Ximena Duque visita la Casa Blanca HOLA! USA
Portada digital HOLA! USA

Ximena Duque hace realidad un gran sueño como invitada a la Casa Blanca, ¡y nos cuenta todos los detalles!

La empresaria nos habla sobre la increíble experiencia que vivió en la casa presidencial durante las pascuas y el gran papel que ejerce como influencer en la comunidad latina

Cuando Ximena Duque empezó a publicar su día a día en las redes sociales, jamás imaginó que con el tiempo se convertiría en una de las voces latinas más importantes en Estados Unidos. Gracias a sus historias, las fotos de su familia y los pormenores de su vida, poco a poco se convirtió en influencer; un camino que tomó después de decidir alejarse de las telenovelas en busca de un mejor futuro para ella y sus seres queridos. La empresaria nos ha hecho partícipes de momentos tan importantes como ser mamá de Cristan, un adolescente, al mismo tiempo que descubría el mundo a través de los ojos de su hija Luna, de hoy cuatro años. También nos involucró en la etapa más complicada de su tercer embarazo y cómo al final de la dulce espera de Skye, fue hospitalizada de emergencia luego de contagiarse de COVID-19.

Al igual que ella, su esposo Jay Adkins, sigue un claro ejemplo de honestidad en sus redes sociales, y al verla tan vulnerable a punto de tener a su bebé -de hoy un año-, publicó un video de lo más emotivo, suplicando a la gente que se cuidara ante el virus que aún azota al mundo, pues vivía un verdadero martirio al ver a su esposa luchando por su vida y la de su hija. Un mensaje que revolucionó y llegó más lejos de lo que imaginaban.

Todo ello, sumado a las publicaciones llenas de ternura, color, alegría y positivismo, llevaron a Ximena y su familia a un sueño que jamás imaginaron: pasar la pascua en la Casa Blanca. En una entrevista con HOLA! USA, la empresaria nos contó cómo fue para su familia estar en el hogar del presidente en un día tan especial, qué sentimientos movió en ella, y qué significado le da a su papel como influencer latina.

“Invito a la gente a soñar en grande, venimos a este país con todos esos sueños y quiero que la gente sepa que se puede hacer realidad. Es cuestión de tener esa mentalidad correcta, de hacer bien las cosas para cumplir cada una de nuestras metas. Los invito a todos a soñar y a soñar en grande. A veces uno piensa que no somos merecedores de alguna cosa, ¡y sí lo somos! De todo lo que queremos en la vida”, expresó emocionada con muchos más proyectos en mente.

Ximena Duque y familia en la Casa Blanca©HOLA
Fotografía y edición: Iván Carrillo / Kike Flores


¿Cómo fue para ti y tu familia estar en la Casa Blanca como invitados especiales?

“Cuando estaba caminando por la Casa Blanca, me pellizcaba para ver si lo que estaba viviendo era una realidad porque, como inmigrante, uno viene a este país con tantos sueños, con tantas ilusiones, en busca de ese sueño americano. Estar ahí con mi familia, con mis tesoros que son lo más importante de mi vida, era como un sueño”.

¿Cómo lo vivieron tus hijos? ¿Qué pensaron tú y Jay?

“Todo estuvo súper bien, nos llovió. Dentro de todo, lo disfrutaron. Skye está muy chiquita, pero a Luna estuvimos hablándole todo el tiempo del privilegio que teníamos de estar ahí. Para mi hijo pienso que fue algo muy especial el hecho de poder estar ahí en familia.

“¡Fue muy lindo! Más allá de los huevitos, de la tradición, el hecho de estar ahí y pisar la Casa Blanca, ¿quién no quisiera estar ahí celebrando ese día tan especial?

“Me ayudó para seguir soñando en grande, porque soy una mujer que no para de soñar, es el principio de cosas importantes que van a suceder en una puerta que se abrió y un camino maravilloso que vamos a emprender en unos años con mi esposo”.

Ximena Duque en la Casa Blanca©HOLA
Fotografía y edición: Iván Carrillo / Kike Flores

Cuéntanos cómo recibiste la noticia

“Fue muy bonito recibir la invitación. Cuando mi manager digital me llama y me dice: ‘has sido invitada por la Casa Blanca a pasar Pascuas aquí con tus hijas y tu hijo, a esta tradición increíble’. Yo me quedé como ‘¿Es en serio? ¿Por qué?’, y empezamos a platicar, ellos han visto mi labor, la presencia que tengo en la comunidad virtual y me invitaron.

“Para mí fue un honor estar ahí. Algo muy bonito el hecho de tener hoy en día las redes sociales y poder ser una influencia positiva y que desde la Casa Blanca lo vean, es ¡Wow!

“No somos un número más. Se están dando cuenta de la labor que están haciendo en la comunidad hispana. Fue algo muy bonito y lo vivimos al máximo a pesar de que estaba lloviendo y hacía mucho frío. Pero el hecho de estar ahí, con mi familia fue algo maravilloso”.

¿Alguna vez te imaginaste que alguien en la Casa Blanca estuviera tan atento a tus publicaciones?

“¡No! Honestamente nunca llegué a imaginarme eso. En mis redes sociales soy muy real, me muestro como soy: mamá, hija, esposa, una mujer que ríe y que llora. Siempre he tratado de mostrar eso. Por supuesto hay una parte que uno deja afuera porque no se pueden mostrar las 24 horas del día, pero cuando muestro mi vida, lo hago desde el corazón. Pienso que ya pasan muchas cosas negativas en el mundo como para salir a las redes sociales a repartir más negatividad. Siempre he querido ser como una luz para las personas que me siguen.

“Sé que muchas personas me ven porque veo mis números. Sé que mi “engagement” en las redes sociales es increíble, pero jamás me imaginé que alguien de la Casa Blanca lo estuviera viendo. La persona que maneja su área digital lo vio y ha estado siguiendo mi vida en medio de la pandemia y de todo lo que pasamos, y se dio cuenta de que soy esa persona que trata siempre de enviar esa luz. Y sobre todo, de educar.

“Es importante tomar conciencia de lo que somos hoy en día las figuras públicas en las redes sociales. La gente nos sigue, nos ve, nos toma como ejemplo y, de alguna manera, hacen lo que nosotros hacemos. Por eso utilizar nuestras plataformas de una manera educativa es importante y así lo asumo”.

“Me gusta educar y ser esa persona positiva y, el hecho de que lo hayan visto desde la Casa Blanca es algo maravilloso” – Ximena Duque.

Ximena Duque y su familia©HOLA
Fotografía y edición: Iván Carrillo / Kike Flores



Además, están muy atentos a las publicaciones de tu familia

“¡Así es! Mi esposo... en algún momento, el mundo entero lo va a conocer. Es una persona que tiene mucho para dar, que quiere ayudar de corazón a todas las personas que se crucen en su camino. Es un gran mentor, muy positivo. Mi esposo es mi mentor, aprendo de él todos los días y él se ha dedicado a hacer lo mismo, a educar, enseñar positivismo, a ayudar a las personas a través de las redes sociales.

“Cristan, mi hijo, también. Lo veo en su entorno, en lo que a él le gusta, pero también educando, mostrando su dedicación, lo que él come saludable, cómo cuida su cuerpo, su mente y su espíritu.

“Las niñas están muy chiquitas, pero Luna, el otro día íbamos en el carro y le regalamos un celular de mentira. ¡¡Y estaba haciendo historias!!: ‘¡Hola, mis amores! ¿Cómo están? Aquí estoy en el carro, voy a ir a jugar golf con papi’. ¡Realmente imitan todo!

“Ahí es cuando te das cuenta de que la familia imita todo lo que tú haces. Como mamá y esposa todos te están mirando y siguiendo. Tienes que poder dar un buen ejemplo para tu familia. Pienso que la madre y la esposa es la cabeza del hogar y si uno no está feliz, nadie a su alrededor lo está. Yo me he preocupado por estar bien conmigo misma para poder ser mi mejor versión y que mi familia también siga mis pasos”.

El video de Jay llegó más lejos de lo que imaginaron

“Sí, cuando vi el video de Jay pensé en lo bendecida que soy de tener ese esposo porque sí, en medio de la pandemia nos dedicamos a mostrar cómo protegimos a la familia. Han sido tiempos difíciles porque la humanidad se ha dividido. Nosotros lo que quisimos mostrar fue: haz lo que tu corazón te dicte. Si estás de acuerdo con vacunarte, vacúnate. Si no, allá tú. El punto es que hagas lo que tu corazón te dicte y nosotros mostramos cómo cuidamos a nuestra familia.

“Desafortunadamente ese momento llegó a nosotros sin salir de casa, así que cuando te toca, te toca. Me mandó al hospital y fueron momentos muy difíciles. Pero darme cuenta del cariño de la gente, de cómo estuvieron al pendiente, mensajes de personas que nunca me esperé recibir diciéndome que mejorara... es ahí en donde te das cuenta el gran trabajo que has hecho y dejado huella en los seres que conoces y tocas en algún momento.

“Mi esposo, con ese mensaje, revolucionó las redes sociales. Ese mensaje, ese video lo vieron en la Casa Blanca”.

Ximena Duque©HOLA
Fotografía y edición: Iván Carrillo / Kike Flores

¿Cuándo fue la primera vez que te diste cuenta del peso que tienes como influencer?

“Mira, qué buena pregunta. Muchas personas se dicen ser influencers, y creo que un influencer es la persona que lo que toca, lo vuelve más grande. Por ejemplo, al principio, cuando empecé a hacer cositas para Luna, de repente me decían: ‘yo te hago el cake’, y yo los nombraba en las historias. Cuando empezamos a hacer ese tipo de colaboración, el feedback de estas personas fue: ‘¡Ximena, no te imaginas todos los cakes que vendí, todos los seguidores que se me sumaron!’.

“Me empiezo a dar cuenta cuando la gente me dice que gracias a mí su negocio se explotó, que gracias a mí sus seguidores crecieron, que su economía se fue a otro nivel... ahí es donde me doy cuenta del poder de mis redes sociales. De mi labor de no sólo hacer las cosas.

“Es una línea delicada, hay gente que usa sus números para tener cosas gratis, en mi caso no es lo que busco, hago las cosas porque quiero ayudar. Si la señora que hace los helados quiere que le suba una historia, sé que su negocio se va a ir a otro nivel. Alguien me decía: ‘es que lo que tú tocas lo haces oro’. Eso para mí fue, ¡wow! No quiero sonar mal, humildemente digo que es cierto, pero sé que cuando hago una mención, puedo ayudar a la economía de otra persona.

“Ahí me doy cuenta de que la gente me cree lo que yo digo. Cuido mucho lo que pongo en mis redes sociales. Jamás voy a hacer algo por dinero o solamente porque es un buen contrato. Si pruebo algo y no me gusta, jamás lo publicaría. Eso lo ve la gente, y me va bien porque he sido esa persona honesta”.