Mónaco, el corazón del lujo

Un destino lleno de glamour y exclusividad.

by hola.com
Desde Hola Viajes os invitamos a realizar con nosotros un viaje fotográfico a este lugar donde además de glamour y exclusividad hay muchos rincones por descubrir. El palacio, su célebre casino, la ópera, la catedral, sus museos, su casco antiguo, sus elegantes calles y sus siempre espectaculares yates fondeando en los puertos, un puñado de rincones que han hecho que los apenas cuatro kilómetros que ocupa sean el foco de todas las miradas. Esta galería es una ventana abierta a una tierra sorprendente, a los pies de los Alpes y bañada por el Mediterráneo, donde no os quedará otro remedio que sentiros un poco estrellas.
* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
Mónaco-Ville el casco antiguo de la ciudad con pequeñas callejuelas que nos conducen a lugares como el Palacio de los Grimaldi, la Plaza de San Nicolás, el Museo Oceanográfico, el Museo de los Recuerdos Napoleónicos, etc. También esta zona está repleta de las típicas tiendas con recuerdos para los turistas, bares y gente paseando al ser peatonal. 
Palacio Principesco y Plaza del Palacio donde cada día, a las 11:55 se produce el relevo de la Guardia de los Carabineros y que, como en otras ciudades, se convierte en un gran atractivo para numerosos turistas.  
El Salón del trono del Palacio de los Grimaldi ha sido testigo de celebraciones tan importantes en la historia del principado como la boda civil entre el príncipe Alberto y Charlene Wittstock y lo fue años antes de las bodas de los príncipes Rainiero y Grace. No solo esta sala es visitable también otras como la de Luis XV, el Salón Mazarin, el patio, la Galería de Hércules, la capilla palatina, o los preciosos jardines de St. Martin. 
Escalera del siglo XVII de doble rampa realizada en mármol de carrara en el Patio de Honor del Palacio de los Grimaldi que da acceso a la Galería de Hércules. Por ella descendieron tanto Charlene como la princesa Grace el día de su boda vestidas de novia camino de la iglesia. Además en ella pudimos ver hace no mucho la fotografía oficial del enlace entre Alberto y Charlene en donde aparecen los príncipes, ya convertidos en marido y mujer, junto a familiares y representantes de las distintas Casas Reales que acudieron al enlace. 
Construido sobre la roca, el Museo Oceanográfico es uno de los lugares imprescindibles si visitas la ciudad con niños o simplemente si te gusta el mar ya que su interior está dedicado al medio marino, a la biodiversidad, a su cuidado y protección. Ahora mismo tienen una exposición sobre tiburones que merece la pena visitar. 
Lo mejor para conocer Mónaco es pasear por sus elegantes y bien cuidadas calles, como esta avenida du Président Kennedy. Cada rincón de la ciudad derrocha exclusividad, y por sus calles te puedes cruzar, de la forma más habitual, con más coches de lujo por metro cuadrado que en cualquier otra ciudad del mundo. Unas calles que cada año se convierten en uno de los circuitos de Fórmula Uno más conocidos transformando la ciudad cuando se celebra el Gran Premio. 
El Festival Internacional de Circo de Monte Carlo se celebra anualmente en Mónaco en la carpa de circo de Fontvieille. Las fechas para el próximo 2014 serán del 16 al 26 de enero y como cada año la familia Grimaldi acudirá a apoyar este festival con su presencia. El distrito de Fontvieille es además famoso por el estadio Luis II de fútbol y por acoger en miles de metros cuadrados ganados al mar el helipuerto que la une con Francia. 
El Grimaldi Forum situado en la Avenida Princesse Grace, junto al mar, es un moderno centro de congresos, exposiciones, sala de conciertos y espectáculos musicales. Este año, hasta el 15 de septiembre acoge la exposición “Mónaco celebrates Picasso” como tributo al 40 aniversario de la muerte del pintor.  
El puerto de Hércules, uno de los más exclusivos del mundo, está siempre abarrotado de yates que cortan la respiración solo con verlos. Además en 2014 estrenará nuevo Yacht Club diseñado ni más ni menos que por Norman Foster. 
El Mónaco Yacht Show es el salón náutico dedicado a los yates de lujo que se celebra anualmente en la ciudad y que este año será los días 25 al 28 de septiembre. Un lugar donde quedarse más que boquiabierto con la espectacularidad de estos barcos casi imposibles que deslumbran a cualquiera. Más de un centenar suelen fondear estos días en el Puerto de Hércules. 
El legendario Casino de Monte Carlo, diseño de Charles Garnier, rodeado de jardines es uno de los principales atractivos de Mónaco donde cientos de turistas pasan a fotografiarse, aunque sea delante de su fachada o junto a los espectaculares coches que suelen aparcar en los alrededores. Escenario de no pocas películas también puedes acceder a él, a lo James Bond, y sentarte en una mesa a jugar al póquer o apostar al black jack. Otras opciones pueden ser tomar algo en las terrazas de los cafés que hay en la plaza, no muy baratos, o ver los escaparates de las joyerías, las mejores están en esta zona, y si uno puede darse un capricho, pues comprar algo de paso. 
Y como Mónaco es, sin duda, la capital del lujo, ir de compras es casi otro de los imprescindibles, las más conocidas firmas de alta costura o joyería tienen sede allí en el conocido como Círculo de Oro. Algo más asequible la zona de la Condamine donde está el Puerto de Hércules y la calle peatonal Princesa Carolina, en la imagen, un lugar para hacer compras tranquilamente y luego sentarse a descansar en alguna de las numerosas terrazas de sus restaurantes. 
En la zona residencial de Larvotto se encuentra la principal playa de Mónaco con el mismo nombre y bañada por el mar Mediterráneo. Allí están también algunos de los principales hoteles de la ciudad como el Monte-Carlo Bay que vemos en primer plano en la imagen y un montón de restaurantes en la zona para poder tomar algo. Aunque no es una playa de arena fina, ya que no es natural, no está mal para darse un chapuzón y alquilarse una cama de día si lo que apetece es un poco de relax. 
Imagen aérea del Monte-Carlo Beach, un hotel de 5 estrellas situado junto a las aguas turquesas del Mediterráneo representa la imagen del glamour que siempre está presente en Mónaco. 
El Concurso Internacional Piromusical de Mónaco se celebra durante varios días los meses de julio y agosto y es todo un espectáculo que puede verse desde tierra o, más espectaculares aún, en barcos con una capacidad para 25-30 personas, si no te puedes permitir algo aún más exclusivo. Fuegos artificiales coordinados con la música. Este año 2013 con la participación de España que quedó el 26 de julio ¡ganadora del concurso! 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie