Atala Sarmiento©@atasarmiento

Atala Sarmiento y la accidentada travesía de 36 horas que su esposo y ella pasaron a su regreso de Indonesia

Una enfermedad complicó fuertemente el camino de la pareja, que tuvo que ser atendida por los servicios médicos locales

Hace dos semanas, Atala Sarmiento anunciaba a través de su cuenta de Instagram que emprendía unas merecidas vacaciones, después de una serie de situaciones complicadas y justamente después de dar a conocer que estaba siendo extorsionada con la publicación de unas fotografías personales, la conductora decidía poner tierra de por medio para tomarse un descanso. Fue así como a lo largo de este tiempo, después de haber concedido una serie de entrevistas a la distancia en distintos programas de nuestro país, Atala y su esposo, David Rodenas marchaban a Indonesia, como ella misma escribía en su cuenta de Instagram para: “Desenchufar, escapar, empezar de nuevo…estar en el aquí y el ahora concentrados”. Las postales de los espectaculares escenarios que visitaron no se hicieron esperar y los seguidores de Atala se mantenían pendientes de los distintos puntos que iba visitando en este espectacular viaje en el sudeste asiático. Lo que no esperaba es que el último día de su estancia en el país, su salud comenzaría a deteriorar, y con largas horas de vuelo por delante -pasando por Qatar antes de llegar a su hogar en Barcelona-, tendría que recurrir a la atención médica. Poco después, David caía presa del mismo virus, por lo que la pareja tuvo que ser trasladada en ambulancia y perder su vuelo antes de que les liberaran nuevamente sus pasaportes para poder volver a casa. Así lo ha relatado la misma Atala con algunas imágenes de estos caóticos momentos.

Atala Sarmiento

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

¿A qué se debió la reaparición de Atala Sarmiento en Ventaneando?

Atala Sarmiento sobre Pati Chapoy: ‘Me dio tanto durante tantos años, como me lo quitó al final’

El inicio de la travesía de Atala

La conductora comenzó su relato a través de sus historias de Instagram, acompañado de fotografías de los distintos momentos de su camino de vuelta a casa. “Todo comenzó la madrugada del lunes al martes. Yo empecé con síntomas claros de una infección gastrointestinal…Aún estábamos en la isla Nusa Lembongan y David tuvo que pedir que viniera un médico a revisarme a la habitación del hotel, porque me encontraba realmente mal. El Dr. Midi me diagnóstico con lo que ellos llaman The Bali Belly, lo que para nosotros en México es la tradicional y famosa Venganza de Moctezuma”, escribió junto a una imagen en la que se le ve en cama, mientras es revisada por un médico. Ante su malestar, el continuar con su camino resultó toda una travesía: “A media mañana tuvimos que abordar una lancha para trasladarnos de Nusa Lembongan a Bali, al aeropuerto de Denpasar. Una travesía infernal de 30 minutos en una lancha que brincaba y se azotaba contra el mar. Luego otra media hora del caótico tráfico balinés para llegar al aeropuerto”.

Las cosas se empiezan a complicar

La conductora continuó con su relato con una imagen en la que se le ve en una camilla: “Llegando al aeropuerto estaba tan mal que casi me desmayé. David, muy asustado, logró que me llevarán a un área médica del aeropuerto para estar mejor en lo que esperábamos abordar nuestro vuelo a Qatar. Cuando ya nos íbamos a ir a la sala de abordaje David comenzó a presentar los mismos síntomas que yo…Llegó a decirme: ‘No me veo capaz de hacer un vuelo de 10 horas así’”. A pesar de las circunstancias, se ve una fotografía de Atala en el avión, acompañada de personal médico: “Aún así, abordamos y, tras una pesadilla de 10 horas volando, llegamos a Qatar en donde ya nos estaba esperando una ambulancia afuera del avión”.

En ese momento, la situación ya era una delicada: “Nos trasladaron en una ambulancia al Emergency Room que tienen en el aeropuerto de Qatar, absoluto primer mundo, ¡impresionante! Ojo: Otras 4 personas del mismo vuelo tenían los mismos síntomas que nosotros”. Tanto Atala como su marido se encontraban con el mismo cuadro: “Este es David ingresado para recibir suero y medicina intravenosa. David en un cubículo y yo en otro…Yo sentía que estábamos en la película Contagion de Steven Soderbergh y tuve mucho miedo”.

Atala Sarmiento

Junto a otra de las imágenes, la periodista continuó: “Esta soy yo, bajo el mismo tratamiento de David. Después de un buen rato allí, perdimos nuestra conexión a Barcelona. Nos pusieron en el siguiente vuelo, 7 horas más tarde y nos retuvieron los pasaportes mientras esperábamos el siguiente vuelo…”. A pesar de los planes, el viaje no pudo ser: “Cuando ya era hora del siguiente vuelo, nos dijeron que no nos podían liberar los pasaportes y la salida hasta que el servicio médico nos volviera a revisar y autorizara nuestra salida del país”.

Desde España, Atala Sarmiento rompe el silencio sobre el acoso mediático que sufrió: ‘Desequilibró mi salud mental’

El desenlace de este complicado regreso

Con una imagen de su marido, Atala continuó el relato: “Después de más de una hora esperando al Servicio Médico, solo revisaron a David porque resulta que él estaba peor que yo, había saturado bajo y no nos lo habían dicho. Casi volvemos a perder la conexión a Barcelona”, afortunadamente, el cuadro comenzaba a mejorar, “David tuvo buenos signos vitales y nos dieron la carta de autorización para viajar junto con nuestros pasaportes. Débiles, sin haber dormido 2 noches seguidas, tuvimos que recorrer como 1,5 kms a la sala de abordaje para llegar a salvo a nuestro vuelo a casa”.

“6 horas de vuelo después por fin logramos aterrizar e irnos a casa…Y así es como pasaron 31 horas de infierno para estar finalmente aquí”, escribió junto a una imagen en la que se le ve besando a su marido, después de la travesía que tuvieron que vivir.

Atala Sarmiento

© ¡HOLA! Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje y sus fotografías, aun citando su procedencia.
Suscríbete a nuestra newsletter. Se el primero en conocer las noticias sobre tus celebridades y miembros de la realeza favoritos y descubre las últimas tendencias en moda y belleza.
Más sobre