Cristóbal Balenciaga tendrá su propia serie de televisión. Así habló el legendario modisto con ¡HOLA!: ‘El estilo ‘sport’ mata la distinción’

No le gustaba aparecer en la prensa y era reacio a conceder entrevistas; sin embargo, en diciembre de 1953, recibió a ¡HOLA! en su atelier de París

Cristobal Balenciaga (1895-1972), spanish couturie

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Cristobal Balenciaga es, sin niguna duda, uno de los diseñadores españoles más importantes (y fascinantes) de todos los tiempos. Por eso no sorprende que su historia haya sido elegida por la plataforma de streaming Disney + para producir su primera ficción original en España. “Esta serie marca el ambicioso camino de la producción original de Disney+ en nuestro país. Cristóbal Balenciaga es un icono local que traspasó fronteras. Un símbolo de talento y técnica. Y este es nuestro compromiso: producir historias únicas, con la impronta de nuestros mejores creadores y productores, capaces de hablar a espectadores de todo el mundo”, explicaba en un comunicado Sofía Fábregas, vicepresidenta de producción original para Disney+ en España. Un símbolo de talento al que no le gustaba aparecer en la prensa, era reacio a conceder entrevistas y siempre prefirió ceder el protagonismo a sus diseños. Una actitud que convirtió su figura en un auténtico enigma.

Cristobal Balenciaga (1895-1972), spanish couturie©GettyImages
Cristobal Balenciaga en un retrato tomado en Francia en 1927.

Sin embargo, en diciembre de 1953, Balenciaga recibió a ¡HOLA! en su atelier de París ubicado en la Avenue Jorge V. Aunque el modisto abrió su primer taller en San Sebastián cuando apenas tenía 23 años, con es estallido de la Guerra Civil española, se exilió y trasladó su lugar de residencia a la capital francesa a la que viajaba con relativa frecuencia. “París ha sido para mí la metamorfosis ideal. A los quince años sabía que aquí se podía ver a las mujeres más elegantes. Salí de mi pueblo de pescadores, cercano a San Sebastián, porque ansiaba ser mundo y París lo reunía todo. Mi madre -único y sublime amor de mi vida- me dijo un día mirándome a los ojos: ‘Hijo mío: ¿Te has dado cuenta de que eres pobre? ¿Adónde quieres ir sin dinero?’ Pero me entregó 500 pesetas para que viniera a conocer mi meta”, explicaba en aquella entrevista el diseñador.

Balenciaga contaba que en aquel viaje se quedó asombrado con todo lo que vio, pero especialmente “con el lujo y la magnificencia de las mujeres”. Algo que trató de reflejar en sus diseños en los que las líneas depuradas, casi escultóricas, la comodidad y los volúmenes siempre estuvieron presentes. Y en los que no faltaron la innovación y la extravagancia con los que convenció a las aristócratas y princesas que formaban parte de su clientela.

Spanish Frills©GettyImages
Un vestido de noche diseñado por Cristóbal Balenciaga con piqué de algodón blanco cortado en la parte delantera para mostrar una falda amplia de suaves volantes de seda negra.

Balenciaga: la elegancia extravagante

Sus diseños eran admirados y recibían elogios por parte de creadores contemporáneos como Coco Chanel, Hubert de Givenchy o Christian Dior; y un número cada vez más amplio de clientas atesoraban sus creaciones en sus vestidores. Era su época dorada, un periodo que se alargó entre los años 40 y hasta febrero de 1968, cuando decidió jubilarse al ver que la Alta Costura empezaba a perder peso en favor del prêt-à-porter.

En aquella charla con ¡HOLA!, el modisto aseguraba que la elegancia era “un estado interior” y no algo meramente externo. “Una cosa es el arreglo ante el espejo y otra ese estado interior. No se es elegante por ir bien vestido. Ellas se sugestionan fácilmente ante las firmas de los modistos y muchas veces se equivocan considerando que la moda las confirme propiamente como elegantes”. Además, dejaba claro que la elegancia y la extravagancia -muchos de sus diseños fueron catalogados con este ultimo adjetivo- no estaban reñidas y que solo aquellas mujeres con personalidad y sensibilidad eran capaces de no “sentir miedo” ante sus diseños. Pero quizá, lo más llamativo, es que en aquel momento ya definió en cierto modo su futuro.

Les hôtesses d'Air France habillées par Balenciage, 1968©GettyImages
El uniforme de auxiliar de vuelo de Air France creado por el diseñador Cristóbal Balenciaga.

Después de sentenciar que “el estilo sport mata la distinción”, Cristobal Balenciaga explicó jamás cambiaría París por Nueva York -hay que destacar que en aquel momento se perfilaba como un potencial dentro del mundo de la moda-. “Ahora, si tuviera quince años menos tal vez me atrevería a hacer lo que nadie en Norte América: costura y guerra a la standarización. Tengo la convicción de que ganaría mi propósito. (...) El sistema y la serie pueden amenazar seriamente todo aquello que define la personalidad”. Un pensamiento que siempre lo llevó a huir del prêt-à-porter.

Entrevista de Cristobal Balenciaga en ¡HOLA! 1953©Archivo ¡HOLA!
Entrevista de Cristobal Balenciaga concedida a ¡HOLA! en diciembre de 1953.