Cocina Ext.

Dieta mediterránea: la mejor receta para reducir el colesterol y la hipertensión

Por primera vez un estudio científico prueba que este tipo de alimentación ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, más incluso que las dietas bajas en grasas

El aceite de oliva es uno de los alimentos indispensables en la dieta mediterránea.


Que la dieta mediterránea es una de las más saludables de cuantas existen es algo más que aceptado y conocido por todos. Sin embargo, faltaban las pruebas científicas que así lo avalaran (o, al menos, que lo avalaran a gran escala). Pruebas que acaban de ver la luz gracias a un estudio centrado en investigar los beneficios de esta dieta (trabajo en el que participan 16 centros de investigación y más de 200 centros de salud de ocho comunidades autónomas) y cuyas conclusiones parecen no dejar lugar a dudas: seguir una dieta rica en vegetales, cereales, lácteos, pescado, frutos secos y aceite de oliva ayuda a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores tomaron una muestra de 772 pacientes con una edad media de 70 años y que presentaban factores de riesgo vascular. Los participantes fueron divididos en tres grupos y sometidos a una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva virgen en el primer caso, a una dieta mediterránea complementada con frutos secos en el segundo, y a una dieta de control baja en grasas en el tercero. Sólo tres meses después se comprobó cómo en los dos primeros casos, los niveles de colesterol malo, de glucosa y de presión arterial habían disminuido, mientras que en el tercero o bien se habían mantenido o, incluso, aumentado.

Unos resultados, que aparecen publicados en el último número de la revista Annals of Internal Medicine y que fueron presentados ayer en la sede del Consejo Superior de Investigaciones Científicas -CSIC- por el coordinador del proyecto, Ramón Estruch (especialista de medicina interna del hospital Clínic de Barcelona).

No obstante, es importante señalar que tan sólo se trata de unos resultados preliminares, ya que el estudio forma parte de otro mucho más amplio cuyo objetivo es seguir a 9.000 pacientes durante no menos de cuatro años para obtener evidencias científicas totalmente definitivas, y poder considerar así a la dieta mediterránea, ya con el respaldo de la ciencia, como una de las mejores recetas para proteger nuestro corazón.