Aquí hay playa (y desierto), Maspalomas para este otoño

Una escapada al sur de la isla de Gran Canaria para descubrir el amplio campo de dunas de Maspalomas, un inmenso arenal protegido que recuerda en pequeño a algunos desiertos africanos y además pasa por ser uno de los espacios más fascinantes del archipiélago.

by hola.com


En contraposición al dominante verde de la frondosa vegetación de Gran Canaria y al marrón de su perfil rocoso, en la franja costera de San Bartolomé de Tirajana, al sur de la isla, el paisaje está teñido de un mágico color dorado, es el que ofrecen las dunas de Maspalomas. Un bello y singular espacio de alto valor ecológico en el que se alternan largas playas de arena, un gran palmeral, una valiosa charca de aguas someras y un extenso campo dunar que al atardecer o al alba, cuando el sol lo tiñe de fuego, ofrece un espectáculo visual único. 

VER GALERÍA

Un faro domina las dunas. Se sitúa en el extremo meridional de la isla, y sirvió durante décadas para orientar las líneas de vapor que cubrían las rutas entre Europa y América. Cuando se levantó, allá por 1861, el lugar era un paraje deshabitado, incomunicado del resto de la isla, la única construcción al final de una larga línea de arena que comenzaba en los que ahora es la playa del Inglés y se cerraba en las cercanías del oasis de Maspalomas. Hoy, todo ha cambiado a su alrededor, ahora es una concurrida zona donde se concentran grandes hoteles, tiendas y locales de ocio de este destino de sol y playa. 

VER GALERÍA

A la izquierda, mirando desde el mar, arranca el paseo que lleva a la playa de Meloneras, donde se descubre el yacimiento de Punta Mujeres, un magnífico ejemplo de los asentamientos aborígenes canarios que se remonta a los siglos VII-IX d.C. y se disfruta de uno de los más animados ambientes del sur de la isla; a la derecha, quedan las dunas y la playa de Maspalomas. A poco que uno se vaya alejando del faro en dirección a estas se esfuma todo rastro de presencia humana y son las aves las que reinan en este hábitat natural. Las aves y una escasa aunque tenaz vegetación capaz de sobrevivir en este territorio seco e inhóspito. Así se hacen notar especies como el tarajal, el balancón, las siemprevivas o las aulagas, que ponen su pequeña nota de color en el paraje.

Los hay que van en busca de las lujosas urbanizaciones de la playa del Inglés, unida a la de Maspalomas –es realmente la misma playa pero con otro nombre- a lo largo de varios kilómetros de arenas blancas y finísimas, pero quienes quieran disfrutar del paraje protegido en toda su extensión deben adentrarse en este desértico espacio donde el ímpetu del océano empujado por los vientos dominantes ha ido agolpando sedimentos que desaguan los barrancos cercanos.

VER GALERÍA


Hay que acercarse al palmeral, donde crecen múltiples ejemplares de este endemismo canario, y también a la charca, cuyas aguas frecuentan numerosas especies de aves, dos de los ecosistemas que constituyen la reserva. El tercero es la sugestiva y bella sucesión de dunas de arena móviles modeladas por el viento procedente del océano que en algunos casos llegan a alcanzar más de diez metros de altura. Hasta aquí llegan los que buscan intimidad entre las dunas, tomar el sol alejados de miradas indiscretas o los que se apuntan a disfrutar de la experiencia inolvidable de caminar por ellas al caer el sol a lomos de un dromedario. La recompensa a este desierto no puede ser más sugerente, porque tras ellas surge un horizonte de un profundo color azul difícil de olvidar.

GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar
Numerosas compañías áreas vuelan al Aeropuerto de Gran Canaria desde la península. Maspalomas está a 31 kilómetros por la GC-1. También se puede llegar en barco al puerto de la Luz con Transmediterránea [transmediterranea.es], Naviera Armas [naviera-armas.com] y Fred Olsen [fredolsen.es]. 

Dónde dormir 
Grand Hotel Residencia
 [grand-hotel-residencia.com]. Hotel de lujo con villas de estilo canario que incluye un suntuoso spa.
Riu Grand Palace Maspalomas Oasis [riu.com]. Un cinco estrellas rodeado de jardines con palmeras y acceso directo a la playa.
Seaside Palm Beach [hotel-palm-beach.com]. Alojamiento de diseño junto a las dunas. Completas instalaciones deportivas. Saunas y piscinas.

Dónde comer 
Las Rías
 [Meloneras, lasrias-meloneras.com]. Casa gallega con amplios espacios desde los que se divisa el mar.
Rías Bajas [Playa del Inglés, riasbajas-playadelingles.com]. Propuestas de mar y tierra y postres imaginativos.
Grand Hotel Residencia [Maspalomas, grand-hotel-residencia.com]. Gastronomía gourmet en este restaurante premiado en numerosas ocasiones por su amplia oferta culinaria de especialidades canarias, cocina internacional y selectos vinos.

NO DEJES DE… Acercarte a Fataga, caserío típico canario rico en arquitectura popular, rodeado de palmerales y situado sobre un estratégico risco. Tomar la vertiginosa y bellísima carretera GC-60 que asciende hasta el norte de la isla, pasa por San Bartolomé de Tirajana y atraviesa barrancos muy hondos y abruptos, diques volcánicos y una frondosa vegetación. Y también conocer el Roque Nublo, un monolito de piedra volcánica, símbolo del parque rural del mismo nombre.

Si te gusta Canarias, también te interesará:

Cinco spa para relajarte en Canarias

Las playas vírgenes más bellas de Europa

Síguenos en @holaviajes

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie