La princesa Amalia, ‘muy feliz en el amor’, lo cuenta todo en una entrevista: de su debut con tiara a sus ensayos en la carroza de cristal

Es una heredera al trono diferente: concede entrevistas, rompe tradiciones, tiene licencia de caza, se lleva bien con las futuras reinas de Europa... y vive en secreto una historia de amor con el príncipe de sus sueños

Amalia de Holanda

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Había muchas preguntas que responder después de su año sabático y su nueva etapa como universitaria; su debut con tiara en la cena de gala del dieciocho cumpleaños de la princesa Ingrid de Noruega; y su historia de amor con el príncipe de sus sueños… Y, tras el posado de verano de la Familia Real de los Países Bajos en el palacio de Noordeinde de La Haya, la princesa Amalia volvió a ponerse ante los micrófonos. Era su segunda entrevista -la primera la concedió en diciembre con motivo de su dieciocho cumpleaños- y venía preparada. De hecho, aunque la arroparon sus padres (uno a cada lado), dio la impresión de que es toda una veterana en las ruedas de prensa y que ha aprendido de los reyes. Al igual que ellos, es directa, gasta bromas, da giros humorísticos a sus respuestas y permite que se la vaya conociendo más y mejor.

Lo descubrimos todo sobre la princesa que el pasado fin de semana por fin pudo celebrar su mayoría de edad -cumplió los 18 en diciembre- como siempre había soñado, con una fiesta de verano.

Amalia de Holanda©GTres
El ocho de diciembre, un día después de cumplir dieciocho años, tomó asiento en el Consejo de Estado; en junio debutó con tiara y de largo, en Noruega; y, en septiembre, desfilará por primera vez a una carruaje de cuento del siglo XIX.

Sobre las princesas herederas

La princesa Amalia contó que habla regularmente con otras futuras reinas. Viven en países diferentes, pero tienen mucho en común y es muy bueno poder compartir experiencias con ellas porque están en el mismo barco. “Lo que más me gusta es el contacto con la princesa Ingrid (de Noruega) y Elisabeth (princesa belga) … porque estamos en la misma posición, nos entendemos enseguida y ya no tenemos que dar explicaciones”. “Es muy agradable hablar sobre ciertas cosas de la vida que son ligeramente diferentes para nosotras. ‘¿Cómo haces esto o cómo haces aquello?’” Como ejemplos de sus conversaciones, a través de las redes sociales, y los mensajes de WhatsApp, Amalia dijo que incluyen el intercambio de experiencias, la privacidad y los amigos.

De su primera tiara: “Fue genial para mí”

Al igual que la princesa Elisabeth de los belgas, de veinte años, la princesa de Orange aprovechó la cena de gala del decimoctavo cumpleaños de Ingrid-Alexandra de Noruega para debutar ante la realeza europea de largo y con tiara el pasado 17 de junio. Había muchas ganas y Amalia describió la experiencia como “muy chula”. “Poder hacer algo así por primera vez fue genial para mí. Especialmente por mi amor a las tiaras”. Hubo muchas conversaciones – también sobre la elección del vestido- pero, “al final, estoy muy feliz con cómo resultó”. Mi madre lo sugirió...” “... Sí -interviene la Reina-, le dije, estas son las opciones. ¿Qué te gustaría? Y Amalia inmediatamente eligió mi tiara de boda”.

Ingrid Alexandra, Estella, Charles, Amalia de Holanda©GTres
En el centro, la princesa Ingrid Alexandra, que cumplió 18 años el pasado 21 de enero de 2022. En la imagen junto a otras princesas herederas de la generación de la homenajeada, como Elisabeth de Bélgica y Amalia de Holanda. Además, de Estelle de Suecia y el pequeño Charles de Luxemburgo.

La princesa dice que está “muy feliz en el amor”

En los últimos meses se filtraron fotos de la futura reina disfrutando junto a Isebrand Kaldewei, hijo de un millonario alemán, de una escapada a Nueva York, y llegó la pregunta inevitable: ¿Qué hay de cierto en los rumores de noviazgo? … “Es feliz en el amor”. Pero Amalia había venido muy preparada y con todo muy ensayado y de inmediato respondió: “Muy feliz, porque siento una enorme cantidad de amor de las personas que me rodean. También sé que esa no es la respuesta que estás buscando, pero es algo que prefiero guardarme para mí. Cuando haya algo serio serás el primero en saberlo.”

Jeroen Snel, periodista experto en realeza, no se dio por vencido e insistió de nuevo … pero ya no hubo opción de indagar más. El rey Guillermo Alejandro consideró que estaba preguntando demasiado sobre la vida amorosa de su hija y, salió al quite como un rey león, liberando a la princesa… “Seguro que eso no sucederá. Lo siento, mi hija tiene dieciocho años, va a la universidad, recién comienza a descubrir la vida. Espero que conozca a mucha gente agradable”.

Amalia de Holanda y su padre©CordonPress
“Seguro que eso no sucederá. Lo siento, mi hija tiene dieciocho años, va a la universidad, recién comienza a descubrir la vida. Espero que conozca a mucha gente agradable”, afirmó Guillermo de Holanda tras la entrevista.

Hablando de privacidad

Sobre su privacidad y sin mencionar a las publicaciones holandesas y alemanas que publicaron las fotos junto a su supuesto novio, Amalia dice: “Tengo que ser honesta. A veces, si solo estás con tus amigos, es molesto porque tienes que estar atenta y preguntarte ¿puedo hacer esto o me están sacando fotos? La Princesa reconoce que “es difícil porque eran momentos en los que pensaba que estaba en un lugar privado, pero al final estoy muy agradecida por la privacidad que he tenido“

De su año sabático

Sin desvelar el recorrido que hizo, ni los destinos, la princesa de Orange dijo que aprendió “mucho” de su año sabático, conoció diferentes sectores de la sociedad, y que “un año sin colegio fue bastante agradable”. La Reina agregó que vio a su hija cambiar y crecer de manera positiva durante ese período. “La he visto volverse mucho más independiente y mucho más preocupada por el futuro”. Palabras a las que se sumó el Rey: “Ha sido un año útil, ahora es una persona más completa”.

Amalia de Holanda©GTres

Una universitaria que rompe tradiciones

Amalia no seguirá los pasos de su padre, el rey Guillermo Alejandro, ni los de su abuela Beatriz, que fueron a la universidad de Leiden. La princesa de Orange estudiará en Ámsterdam una licenciatura en Política, Psicología, Derecho y Economía (PPLE). “Quería seguir un estudio interdisciplinario, con miras a mi futuro”. A partir de septiembre, compartirá casa con otros estudiantes. “Tengo muchas ganas de que llegue el día. Espero conocer mucha gente, aprender cosas nuevas… Pero el estudio es lo primero. No es solo diversión y fiesta”.

La princesa planea unirse a una hermandad -todavía no ha decidido cuál-, y no le asustan las novatadas. “Es solo una iniciación”. Según la reina Máxima, su hija no es de las que le teme a algo. “Ella no es una persona temerosa, así que no.” La princesa cerró este apartado comentando que extrañaría especialmente las cenas familiares, la playa de La Haya, y a su caballo. “Pero es solo Ámsterdam, no voy al fin del mundo. Así que puedo volver muy pronto”.

Guillermo y Amalia de Holanda©GTres
Amalia no seguirá los pasos de su padre, el rey Guillermo Alejandro, que asistió a la Universidad de Leiden.

Primer viaje en el carruaje de cristal

El 20 de septiembre, Amalia estará presente en el Día del Príncipe (Prinsjesdag) -la apertura del Parlamento holandés- por primera vez este año; y también viajará en el Carruaje de Cristal por primera vez. De hecho, la han pillado haciendo el recorrido a caballo por Korte Voorhout, una de las calles incluidas en el recorrido. Cuando le preguntaron por su próximo debut también recurrió a la broma: “Todavía tengo que ver si puedo subir y bajar del carruaje con mi vestido largo”. “Eso ciertamente tendrá que practicarse de nuevo”.

Licencia para cazar y visita a la ONU

Próximamente hará una visita con la Reina Máxima a la ONU y después, se concentrará en sus estudios. Ha sido un año de grandes experiencias en el que ha abierto la puerta al futuro desde todos los frentes. Incluso como cazadora. La princesa también consiguió hace algunas semanas su licencia de caza “por insistencia de su padre”, el Rey. Y no es fácil. Como avanzó con motivo de su libro, Amalia -se publicó por su 18 cumpleaños- hay que saber de plantas y de huellas de animales y hacer un examen. “El que lo apruebe sabe más que un guardabosques”. No solo eso, un futuro cazador debe tener suficiente tierra para cazar, tener la opción de obtener un arma y una buena caja fuerte para guardarla.

Amalia dice que obtuvo principalmente la licencia “en preparación para la gestión futura de los dominios de la Corona”, pero los activistas ya han puesto las preguntas sobre la mesa. El tema de la caza y la familia es delicado y el propio rey ha sido objeto de críticas desde hace años por cerrar la reserva natural de Het Loo, cerca de Apeldoorn durante varios meses al año.

Guillermo y Máxima de Holanda con sus hijas Amalia, Alexia y Arianne©GTres
Los reyes Guillermo y Máxima de Holanda con sus hijas, las princesas Amalia, Alexia y Arianne.