Desde aquí, transbordo a pie en cinco minutos a la estación de tren del valle, donde se toma el funicular con vagones abiertos de madera, que circula desde 1893, hasta Kälti. Aquí se toma el teleférico descapotable que sube directo hasta la cima del Stanserhorn.
 
CREUX DU VAN
En la frontera entre Neuchâtel y la región del Lago Lemán se halla este espectacular anfiteatro rocoso con vistas que se originó hace unos 200 millones de años en los depósitos calcáreos de un mar prehistórico. Posteriormente modelado por los glaciares y luego por el agua de los riachuelos, en sus pronunciadas paredes rocosas de hasta 160 metros de altura se pueden observar los plegamientos ocurridos durante el Jurásico. El anfiteatro forma parte de una reserva natural donde habitan un gran número de animales salvajes y donde brota el manantial la Fontaine Froide, cuyas aguas tienen todo el año una temperatura de 4 °C. En coche se puede acceder desde St. Aubin, Couvet o Travers.
 
MOLÉSON
“Du Moléson on y voit ma maison” (Desde el Moléson veo mi hogar), reza el dicho popular en la región de Friburgo, demostrando que esta cima es la montaña sagrada y de referencia de todos los habitantes de la zona. En sus laderas se ubica Moléson-sur-Gruyères, punto de partida para acceder a la mayor estación de esquí de la zona y para llegar a la cumbre en un funicular, que en 2014 cumple su 50º aniversario. A 2.002 m. de altura, de día, la vista panorámica se extiende hasta el lago de Ginebra, la región de Gruyères y los Alpes; de noche, se puede contemplar el espacio infinito, ya que en la cima del Moléson se encuentra el mayor catalejo del mundo y un observatorio con cuatro telescopios.
 
SÄNTIS
En la parte nororiental de Suiza se alza majestuoso el Säntis, con sus 2.502 metros de altura. En 1882 se inauguró aquí una estación meteorológica, y desde entonces se pueden divisar hasta seis países: Suiza, Alemania, Austria, Liechtenstein, Italia y Francia. Un funicular aéreo, uno de los ferrocarriles de montaña más concurridos de Suiza, permite acceder cómodamente a su cumbre, donde se encuentra un restaurante panorámico.
 
GLACIER 3000
A esta moderna estación de montaña diseñada por el arquitecto suizo Mario Botta situada en la región del Lago Lemán se accede en teleférico desde el Col du Pillon. Sus pistas de esquí no solo están abiertas en invierno, gracias al glaciar de Transfleuron, en el macizo de los Diablerets, también en verano se pueden practicar todo tipo de deportes y actividades, desde trineos tirados por perros a esquí de fondo o excursiones en la nieve. Se mire por donde se mire, desde arriba la vista es espectacular.
 
ZERMATT-SUNNEGGA
Una propuesta diferente desde Zermatt para tener una vista espectacular del Monte Cervino es salir desde esta localidad con el recién estrenado funicular hasta Sunnega, a casi 3.000 metros de altura. Aunque Zermatt siga siendo un típico pueblo suizo libre de coches, desde Täsch es posible llegar con un tren que circula cada 20 minutos y llega en solo 12 hasta el punto de partida de esta excursión.
 
GELMER
Hasta el lago de Gelmer en la Suiza central sube un funicular monovagón para los amantes de las emociones fuertes. Desde este lago de aguas azules cristalinas se disfruta de una vista panorámica sin igual del paso de Grimsel, y el valle de Hasli, hasta la cordillera de granito de enfrente. El acceso desde Interlaken es sencillo: tren hasta Meiringen y autobús de correos hasta Handegg.
 
CARDADA & CIMETTA
¿Subir en telesilla una montaña suiza? En el Ticino es posible. Gracias al telesilla que sube desde Orselina hasta la cima de Cimetta se disfruta, en una sola sensación única, del punto más alto y el más bajo de Suiza de un solo vistazo. Al sur se encuentra el lago Maggiore, y al oeste, en los Alpes suizos de la región del Valais se eleva el Monte Rosa, también conocido como el pico Dufour: la montaña más alta de Suiza y la segunda más alta de los Alpes. Sensaciones garantizadas a solo unos minutos de la vibrante ciudad de Locarno.
 
UETLIBERG
A 870 metros se encuentra la montaña Uetliberg, muy cercana a Zúrich. El tren es el ferrocarril de adherencia normal más escarpado de Europa y parte desde la estación central de tren de la metrópolis suiza y en menos de 45 minutos se planta en la cima, desde donde se tiene una vista panorámica espectacular de la ciudad, el lago e incluso los Alpes suizos.
 
SAN SALVATORE
A esta pronunciada montaña se la conoce como el ‘Pan de Azúcar’ suizo y se accede a ella desde Lugano, tomando el funicular que, en 5 minutos, lleva desde la estación de tren Paradiso hasta esta mítica cima a la que ya en el medievo subían los peregrinos para honrar al Hijo de Dios, que, según una antigua leyenda, hizo aquí una breve parada en su ascensión al cielo. Una vez arriba, hay que situarse en el mirador que está por encima de la iglesia para disfrutar de una panorámica de 360º que permite admirar la ciudad de Lugano con el monte Brè, el lago, los montes Generoso, San Giorgio, Lema y Tamaro; y, al oeste, los Alpes de la región del Valais.
 
HARDER KULM
No es una vista de 360º, pero resulta imposible no incluirla en esta selección. Se trata de una plataforma panorámica espectacular situada a pocos minutos de Interlaken –la ciudad entre lagos- en funicular, que lleva directamente a la cima. Es seguramente la excursión más sencilla y apta para todos. Desde Interlaken solo se necesitan 10 minutos para alcanzar la plataforma y disfrutar de una vista espectacular de los Alpes berneses, así como de la ciudad.
 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie