Hugo Silva, Mario Casas y las brujas de Zugarramurdi

Ha sido la nueva y alocada comedia de Alex de la Iglesia la que ha unido a ambos actores y ha vuelto a poner en el mapa a esta mágica localidad navarra que sabe mucho de brujas, inquisidores, hogueras y pócimas. Es el momento de descubrir qué tiene de misteriosa.

by hola.com VER GALERÍA

Dice Alex de la Iglesia que Zugarramurdi es “algo extraterrestre, una especie de fruto maduro, con unos bosques especiales, que te llevan a un lugar que creías que no existía en este país”. Así es fácil entender que haya elegido este pueblo como decorado y argumento para su nueva película. Sus protagonistas, los atractivos Hugo Silva y Mario Casas, quienes dan vida a un par de atracadores de medio pelo que huyen de la policía cargados con un suculento botín. De camino a la frontera francesa, el destino les llevará a detenerse en Zugarramurdi, donde tres misteriosas mujeres que, en realidad, son brujas con poderes sobrenaturales intentarán acabar con ellos y desatar una poderosa maldición que podría acabar con la Humanidad.

VER GALERÍA

Click en las imágenes para acceder a la galería

Acabado el rodaje de la película en la que también otros actores como Carmen Maura, Terele Pávez, Santiago Segura, Pepón Nieto o Secun de la Rosa han convivido en el pueblo con más de 700 figurantes, entre vecinos y turistas, ahora es el estreno de Las brujas de Zugarramurdi lo que anima estos días a una escapada al Pirineo navarro para empaparse de los misterios que rodean al pueblo de las brujas y emprender un apasionante viaje en el tiempo en el que se mezclan fantasía y realidad.

VER GALERÍA

Más allá de sus calles, del caserío blanco y de los verdes que colorean su entorno, lo que todo el mundo llega buscando en Zugarramurdi, un pueblo de poco más de 200 habitantes, es la cueva que guarda celosamente a las afueras del pueblo, donde el arroyo Orabidea –Infernuko erreka, que significa “que nace en el infierno”- ha excavado un túnel natural de 120 metros de largo con alturas de hasta 12 metros y dos galerías elevadas.

VER GALERÍA

En su interior no hay ni estalactitas ni estalagmitas, ni pinturas rupestres. Su atractivo es ese halo mágico que la envuelve por haber sido hasta el siglo XVII escenario de aquelarres, festines desenfrenados, danzas en torno a hogueras y orgías a la luz de la luna. Aquí se desarrollaron los acontecimientos que dieron lugar al proceso por brujería más renombrado de toda la Inquisición española, cuando 300 personas de Zugarramurdi, el valle de Baztán y la comarca de las Cinco Villas fueron acusadas de haber participado en aquelarres, algunos de los cuales fueron condenados a la hoguera. Un panel a la entrada de la cueva recuerda los nombres de aquellos vecinos y una celebración recuerda el Auto de Fe de 1610 con el tradicional zikiro jate, una comida popular en la que se sirve cordero asado en estacas.

VER GALERÍA

La visita a este enclave natural en el que resuenan los ecos de la historia y la leyenda hay que completarla con el Museo de las Brujas, alojado en el antiguo hospital de la localidad, aborda a través de exposiciones y audiovisuales todas las cuestiones relacionadas con el mundo de la brujería a la vez que retrata a la sociedad navarra del siglo XVII con sus mitos y sus leyendas. Y, más allá seguir el Sendero de los Contrabanditas, un cómodo paseo entre prados y bosques que une Zugaramurdi con las cuevas de Urdazubi/Urdax y a las de Sara, en Francia, y que conforman una etapa de los cuatro itinerarios en que se divide la Ruta de la Brujería en Navarra.

Y si lo que te interesa es descubrir otros destinos relacionados con nuestros famosos, pincha AQUÍ.

-------------------------------------
Síguenos en @HolaViajes
-------------------------------------

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie