Domquartier o la ruta de los poderosos por Salzburgo

Quince mil quinientos metros cuadrados de lujo, dos mil obras de arte y mil trescientos años de historia. Las cifras del espectacular complejo museístico que acaba de abrir sus puertas en la ciudad austriaca son, cuanto menos, abrumadoras. Nos colamos en él para enseñarte por dónde se movían los caprichosos príncipes-arzobispos tiempo atrás.

by hola.com En Austria y en pleno centro de Salzburgo, el espectacular Domquartier es la atracción de la temporada. Más que un museo, es un conjunto arquitectónico, artístico e histórico único en Europa que propone una ruta circular por el barrio de la Catedral para conocer donde estaba en épocas pasadas el centro de poder de los príncipes-arzobispos, esos que gobernaban y atendían las necesidades ‘terrenales y celestiales’ de su pueblo de manera absolutista.

VER GALERÍA

El conjunto lo forman hoy la Residencia, la Catedral y el Monasterio de los Benedictinos San Pedro. Un legado artístico que abarca un buen número de estilos – románico, gótico y, sobre todo, barroco- y contribuyó, desde la Edad Media, al desarrollo cultural, intelectual y espiritual de la zona.

La idea de esta ruta circular no es nueva, la tuvo allá por el siglo XVIII el príncipe-arzobispo Guidobald, Duque de Thun, uno de los grandes artífices de que Salzburgo sea conocida como la ciudad barroca por excelencia de los Alpes. Fue él quien durante los 14 años de su gobierno mandó construir los Arcos de la Catedral -cuyos oratorios ahora albergarán exposiciones especiales-, las plazas de la Residencia y de la Catedral, y la galería de arte que hoy en día se conoce como la Galería Larga de la abadía de San Pedro.

VER GALERÍA

La ruta ha permanecido durante doscientos años cerrada al público, pero ahora el conjunto Domquartier permite acceder, con una sola entrada, a todos sus espacios, desde las Salas de Representación y la Galería de la Residencia, a los museos de la Catedral, de San Pedro, así como a la colección de arte barroco Rossacher en el Museo de Salzburgo y a las exposiciones temporales. E incluso ir más allá, porque también se puede recorrer la plaza de la Catedral desde las alturas para contemplar, simultáneamente, unas vistas impresionantes de la ciudad y las montañas que la enmarcan.

VER GALERÍA

Entre los imprescindibles en esta ciudad de Austria, no hay que perderse el fresco de Rottmayer y los espejos, candelabros y relojes que decoran las 15 suntuosas Salas de Representación de la Residencia; la colección de pintura europea de los siglo XVI al XIX de la Galería de la Residencia; la terraza de los Arcos de la Catedral, sobre el casco antiguo de la ciudad; el elaborado decorado de estuco del Oratorio de San Ruperto y sus exposiciones temporales enfocadas en el barroco; el coro barroco de la Catedral; las piezas de orfebrería y textiles del Museo de la Catedral; las curiosidades de la Cámara del Arte y las Maravillas; los cuadros de gran formato de la Galería Larga -70 metros adornados con espléndidos estucos-; la colección de arte del monasterio más antiguo de la zona, el de San Pedro; y la famosa bóveda gótica de la iglesia de los Franciscanos. Un abrumador conjunto para darse un atracón de arte en pleno corazón de Salzburgo.

VER GALERÍA

INFORMACIÓN PRÁCTICA
Domquartier
Precio de la entrada: 10-12 € (adultos), 4-5 € (niños)
Horario: de lunes a domingos, de 10 a 17 horas. Martes cerrado
En julio y agosto, abierto todos los días.

Más información
Turismo de Austria

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie