En la tierra de los hobbits

Nueva Zelanda se ha identificado y fusionado a la perfección con los escenarios de ‘El Señor de los Anillos’, una de las sagas cinematográficas de mayor éxito de todos los tiempos consiguiendo que la realidad y el mundo de los hobbits, elfos, enanos y magos convivan en armonía.

by hola.com

Cuando Peter Jackson tenía 18 años cogió un tren para ir al sur de la Isla Norte –una de las dos grandes que forman Nueva Zelanda- desde su Wellington natal. En el viaje iba leyendo la saga de El Señor de los Anillos, la mayor obra de J.R. R. Tolkien y cuenta el propio director cómo quedó fascinado al comprobar que el paisaje que veía desde la ventanilla de su compartimento era exactamente igual a la Tierra Media imaginada por el autor británico casi 30 años antes. Cinco años de rodaje y 2.500 personas ayudaron a completar con fortalezas, minas de goblins, torres oscuras y ejércitos de orcos el escenario perfecto para recrear la utopía pre industrial que imaginó Tolkien.

La pequeña ciudad de Matamata, situada en la región de Waikato, en la Isla Norte, es un buen punto de arranque para conocer los escenarios de la trilogía. A las afueras de la misma se encuentra su lugar más célebre, la antigua granja de Alexander, que en menos de seis meses se convirtió en La Comarca, la tierra natal de los hobbits, y que hoy se puede visitar con guía desde el Centro de Información.

La tranquilidad, claridad y el fresco verdor del paisaje de Matamata contrastan con la dureza y la perpetua niebla del Parque Nacional de Tongariro, donde cráteres humeantes y pantanos que desprenden vapor supusieron el emplazamiento perfecto para el ficticio Mordor, dominio de Sauron, El Señor Oscuro. Las nubes bajas, los colores que sedimentan los minerales en los pequeños lagos del parque y el perpetuo olor a azufre consiguen que el visitante casi pierda la esperanza, tal y como le ocurrió a Frodo en su camino hacia la Grieta del Destino, donde debía destruir el anillo único.

Este anillo de supremo poder, el auténtico que aparece en la película, se conserva en una de las ciudades más bellas de Nueva Zelanda: Nelson, situada al norte de la Isla Sur. Concretamente en la joyería Jens Hansen Gold and Silversmith, en la plaza de Trafalgar, donde además de verlo y fotografiarlo se puede encargar una réplica del mismo.

Cerca de la costa oeste de la Isla Sur, en el Parque Nacional Tai Poutini, se encuentra el glaciar Franz Josef, con sus 12 metros de lengua, que junto al glaciar Fox, de 22, forman un valle llamado Te Wahipounamu, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Dar una vuelta por sus laderas de perpetuo hielo solo se posible en helicóptero, una experiencia única que además del aterrizaje en los glaciares permite conocer el escenario donde se rodó la escena de la llamada ‘Iluminación de las Almenaras’.

Queenstown, bautizada así porque “era apropiada para la Reina de Inglaterra”, fue una de las ciudades que más participó en la recreación de la trilogía. Cada día 600 personas hacían cola para participar en el rodaje de alguna de sus escenas. Con una población de 11.000 personas, acoge al año más de un millón de turistas que vienen a recorrer sus frondosos bosques, a navegar por su lago, a coger el funicular hasta el Bob´s Peak o simplemente a tomarse un café en su calle principal, pero, sobre todo, o imaginar en su puerto la escena de la película en que Aragorn desciende de los barcos junto al ejército fantasma de los Muertos del Sagrario para liberar Minas Tirith.

A 20 kilómetros de Queenstown se encuentra la cadena montañosa de los Remarkables, que recorre de norte a sur la orilla del lago Wakatipu. Y después de un paseo de algo más de dos horas, se alcanza el lago Alta, escenario de la huida hacia Ford of Bruinen de Frodo con la elfo Arwen.

Siguiendo a los Remarkables hacia el norte de la isla aparece Glenorchy, la puerta de entrada al Parque Nacional Monte Aspiring, punto de partida de excursiones que llevan a Amon Hen, la morada de la hechicera elfo Galadriel, o a la meseta donde estuvo situada Isengard, sede del malvado Mago Blanco Saruman. Desde Glenorchy se puede contratar una excursión de un día para llegar a la orilla del río Dart, el élfico y verde bosque de Lothlorien, y de aquí en fueraborda emprender una travesía río arriba de 90 minutos a toda velocidad. El viaje termina en un remanso del río donde los guías enseñan donde fueron capturados los hobbits Merry y Pippin por los orcos. Que, fuera de la ficción, y como todo el mundo en Queenstown sabe, eran, en su mayoría, taxistas.

GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar
Desde Londres se puede ir en vuelo directo hasta Auckland, en la Isla Sur, con Air New Zealand. También con Korean Air o Singapore Airlines. Nueva Zelanda Viajes y Kiwi Viajes son dos agencias especializadas en viajes a Nueva Zelanda que operan en España.

Cuándo ir
Los mejores meses son marzo y abril, ya que nuestro verano es su invierno y las temperaturas pueden llegar a bajar hasta los 15 grados bajo cero en algunas zonas de la Isla Sur.

Cómo moverse
Lo mejor para recorrer las dos islas es alquilar un coche en Wellington o en Christchurch con compañías como Jucy Rentals o Jet Star.

Dónde dormir
El hotel Grand Chateau, construido en 1920 pasa por ser uno de los mejores de toda Nueva Zelanda, además está a 15 minutos del parque Tongariro, el fantástico Mordor y fue la residencia de todo el plantel principal durante gran parte del rodaje de El Retorno del Rey. Una opción aún más exclusiva es pasar una noche en la casa rural Fernside, el único modo de conseguir entrar en este pequeño parque nacional, de alquilar una barca hecha a la manera élfica y pasear por su jardín y su río interior como si uno fuera un elfo más llegando a Lothlorien.

Dónde comer
El Red Cliff Bar & Cafe, en Te Anau, tiene fama de servir la mejor cerveza de toda la Isla Sur. The Bunker, en Queenstown, fue un lugar diariamente visitado por los hobbits en las largas noches antes de los rodajes en los alrededores de la ciudad.

La ruta
La agencia Lord of the Rings ofrece un recorrido por la mayoría de los escenarios y localizaciones de la trilogía. En un viaje de cuatro días incluye 20 localizaciones diarias más un viaje en fueraborda y otro en helicóptero visitando los lugares más inaccesibles del rodaje. Su coste es de unos 950 € por persona.

No dejes de…
Admirar las ballenas de la localidad de Kaikoura, especialmente ballenas francas y cachalotes, con empresas como Whale Watch; visitar las cuevas Waitomo, en la Isla Norte, que albergan miles y miles de Arachnocampa luminosa, una variante de luciérnaga diminuta que emite una característica luz azulada e ilumina la cueva al paso de la barca por debajo; y contemplar el paraje más turístico de toda Nueva Zelanda, Milford Sound, un fiordo al suroeste de la Isla Sur de 15 kilómetros que cruza desde el mar Tasman hasta Dale Point y al que Rudyard Kipling llamó “la octava maravilla del mundo”.

Más información
Turismo de Nueva Zelanda

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie