Cocina Ext.

Mil y una maneras de cocinar las acelgas

Con sólo 18 calorías por cada 100 gramos, este alimento está especialmente indicado en las dietas de adelgazamiento

En sopas y potajes, como guarnición de carnes y pescados, cocidas, rebozadas o salteadas (como en la imagen)... las acelgas tienen una gran versatilidad en cocina.

Las pencas rellenas resultan una buena opción para que los niños comiencen a probar esta verdura.


La facilidad de su cultivo, su abundancia en el mercado o su asequible precio hacen que, en ocasiones, las acelgas sean consideradas como una verdura ordinaria o de categoría pobre. Sin embargo... ¡nada más lejos de la realidad!: son refrescantes, diuréticas, muy digestivas, nos ayudan a regular el tránsito intestinal gracias a su alto contenido en fibra, aportan cantidades muy importantes de vitaminas y minerales (especialmente potasio, calcio y hierro) y, lo mejor de todo, resultan un aliado perfecto para cuidar la línea.

Y es que, según cómo se cocinen, estas milenarias verduras (incluidas ya en la alimentación de griegos, romanos y árabes) se convierten en uno de los productos imprescindibles de las dietas de adelgazamiento, ya que tan sólo aportan 18 calorías por cada 100 gramos: en ensalada, hervidas, al vapor, sofritas con un poquito de ajo y aceite... Y para los que no quieren o no tienen necesidad de andar peleándose con la báscula, la acelga ofrece también todo un mundo de posibilidades gastronómicas. Éstos son algunos trucos y consejos para que les saque el máximo partido:

-A la hora de elegirlas, escoja las que presenten hojas bien brillantes y de un color verde oscuro uniforme, ésta es la mejor garantía de calidad y frescor.

-Las acelgas con hojas muy grandes, ásperas, de color verde amarillento y con tallos fibrosos advierten de que la planta ya ha florecido o está a punto de hacerlo, lo que hace que sus pencas desarrollen un sabor muy amargo.

-La acelga se presta a cocinarla en dos partes: por un lado las hojas, que se preparan de manera similar a las espinacas; por otro, la penca, que se puede saltear, rellenar y rebozar. Si las pencas se dejan enfriar, se pueden consumir como un ingrediente más de las ensaladas.

-Si opta por hervirlas, es aconsejable consumir el caldo de cocción o utilizarlo en otras preparaciones culinarias.

-Tenga en cuenta que las hojas verdes y finas se cuecen antes (necesitan la mitad del tiempo de cocción que las pencas). Por ello se aconseja cocinarlas en dos partes, y así se evita que las hojas queden demasiado cocidas y blandas.

-Recuerde que es un alimento de vida corta. Por ello, conviene consumirla en 2 ó 3 días desde su compra. Guardada en el frigorífico se conserva unos días más.

-Si se compra fresca y se desea congelar, se ha de escaldar previamente durante 2 ó 3 minutos en agua hirviendo.



  Recetas relacionadas
 Ver descripcion ACELGAS REHOGADAS
 Ver descripcion CREMA DE ACELGAS CON BERBERECHOS
 Ver descripcion ACELGAS A LA EXTREMEÑA
 Ver descripcion ACELGAS CON SETAS Y QUESO MOZZARELLA
 Ver descripcion PENCAS DE ACELGAS RELLENAS DE SALMÓN AHUMADO
 Ver descripcion TALLOS DE ACELGAS REBOZADOS
 Ver descripcion ARROZ CON ACELGAS
 Ver descripcion REFRITO DE PIÑONES CON ACELGAS SALTEADAS
 Ver descripcion RODABALLO A LA PLANCHA CON ACELGAS
 Ver descripcion EMPANADILLAS DE ACELGA Y JAMÓN SERRANO