Diez pueblos deliciosos de la costa española

La playa, los pescaítos junto al puerto, la subasta del pescado, el tipismo de sus calles que van a dar a la orilla, los miradores, el ambiente marinero... Hemos elegido para nuestra fotogalería de esta semana un puñado de encantadoras localidades que reúnen sobrados alicientes para disfrutar de unas vacaciones en el mar.

by hola.com

Combarro, Cudillero, San Vicente de la Barquera, Getaria, Cadaqués… Empezando por Galicia recorremos la costa española y nos detenemos en diez pueblos con sabor a mar que nos han gustado mucho. Cada uno tiene su encanto particular, en uno son sus hórreos al borde del agua; en otro las casonas que se asoman a sus calles empinadas, en otras el trasiego de su puerto pesquero… Con algunas de sus mejores imágenes hemos compuesto un álbum de fotos con el que queremos sugerirte una selección de recomendables destinos a los que escaparte este verano.

* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
CADAQUÉS (GIRONA)

Blanco y azul en una combinación perfecta con sus playas, su esencia pesquera y el arte que desprende gracias a uno de sus habitantes más ilustres, Salvador Dalí que sitúan a esta localidad del Ampurdán en el vértice de un triángulo esencial para conocer su gran obra. Pura belleza mediterránea. Foto: Kim Castells

No dejes de… acercarte a Portlligat, un pequeño pueblo en el término municipal de Cadaqués donde el pintor encontró su refugio. Allí se visita su Casa-Museo el lugar en el que, junto a su esposa Gala, encontró su refugio . 
CALETA DEL SEBO (ISLA GRACIOSA)

La capital de la isla de La Graciosa es una pequeña localidad donde apenas habitan 650 personas y donde van y vienen los barcos de línea que unen la isla con Lanzarote. No hay ruidos, ni polución, ni carreteras asfaltadas, solo la tranquilidad de sus gentes, pescadores que al atardecer se sientan a orillas del mar, frente a sus casas blancas a limpiar las capturas del día.

No dejes de… Ir a la playa de Las Conchas, a cinco kilómetros de Caleta, es la más bella de la isla; Y bucear en sus fondos submarinos que atesoran la mayor biodiversidad de las Canarias.
 
CALELLA DE PALAFRUGELL (GIRONA)

Uno de los secretos mejor guardados de la Costa Brava, su belleza inspiró al mismo Serrat en una canción que se ha convertido en todo un símbolo de la vida en el Mediterráneo.

No dejes de… Visitar el jardín botánico de Cap Roig, degustar un buen arroz en alguno de sus chiringuitos y subir al exclusivo hotel El Far, en su terraza disfrutarás de una de las mejores vistas al mar, las playas y la propia Calella de Palafrugell. 
COMBARRO (PONTEVEDRA)

Con una de las estampas más bellas y típicas de Galicia, Combarro se recoge entre el mar y la tierra, con su puerto pesquero, su singular casco viejo y sobre todo su colección de hórreos alineados al borde la ría, todo un ejemplo de arquitectura popular. Allí se contempla el marisqueo durante la marea baja, el arreglo de redes, las idas y venidas de sus barcos pesqueros.

No dejes de… degustar sabrosos pescados y mariscos que allí se sirven en bandeja. 
PEÑÍSCOLA (CASTELLÓN)

Una de las ciudades más bellas del Mediterráneo, situada al norte de Castellón, gracias a su empedrado casco histórico, a su ciudadela medieval protegida por las murallas y coronada por un castillo templario que vio envejecer al Papa Luna y que fue construido en una pequeña península cuyo istmo está hoy repleto de restaurantes y flanqueado por dos hermosas playas. En torno a ellas ha crecido la ciudad moderna.

No dejes de… Disfrutar de los cinco kilómetros de arena de su playa Norte, subir a su castillo y deleitarse con las vistas desde lo alto. 
LASTRES (ASTURIAS)

Es una de esas poblaciones marineras que conserva todo el sabor de los pueblos de pescadores de antaño con sus casas apiñadas y superpuestas en un empinado caserío que asciende desde el puerto y hacen de esta villa uno de los rincones más bellos de Asturias. Llegar hasta ella a primera hora de la tarde, cuando las barcas pesqueras hacen su aparición en el puerto y da comienzo la lonja y subasta de pescado es todo un placer.

No dejes de… Asistir a las subastas de pescado, probar sus sardines a la plancha acompañadas de un buen cabrales y una sidra de la zona y dar un paseo por su casco antiguo.
 
GETARIA (GUIPÚZCOA)

Marinera y cantábrica una preciosa villa guipuzcoana de rasgos medievales asomada al mar y famosa, entre otras cosas, por su ratón un monte cuya silueta recuerda a este animal. Muy vinculada al txacolí, un vino joven y ligero ideal para combinar con pescados, sus viñedos y bodegas son uno de sus principales reclamos turísticos.

No dejes de… visitar el Museo Cristóbal Balenciaga y disfrutar de las obras de este maestro de la alta costura. 
SAN VICENTE DE LA BARQUERA (CANTABRIA)

Una bonita villa marinera cántabra fundida con la magia del Parque Natural de Oyambre. Una estampa inmejorable con el magnífico telón de fondo de los Picos de Europa que la arropan y el mar de frente, su largo puente de la Maza, construido en tiempos de los Reyes Católicos y su semblante marinero con sus barquitas decorando la ría hacen de esta localidad un imprescindible en las listas de las más bellas. Foto: José García.

No dejes de… visitar su antigua villa medieval, su castillo y sobre todo el Parque Natural de Oyambre con sus espectaculares playas y dunas.
 
CUDILLERO (ASTURIAS)

La estampa de este pueblo asturiano abalconado frente al mar es difícil de olvidar. Es un pueblo de rincones, recogido sobre sí mismo en donde lo importante es perderse y disfrutar de sus olores, colores y sabores. Da igual, hagas lo que hagas, siempre acabas en el puerto con solo dejarse caer por sus calles empinadas. Foto: José Ramón Navarro Tudela.

No dejes de… Degustar el pixín en alguno de los restaurantes de la Plaza de la Marina. 
ALTEA (ALICANTE)

Esta localidad alicantina se ha convertido en todo un emblema en la Costa Blanca. Un viejo pueblo de pescadores de casas blancas, encaladas, con flores en sus muros y calles laberínticas. Allí han recalado artistas como Benjamín Palencia, el alemán Eberhard Schlotter, escritores como Alberti y editores que han creado, además de dos editoriales con el nombre de la localidad, el importante Premio Altea de Novela que se entrega allí mismo, junto al mar.

No dejes de… Asistir a la lonja de pescadores donde en las tardes se subastan las capturas del día y cenar en alguno de los coquetos restaurantes que por la noche sacan sus terrazas y decoran con velas sus mesas.
 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie