Un viaje fotográfico a la romántica Ronda

La ciudad malagueña siempre merece una escapada. Que por algo es cuna de célebres toreros, morada de leyendas e inspiración constante para escritores y cineastas.

by hola.com

Ronda es, en realidad, dos ciudades bien diferentes: la Ciudad Vieja y la Ciudad Nueva, unidas por el puente del Tajo, por cuyos fondos descienden las aguas del río Guadalevín. Y además es la más romántica de España, no hay una sola de sus calles antiguas, decoradas con señoriales palacios en los que aún hoy residen algunas de las más notables familias de la aristocracia andaluza, ni de sus esquinas ni de sus plazas que no tenga una leyenda o una historia de amor que narrar. También es la ciudad de los bandoleros, que tantas veces la amenazaron en otro tiempo, y, por supuesto, la de los toreros. Ahí está su coso taurino para dar testimonio de ello y una dinastía, la de los Rivera, para la que la ciudad está llena de buenos recuerdos. Es hora de que la descubras por ti mismo, de momento, te la retratamos en imágenes. Fotos: © Andrés Aguayo Maldonado-Turismo de Ronda.

* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
MURALLAS Y PUERTAS
Entre el legado árabe de Ronda se cuentan varios tramos y puertas de la cerca amurallada, como los de la Cijara y la Albacara, los baños árabes, el alminar de San Sebastián, la Casa del Gigante y el Palacio de Mondragón. 
SANTA MARÍA LA MAYOR
La más soberbia edificación religiosa de la ciudad se alza en la plaza de la Duquesa de Parcent, sobre la antigua mezquita aljama de la ciudad, obra del siglo XIII de la que aún se conservan restos del mihrab. En su interior se combinan los estilos gótico - en el tramo que rodea el altar mayor y el baldaquino- y renacentista. 
PUENTE NUEVO
Si hay un lugar para contemplar el Tajo es el Puente Nuevo, al que asomarse para encontrar en el fondo –como diría Pemán- miedo, vaticinios, oraciones o versos. Desde la segunda mitad del siglo XVIII la que fue la mayor obra civil de su tiempo une las dos ciudades históricas de Ronda y se alza sobre un profundo barranco de noventa y dos metros de altura por cuyos fondos descienden las aguas del río Guadalevín. 
ARCO DE FELIPE V
Construido durante el reinado de Felipe V, de ahí su nombre, este arco se sitúa donde hasta 1742 estaba la antigua Puerta Árabe del puente, que unía las dos partes de la ciudad. Un monumento simple pero de gran belleza que consta de un arco doble de sillería, coronado en tres pináculos y en el que se puede ver la concha de los Anjou y el escudo Real de los Borbones. Detrás del arco se admira la magnífica vista de la parte nueva de Ronda, plasmada por tantos pintores a su paso por la ciudad.

 
BALCÓN DEL TAJO
Descartado para los que padecen de vértigo, este impresionante balcón situado en la Alameda del Tajo, junto a la plaza de toros y al borde de la cornisa del Tajo, ofrece una espectacular panorámica de la Serranía de Ronda.
 
CIUDAD DE BANDOLEROS
De aquella ciudad que fue de bandoleros, Ronda conserva su recuerdo en el Museo del Bandolero, situado frente al alminar de San Sebastián, en cuyas salas se narra la vida y obra de los más célebres bandoleros que surcaron la serranía. 
BAÑOS ÁRABES
Situados en la ciudad baja, en una de las márgenes del Guadalevín, los baños árabes fueron construidos entre los siglos XII y XIII, entre los gobiernos almohade y nazarita; su interior está dividido en el clásico orden de las salas fría, templada y caliente. 
PLAZA DE TOROS
En el albero de la que pasa por ser la plaza de toros más bella de España, con su doble galería de arcos barrocos y la ausencia de tendidos al descubierto, su callejón formado por dos anillos de piedra y los arcos de columnas toscanas que rodean el coso, han toreado los más notables maestros de la historia de la tauromaquia. En su interior acoge un museo centrado en las figuras de Pedro Romero y Antonio Ordóñez. 
CORRIDA GOYESCA
Fue Antonio Ordóñez, abuelo de Francisco Rivera, quien, además de atraer hasta onda a una corte de innumerables admiradores entre los que destacaron Hemingway y Orson Welles, creó la corrida goyesca. Un evento que se celebra en el mes de septiembre y rememora el ambiente y la época del pintor Francisco de Goya, es, sin duda, una cita imprescindible para dejarse ver. 
PALACIO DE MONDRAGÓN
Su patio árabe, enmarcado por un bello arco de herradura de época almohade que se abre al ancho paisaje del Tajo, es el elemento más sobresaliente de este palacio que acoge en su interior el Museo de la Ciudad, con salas dedicadas a la historia y la etnografía. 
CASAS POPULARES
"Las casitas de esta calle de Ronda, con sus cierres en la planta baja, parece que crían barriga. Estas otras tienen los cierros altos... Inclinan la frente. De uno a otro lado de la calle diríase que se quieren acercar, para comunicarse una confidencia maliciosa, sobre el transeúnte que pasa", escribió Eugenio D'Ors sobre la ciudad rondeña.


 
VISTA NOCTURNA
Lo dijo Hemingway, que está enterrado en la finca rondeña de Antonio Ordóñez, abuelo de Francisco Rivera: ""Es a Ronda a donde habría que ir. La ciudad entera y sus alrededores son un decorado romántico. Bellos paseos, buen vino, excelente comida... ¡Quién no ha quedado embrujado por sus encantos! 
PUENTES
En Ronda hay tres puentes sobre el Tajo. El más conocido es el Puente Nuevo (derecha), en la parte más alta del Tajo. En la parte baja de la ciudad, facilitando la entrada a la medina medieval, se halla el Puente Árabe (izquierda), reconstruido en el siglo XVII. Desde allí se ve perfectamente, pues esta a 31 metros de altura, el Puente Romano, que en realidad es de origen árabe. 
VALLE DEL GENAL
Este valle es uno de los enclaves con mayor identidad y belleza en el marco de la Serranía de Ronda, dueño de un puñado de pueblos blancos que adornan la pradera y la montaña y por cuyos pies bajan las aguas de un río joven e inexperto que cicatriza desfiladeros y barrancos. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie