Pistas para románticos empedernidos (o muy felices) en Flandes

Un recorrido por los lugares más idílicos que mirarás con otros ojos si viajas en pareja.

by hola.com

VER GALERÍA

Pasear por Brujas en una de esas bicicletas vintage de la marca Achielle, fabricadas en esta ciudad y de la que Sarah Jessica Parker y Matthew Broderick son auténticos fans, podría ser una buena pista para recorrer Flandes en plan romántico, pero también una excursión en barco por los canales o una salida en busca de uno de esos rincones alejados de sus rutas más transitadas que animan a besarse. Estas son otras sugerencias:

VER GALERÍA

HAZ CLIC EN LA IMAGEN PARA ACCEDER A LA GALERÍA


El lago del Amor y el puente de San Bonifacio
Brujas es un decorado de cuento, pero si hay dos lugares especialmente románticos para robar un beso a tu pareja estos son el lago del Amor, un remanso de paz con cisnes a solo a diez minutos a pie del centro de la ciudad donde cuenta la leyenda que descansan los restos de la hija de un viejo marinero que prefirió escapar a tener que casarse con un hombre que no amaba; y el puente de San Bonifacio. Después de pasar por ellos, la guinda a este romántico día es una parada en The Chocolate Line, una de las más selectas chocolaterías artesanales de la ciudad, donde caer rendidos a sus dulces tentaciones.

Sint-Martens-Latem
A orillas del poético río Leie, es conocido como el pueblo de artistas más encantador de Flandes. A principios del siglo XX un buen número de ellos comenzaron a establecerse en estos parajes donde encontraron la inspiración. Además del paisaje fluvial único, en sus cercanías se encuentran frondosos bosques, casas de campo, alamedas, lagunas y algunos de los mejores restaurantes del oriente de Flandes.

VER GALERÍA

La Grand Place y el Sablon
De noche, de día, en invierno, en verano. La Grand Place de Bruselas es una de las plazas más hermosas de Europa, y claro, también punto de encuentro de parejas de enamorados venidos de todo el mundo. Después de pasar por ella hay que buscar la tranquilidad en el barrio del Sablon rebuscando en sus mercadillos y tiendas de anticuarios y acabar con una romántica cena a la luz de las velas en uno de sus numerosos restaurantes.

VER GALERÍA

Castillos de cuento
No solo para visitar, también para comer y dormir. Muchos de los tres mil castillos que posee Flandes –medievales, renacentistas, rococós…- han sido reconvertidos en alojamientos y son una buena alternativa a los clásicos hoteles. El plus: su ambiente, que recuerda a épocas pasadas. Y también las delicias gastronómicas de sus restaurantes, sus jardines, su boscoso entorno…

Camino a Damme
El camino que separa Brujas del mar es un paseo encantador para hacer en coche, en bicicleta, a pie o en barco por los canales. Es el auténtico paisaje flamenco, con las casas a orillas del canal, los carriles bicicleta, y pueblos medievales tan pintorescos como Damme.

VER GALERÍA

El Patershol de Gante
Cuando el sol se oculta y el Patershol se ilumina hay que coger la mano a tu pareja y perderte por el entramado de estrechas callejuelas medievales de este barrio antiguo de Gante a los pies del Gravensteen y disfrutar también de su animado ambiente universitario. Para finalizar, nada como una cena o una sauna en el lujoso centro de belleza y bienestar Raj.

VER GALERÍA

Museo del Diamante de Amberes
Nada más llegar a la reluciente Amberes sorprende encontrarse con el imponente edificio de la Estación Central. Unos la denominan la catedral de las estaciones, otros hablan de trenes en un palacio... De una manera u otra, el lugar concentra numerosas personas que se besan o se funden en un abrazo. Así que no te quedará más remedio que imitarles. Justo al lado se encuentra el Museo del Diamante, y muy cerca, Diamondland, el lugar perfecto para sellar un compromiso.

Beaterio de Lovaina
Este conjunto de casas adosadas de ladrillo rojo y rodeadas por una muralla se diría que es un pueblo en sí dentro de Lovaina, un remanso de paz alejado del bullicio estudiantil del Oude Markt. Incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad, antiguamente solo podían pernoctar en él las mujeres; hoy en día, las normas han cambiado. Para comprobarlo nada como alojaros en el acogedor Begijnhof Hotel y elegir su paquete romántico.

GUÍA PRÁCTICA

Dónde dormir
En Amberes, en B&B Aan de keizer, en el hotel Julien y en De Witte Lelie. En Brujas, en De Brugsche Suites, Guesthouse Bonifacius, Martin´s Brugge y B&B nº 11. En Bruselas, en
el hotel Amigo y en BeManos. En Gante, en B&B Be our guest, Verne dreaming y en el hotel De Flandre. En Lovaina, en el Kloosterhotel, y en Malinas, en B&B Dusk till Dawn.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie