El mundo de Leonardo

A los tres años pintó su primer cuadro y, desde entonces, no ha soltado el pincel. Sus obras, alegres y llenas de color, han conquistado a medio mundo y Leonardo se ha convertido en toda una referencia en el arte. ¿Lo más importante para él? ¡Su familia! Y junto a ella posa en este excepcional reportaje donde conocemos un poquito más de este pequeño gran artista

El mundo de Leonardo

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

A los tres años, sus padres ya sabían que Leonardo tenía un talento especial a la hora de pintar y fue con esa edad cuando hizo su primera obra. Desde entonces, ¡no ha parado!, y no hay una decoradora o un amante del arte que se precie que no quiera contar con los cuadros de Leonardo. Sus obras, con un estilo único y fresco, acaban agotándose en cada exposición que celebra y, actualmente, forma parte de los artistas emergentes de la Red Gallery junto con nombres de la talla de Basquiat, Hirst, Rafa Macarron, entre otros. Mucha culpa de su éxito es de sus padres, que, además de animarlo a pintar, lo han llevado a estudios de artistas para que Leonardo se empapara de primera mano de lo que hacen, y nunca lo han llevado a clase de pintura. Con ellos y con su hermano Orlando (otra futura promesa del arte) posa Leonardo en este simpático reportaje donde nos habla de su vida de pintor y… ¡de su maravilloso mundo!

El mundo de Leonardo©Darío Aranyo
Leonardo, con pantalón vaquero, de El Corte Inglés, y parte de arriba, de Tinycottons.

-¿Cómo es la vida de un niño que ama tanto la pintura?

-Muy chuli, porque puedes pintar lo que tú quieras y, aunque pintas algo que crees que está mal, ¡al final está bien!

-¿Cuándo pintaste tu primera obra?

-Creo que con 3 años.

“Con 7 años, casi 18.000 seguidores en redes sociales y un talento innato a la hora de pintar, Leonardo se ha convertido en todo un artista y sus obras son admiradas por todo el mundo”
El mundo de Leonardo©Darío Aranyo
Una familia con mucho arte. Sobre estas líneas, una divertida imagen de Leonardo junto a su familia: su madre, Laura Caldarola; su padre, Jose Rodríguez Pastrana, y su hermano Orlando, que también apunta maneras como artista.

-Tu padre es arquitecto y tu madre estudió Bellas Artes, ¿te han ayudado ellos a sacar tu vena artística?

-No lo sé. Desde pequeño siempre he tenido muchas herramientas para pintar y me dejan hacerlo en cualquier sitio. La verdad es que mamá me enseña a mezclar los colores (blanco+negro=gris) y papá, con el artista Antonyo Marest, me enseñan truquillos de profesionales.

-¿Qué es lo que más te gusta de tus cuadros?

-Que tienen muchos colores y pequeños detalles.

El mundo de Leonardo©Darío Aranyo
El mundo de Leonardo©Darío Aranyo
Un mundo de fantasía y lleno de color, Sobre estas líneas, Leonardo, con peto vaquero, de El Corte Inglés, y camiseta y calcetines, de Les Écoliers, junto a algunas de sus creaciones donde se puede apreciar el talento y el estilo creativo del pequeño. Arriba, en un rincón de su casa, junto a su madre, Laura Caldarola, y a su hermano Orlando, que está sentado delante de dos obras de Leonardo. Ambos, con looks de Les Écoliers.

-En cuanto a tus preferencias, ¿hay algo que suelas pintar con frecuencia?

-Me gusta pintar Transformers, animales, vehículos…

-¿Qué quieres reflejar en tus obras?

-Lo que más me gusta a la hora de hacer una obra es mezclar los colores.

“Mi pintor favorito es Leonardo Da Vinci porque se llama como yo”
El mundo de Leonardo©Darío Aranyo
El mundo de Leonardo©Darío Aranyo
Arte y familia. Sobre estas líneas, detalle del comedor de la casa, presidido por un bodegón realizado por Leonardo. Arriba, Leonardo, con pantalón, de Les Écoliers, y sudadera, de Tinycottons, y Orlando, con parte de arriba, de Bonmot Organic, posan junto a sus padres en la barra de la cocina.

-¿Cuál es tu pintor favorito?

-Leonardo da Vinci, porque se llama como yo.

-Háblanos de las exposiciones que has hecho…

-La más importante fue una exposición en Corea del Sur, donde fuimos en un avión muy lejos. Había cuadros de todos los artistas del mundo y míos también. Hicieron una escultura de un perro de un cuadro que pinté y había carteles gigantes con mis cuadros en algunos edificios.

“Lo que más me gusta son los Legos y montar en skateboard, de mayor quiero ser pintor-skater-ingeniero”
El mundo de Leonardo©Darío Aranyo
El hermano pequeño de Leonardo, Orlando, se asoma divertido tras unos almohadones.

-¿Tienes alguna nueva a la vista?

-Creo que en Mallorca, con la Red Gallery, en un sitio nuevo que han abierto.

-Además de pintar, ¿tienes alguna otra afición?

-Lo que más me gusta son los Legos y montar en skateboard.

“La exposiciónmás importante que he hecho fue una en Corea, había cuadros de artistas de todo el mundo y míos también. Hicieron una escultura de un perro de un cuadro que pinté yhabía carteles gigantes con mis cuadros en algunos edificios”
El mundo de Leonardo©Darío Aranyo
Cuadros, cuadros y más cuadros. Leonardo, con pantalón, de Les Écoliers, y sudadera, de El Corte Inglés, en su dormitorio sujetando uno de sus cuadros más emblemáticos, el de Mickey.

-¿Te gusta ir al colegio?

-Sí, tengo muchos amigos en el cole y me lo paso muy bien jugando con ellos.

-Y, por último, ¿qué te gustaría ser de mayor?

-Me gustaría ser skater-pintor-ingeniero. Algunas veces, pintor; otras, ingeniero y otras, skater.

Orlando, el hermano pequeño de Leonardo, también apunta maneras en el arte de la pintura y ya ha realizado sus primeras obras
El mundo de Leonardo©Darío Aranyo
El mundo de Leonardo©Darío Aranyo
Sobre estas líneas, Leonardo y Orlando en la cama de su dormitorio, con pijamas, de Le Petite Siesta. Destacan los cuadros que inundan las paredes del cuarto y llenan de color y alegría la estancia. Arriba, junto a su hermano, sujetando un marco.

Más sobre