Destinos imprescindibles en Navidad

Si eres de los que has hecho méritos este año, tal vez te lo merezcas. Así que toma carrerilla y poner rumbo a uno de esos lugares que siempre figuran en la lista de lo más atractivos en estas fiestas. ¿A cuál te gustaría viajar?

by hola.com VER GALERÍA

Y fue en Belén…

… donde todo comenzó, así que ningún lugar como Bethlehem para vivir con verdadero sentido cristiano la Navidad. A la plaza del Pesebre se abre la basílica de la Natividad, en cuyo anexo se encuentra la iglesia de Santa Catalina, donde a medianoche hay que asistir a la Misa del Gallo. En la gruta subterránea un estrella de plata de 14 puntas rodeada de lámparas de plata señala el punto exacto donde nació Jesús.

VER GALERÍA

Misa del Gallo en el Vaticano

La Ciudad Eterna, el centro espiritual para los católicos, es mágica en cualquier época del año, pero mucho más en diciembre. Después de recorrer belenes tan sobresalientes como los de la plaza de San Pedro, el de la iglesia de Santa Maria in Aracoeli, en lo alto del monte Capitolino, y, sobre todo, el de la Piazza Navona, con su enorme mercadillo, no hay que faltar el día de Nochebuena a la Misa del Gallo en la basílica de San Pedro, o a la de las 12 de mediodía el día de Navidad.

VER GALERÍA

Patinando en Nueva York
Con el encendido del árbol más alto del mundo en el Rockefeller Center a principios de diciembre da comienzo la Navidad en uno de los destinos imprescindibles de estas fiestas: Nueva York. Aunque no se haya ido nunca a la Gran Manzana, a todo el mundo le resulta familiar la estampa de los patinadores deslizándose en el hielo bajo el abeto, las lucecitas en la Quinta Avenida, los escaparates iluminados de los grandes almacenes, la nieve si hay suerte… El cine ha creado la ilusión, pero después hay que vivir estas fiestas en primera persona.

VER GALERÍA .

Con Papá Noel en Finlandia
Si uno piensa en el destino navideño por excelencia para disfrutar en familia es fácil coincidir en citar Laponia. Y es que es allí, en los paisajes nevados del Círculo Polar Ártico, en la ciudad de Rovaniemi, Finlandia, donde se encuentra la casa del entrañable Papá Noel, el personaje que con tanta ilusión esperan los niños cada 24 de diciembre. Además de visitar Santa Claus Village y el cercano SantaPark, hay que disfrutar de un paseo en trineo tirado por perros, enviar una carta desde la oficina central de Papá Noel, conocer cómo se fabrican los juguetes, participar en una escuela de cocina de elfos para aprender a cocinar muñequitos de jengibre…

VER GALERÍA

También en Tokio

A pesar de la catástrofe sufrida en Fukushima y a que solo el 1% de los japoneses son cristianos, la Navidad siempre llega a Tokio y este año no iba a ser menos. Desde luego el ambiente religioso brilla por su ausencia, pero como contrapartida, la iluminación y la decoración de la ciudad resulta deslumbrante -especialmente la del parque Odori y la avenida Ekimae- y el fin de año es un acontecimiento muy especial. Si quieres cumplir con alguno de los rituales para dar la bienvenida al nuevo año, toma nota de estas recomendaciones: sube a las azoteas del Roppongi Hills, con una vista de 360º, visita un templo y oye cómo sus campanas tocan 108 veces para ahuyentar los pecados, compra las paletas de madera que traen buena suerte en el mercado Hagoita, disfruta de la carrera de relevos Ekiden en la montaña Hakone, asiste a la performance de los practicantes de sumo en el santuario Mijo-Jingu, come los fideos soba o visitar el Palacio Imperial el 2 de enero para presenciar una de las raras ocasiones en las que el Emperador saluda al pueblo.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie