Carmen Villalobos
Entrevista HOLA! USA

Carmen Villalobos nos comparte el desafío de ser la antagonista en ‘Café con Aroma de Mujer’

La actriz interpretará al personaje de Lucía Sanclemente, quien se disputará con Teresa Suárez (Laura Londoño) el amor de Sebastián Vallejo (William Levy)

En solo unos días, millones de espectadores no podrán despegarse de sus asientos, pues se estrenará la nueva versión de Café con Aroma de Mujer por Telemundo. El próximo 26 de mayo en punto de las 10PM/ 9C, los amantes de las telenovelas serán testigos de las grandes actuaciones de William Levy, Laura Londoño, Carmen Villalobos y un gran elenco de actores, que contarán la historia de un amor imposible con el Eje Cafetalero colombiano como escenario. En entrevista con HOLA! USA, Carmen Villalobos compartió cómo fue esta nueva aventura profesional, en la que deja ver como la antagonista de la historia.


Cuéntanos un poco acerca de tu personaje, Lucía Sanclemente...

Lucía Sanclemente es una mujer de mundo, es una mujer que hace muchos años que vive en Nueva York y tiene su relación de hace cinco años con Sebastián Vallejo. Es una mujer muy independiente, muy segura aparentemente pero, en el transcurso de la novela nos vamos dando cuenta que no es tan así y que es una mujer que tiene muchas carencias, muchos vacíos, muchos miedos, que tiene un papá muy positivo y que heredó de él muchas cosas de su personalidad. Entonces, la vamos a ir viendo transformarse a lo largo de la novela. De hecho, arranca ella muy suavecita, los primeros capítulos comienza como muy suavecito, muy tranquila, muy normalita y ya después la vemos ir cambiando, adoptando otras situaciones dentro de la serie.

¿Qué desafíos te enfrentas ahora que vas a ser como una villana?

Comenzamos cambiando la apariencia física, cosa que agradezco un montón de todo el equipo de arte y de maquillaje que la han tomado conmigo la decisión de hacerme este look. Comencé a preparar mi personaje con mi coach y lo tengo que decir de verdad, creo que es la primera vez que lo preparo con un coach porque sabía el reto que se me venía encima. Venía de estar 4 años con muchas “mañas” que se le quedan a uno, en el buen sentido de la palabra, digamos que te vas agarrando cuando tienes un personaje televisivo durante tanto tiempo. Empecé a trabajar con un coach para poder quitar un poco como esos hábitos y ya una vez llegar al set ponerme en las manos de mis directores.

Carmen Villalobos©@cvillaloboss
Carmen Villalobos preparó su personaje de Lucía Sanclemente con ayuda de un coach profesional

¿Tienes alguna anécdota divertida con William Levy?

Con William nos reímos mucho. Ambos somos de la costa, del mar. Yo creo que eso ha sido como chévere para podernos entender. Tenemos personalidades muy parecidas en cuanto a eso, somos gritones, bulleros, somos alegres, nos encanta la música, la ‘jodedera’ como diríamos aquí en Colombia. Antes de cada escena como que nos reímos muchísimo por cualquier tontería que nos pase. Pasa la mosca y ya nos morimos de la risa y entramos en buena actitud a la escena.

¿Cómo ha sigo grabar en tu natal Colombia?

Ha sido muy bonito. Te tengo que confesar que yo no conocía el Eje Cafetero. Estaba dentro de mi destino turístico aquí en mi país y bueno por las grabaciones tuve que ir y me la pase increíble porque, tengo que ser muy honesta, las tres primeras semanas que estuvimos en el Eje Cafetero, yo no grababa mucho. Entonces, yo tenía una escena o dos escenas al día y el resto era piscinita, jodedera... De verdad la pasé muy bien. Obviamente no podíamos salir porque seguimos en pandemia, hay un virus que sigue entre nosotros. No podemos hacer como antes que nos íbamos a turistear, pero, solo el hecho de estar en una hacienda como la que estábamos, en la Hacienda Venecia, rodeados de tantos paisajes tan bonitos, de muchos animales. Veníamos de estar encerrados en una pandemia. De verdad fue una experiencia muy, muy buena. En lo personal, fue una experiencia súper bonita.

William Levy y Carmen Villalobos©@cafeconaroma
William Levy y Carmen Villalobos tienen una gran química fuera de la pantalla chica y eso ha facilitado aún más sus escenas en la telenovela

De cierta forma el estreno de Café con Aroma de Mujer es un bálsamo para todos los que hemos estado en casa encerrados, ¿cómo te sientes de poner tu granito de arena para ayudar a que la audiencia se divierta un poco, se entretenga y se olvide por un momento de lo que está ocurriendo?

Yo creo que con la pandemia la gente se dio cuenta de lo importante que es el arte en la sociedad, el papel tan grande que jugamos como artistas dentro de la sociedad. Siempre he dicho que nuestro trabajo más grande es ese, entretener. Yo hago televisión para entretener, yo no hago televisión ni para educar ni para dejar un ejemplo ni nada. La finalidad en cuanto a mi trabajo es entretener y que bueno que en medio de todo esta crisis que estamos viviendo hoy en día podamos tener un producto tan bonito como Café con Aroma de Mujer, donde el agente se pueda sentar en familia, todas la noches a disfrutar de esta gran historia.

En estos meses que llevas de intensas grabaciones, me imagino que Sebastián (Sebastián Caicedo, su esposo) ha sido un gran apoyo para ti como un refugio, por así decirlo, de tanto trabajo y ajetreo...

Definitivamente, aunque nosotros andamos en proyectos personales super fuertes. Él no está tanto tiempo aquí en Bogotá. Hemos estado también tiempo separados durante las grabaciones pero nada, ‘Sebas’ siempre ha sido un gran apoyo para mi y él está conmigo en las buenas, en las malas y en las regulares... Así que qué felicidad llegar a casita y saber que cuento con él. Y si no está en casa, saber que lo puedo llamar y poderle contar mi día a día y que él me pueda contar su día.

Estás en medio de Café con Aroma de Mujer y a lo mejor vienen muchos proyectos, pero, ¿hay la posibilidad de que ustedes estén pensando en agrandar la familia o todavía no es momento?

La agrandamos, hace cinco meses llegó un nuevo peludo a la casa, se llama Capuchino. Él forma parte de nuestra familia y ahora ya somos cinco: Sebastián, yo, Mambo, Freud y Capuchino. En cuanto a bebés, todavía nos abemos, yo creo que en este momento no se nos pasa por la cabeza tener un bebé, pero bueno Dios es el que manda y el que decide.