Así se diseñaron los looks de 'Cruella', premiada por su vestuario en los Oscar

La diseñadora de vestuario de la película Jenny Beavan logra su tercera estatuilla

Por Amaia León

“El mundo está lleno de oportunidades y yo aspiro a algo más en la vida. Yo lo que quiero es hacer arte... y lo que busco es provocar”. La frase con la que abre el tráiler de Cruella, la nueva superproducción de Disney, no solo resume el leit motiv de su protagonista; podría ser una cita nacida en boca de Yves Saint Laurent, Vivienne Westwood, John Galliano o cualquiera de los grandes modistos que han marcado la historia de la moda reciente. Y es que en este spin-off de los 101 Dálmatas, la moda tiene un papel protagonista, muy, muy relevante. Cruella, interpretada por una Emma Stone de lo más punk, aspira a convertirse en diseñadora, aunque sus inicios tienen poco de glamurosos y mucho de provocación. La misma que quiso transmitir Jenny Beavan, la diseñadora del vestuario, con cada uno de los looks de la protagonista, nada más y nada menos que 47 estilismos diferentes. El trabajo de la figurinista en la película ha sido reconocido con un premio Oscar en la categoría de Mejor Diseño de Vestuario, el tercero de su carrera. 

Cómo vestir a la Cruella más 'punk' de Disney

Si el Londres de los años 70, foco de la estética punk rock, es el marco escogido, se sobreentiende cómo va a vestir Estella, nombre real de Cruella de Vil antes de convertirse en mala malísima. Por eso, las referencias estuvieron claras desde un primer momento para Jenny Beavan, ganadora de dos premios Oscar al mejor diseño de vestuario por su trabajo en Una habitación con vistas (1987) y en Mad Max: Fury Road (2016). Precisamente Vivienne Westwood y John Galliano fueron inspiración para el estilo que buscaba, dos iconos de la pasarela los que sumó la obra de Cristobal Balenciaga, entre otras. Esa forma de vestir rompedora debía adaptarse, claro está, al look Cruella que todos tenemos en nuestro imaginario fruto de las películas anteriores sobre los famosos dálmatas de Disney. De ahí que el colorido se mantenga en negros y blancos, con pinceladas rojas en los grandes momentos. 

Sin embargo, según explica la diseñadora, lo que realmente marcó el vestuario fue el nuevo guion, la historia de Estella/Cruella, que comienza vistiéndose con ropa del cubo de la lavadora, hasta que se encuentra (y se enfrenta) con la Baronesa von Hellman, interpretada por Emma Thompson. "Al leer el guion, tengo que entender a cada personaje. Entonces está claro cómo sera su ropa, es instintivo", explicó Beavan en un encuentro virtual con periodistas de todo el mundo en el que fue desvelando cómo creó los looks más relevantes de la producción. Entre los 47 estilismos ideados, son dos los que no pasarán desapercibidos (y posiblemente pasen a la historia del cine): un vestido rojo satinado que rediseña Cruella y el dos piezas de chaqueta bordada y falda de pétalos con el que su sube al coche de la Baronesa.

Dos looks que ya han dado la vuelta al mundo

Según cuenta Beavan, para el espectacular vestido roto con el que Cruella aparece en una fiesta se inspiró en un diseño de 1955, el vestido Tree de Charles James. Cruella ve en una tienda de segunda mano ese vestido, que pertenecía a la Baronesa, y quiere copiarlo, pero termina por comprarlo, deconstruirlo y reconfeccionar su propia (y espectacular) pieza. "En el cine, siempre hay una historia detrás de cada look, no es solo ropa", afirma la diseñadora. Y las prendas de segunda mano tienen un peso en muy importante en el vestuario de la película, tanto dentro de la propia cinta como en el proceso de creación de sus looks.

Jenny Beaven recorrió varios mercadillos vintage, desde Londres hasta Los Angeles, en los que compró piezas que encajaban en su idea de cómo debía vestir Cruella. Entre ellas, una chaqueta que inspiró el que posiblemente sea el look más espectacular del filme. La imagen de Emma Stone sobre un coche y vestida con una cazadora con aplicaciones bordadas y una inmensa falda roja ha dado la vuelta al mundo incluso antes del estreno oficial. Pero conseguir ese estilismo no fue nada fácil: para crear una falda que cubriera el coche, se recortaron y cosieron a mano nada menos que 5.060 pétalos. Cuenta Beavan que puso a trabajar en su taller a decenas de personas y necesitaron mucho espacio para ir conformando esa pieza que, finalmente, quedó impresionante. 

Además de los 47 looks de Cruella, Beaven y su equipo -cuyo trabajo reconoce imprescindible para crear un armario de esta magnitud- tuvieron que idear la ropa de la Baronesa von Hellman -"más clásica e inspirada en los años 50"- y dos colecciones completas más -dado que las protagonistas son diseñadoras- con referencias a María Antonieta y los años 60. Una superproducción, también en términos de moda, que podremos ver a partir del 28 de mayo a través de Disney+.

Más noticias sobre:
Últimas Noticias
Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema




Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen:



Para Comentar Registrese