César Évora
Entrevista HOLA! USA

César Évora, de bully a la voz de la razón en ‘¿Qué le pasa a mi Familia?’

El actor cubano nos contó de su papel como ‘Jesús Rojas’, además de su secreto en la vida real par tener un matrimonio feliz

César Évora no para de trabajar. Para él es un placer estar frente a las cámaras y contar diversas historias llenas de matices y lecciones que sólo se aprenden con la vida, como ¿Qué le Pasa a mi Familia?, la nueva telenovela de Univisión en la que comparte créditos con Diana Bracho, Mane de la Parra y Eva Cedeño. En entrevista con HOLA! USA, el actor cubano nos contó sobre Jesús Rojas, su personaje en esta divertida historia. Además, nos reveló el secreto para tener un matrimonio duradero, ya que está por cumplir 30 años felizmente casado con el amor de su vida, Vivian Domínguez.

La trama, que se estrena este lunes 30 de agosto en punto de las 7 pm/6 C, nos lleva a conocer la vida de Luz Torres (Diana Bracho), una madre de familia dedicada a sacar adelante a sus tres hijos mientras trabaja en una rosticería en Guanajuato, México. La familia está por conocer a Jesús Rojas, un hombre que solía ser un bully y que gracias a las experiencias de la vida entendió cómo relacionarse con los demás.


César Évora©GettyImages
César, estrenas ‘¿Qué le pasa a mi Familia?’, una historia llena de lecciones y risas en la que interpretas a Jesús Rojas.

Así es. Fui invitado a este proyecto cuando ya llevaba unas semanas de grabación y era un personaje muy distinto a lo que había hecho anteriormente. Solamente se me conectaba de cierta manera con el personaje de El Privilegio de Amar, que era el sacerdote, y el nombre de Jesús me acercaba de cierta manera a este hombre que que viene a traer luz a toda esta familia, un poco de amor, comprensión y comunicación”. Es un personaje maravilloso hacerlo ahora, ¡basta de de villanos! O de buenos que a veces no llevan a ninguna parte. Son pausas que uno uno se da el gusto de hacer, y me encantó el proyecto, me encantó la idea y me sumé a él.

Es una comedia, una historia con tintes de tragedia, como es la vida. Va a haber momentos de emoción, de lágrimas, pero también de risas.

Todos sufrimos como familia, es la es la vida es la realidad pero además en un contexto muy hermoso que fue la ciudad de Guanajuato (México), con un elemento de fondo que era la comida mexicana. Entonces hay muchos elementos que que que yo siento que a los mexicanos les va a llegar muy fuerte al corazón, y el que no sea mexicano, va a conectarse con con esta historia, con esta tierra de una manera muy bonita. Todo hecho con amor, con mucha comprensión, fuerza e intensidad.


César Évora©GettyImages
Tienes un personaje que reflexiona después de ser un bully, ¿has conocido algún caso similar?

¡Sí, cómo no! Antes no se les diga bullying pero siempre ha existido. Siempre había un compañero al que iban todas las bromas o le pasaba todo. En este caso, el personaje es un hombre que que ha aprendido de la vida, de los golpes y se va a ver en la historia, no quiero adelantar mucho. ¡Ha estado incluso hasta en la cárcel! Ha tenido experiencias muy fuertes en la vida, se regenerase, se fortalece y eso le da una visión especial. Eso es lo que lleva a la familia y hace que se una, aunque es rechazado por que es el ente extraño. De pronto alguien viene a ocupar el lugar de un papá que nunca ha existido o muy lejano, es un hombre que viene a provocar mucho en esta familia y va a ser muy especial y bonito.

¿Qué es lo que más te gusta de esta trama?

Creo que el mensaje que se da de comunicación, de entregarse como seres humanos. A veces podemos ser muy egoístas no solo con la gente extraña sino con nuestra propia familia. Quizá el egoismo es necesario para romper el huevo y poder salir a volar, pero también es dañino si se le hace daño a alguien.

La historia está llena de matices, que profundiza en los conflictos en que todos tenemos como entes sociales, lo que nos pasa a todos, la búsqueda de la felicidad, del amor y perseguir el realizarnos como individuos.

La trama nos va a hacer reflexionar sobre la importancia y el valor de la familia para la vida como núcleo esencial de lo que vamos a crear después.



¿Ha sido complicado grabar en estas nuevas condiciones de pandemia?

“Se ha grabado con mucha exigencia de la sanidad, del cuidado de la salud de todos, las pruebas de COVID estaban a la orden del día. Se ha hecho todo un proceso higienización de todos los factores, de todos los elementos tanto el personal artístico como los técnicos de Televisa, y se ha cuidado mucho en la empresa ese punto. Hay una gran preocupación de que no se dé ningún caso y si sucede, controlarlo inmediatamente y tomar las medidas necesarias para que no prolifere.

¿Cómo es la química con Diana Bracho?

¡Ay, maravillosa, maravillosa! No paramos de conversar de cualquier tema: de historia, literatura, cine... De lo que fuera aparte de la novela. Es una gran conversadora y yo no me quedo atrás -modestia aparte-. Nos divertios mucho, fue un diálogo muy abierto todo el tiempo y creo que hacer una mancuerna con tus compañeros de trabajo es muy bonito.

Al terminar de grabar la novela y romper con todo esto fue doloroso, pero me quedó un cariño de compañeros muy hermoso y se lo agradezco infinitamente. Nunca había tenido el honor de compartir escena con ella pero fue un gran viaje.


César Évora©GettyImages
Luego de casi tres décadas juntos, ¿Cuál es el secreto de tu matrimonio? ¿Tu esposa se pone celosa de tus personajes?

Mi esposa es la primera que me ve como un ser humano, por lo que soy. Que yo salga en televisión no me hace mejor que nadie ni superior a nadie ni nada que se le parezca. Soy una persona como otra cualquiera, lo único es que salga en televisión, nada más. Interpretó personajes. En la casa cuando llegó soy César Évora, mi mujer con esa sabiduría que tiene y ese sentido común tan profundo que tiene, siempre me dice que me llevo los personajes aunque yo diga lo contrario.

¡De cierta manera tiene muchas parejas distintas con cada novela! No, no es cierto, pero es un juego que tenemos.

Ella respeta mucho mi trabajo, no es una mujer celosa ni me bloquea en lo mínimo de lo que hago en las historias. Sabe perfectamente cómo soy, quién soy y dónde estoy. Tenemos una comunicación y una energía como pareja, maravillosa. Ya vamos a cumplir 30 años y eso se dice fácil, pero implica mucha comunicación, alegría y fuerza. Y la tenemos. Esto lo digo y lo repito, hay una frase hecha que dice que detrás de un gran hombre hay una gran mujer. Yo digo que sí, que si soy un gran hombre es porque estoy detrás de una gran mujer que es mi esposa, Vivian.