Marinera por dos semanas en un barco de investigación

Si te apasiona el mar y quieres aportar tu granito de arena en la preservación de los cetáceos y tortugas que habitan el Mediterráneo, enrólate en el Toftevaag y participa codo con codo en las tareas de biólogos e investigadores a bordo de un velero centenario consagrado a la conservación.

by hola.com El Toftevaag se construyó hace justo un siglo para pescar arenques por los fiordos de Noruega. Desde hace sin embargo un par de décadas, esta veterana joya de 18 metros de eslora se ha consagrado al estudio y la protección de los delfines, ballenas, tortugas y aves marinas que pueblan el Mediterráneo.

Con una tripulación de biólogos e investigadores capitaneada por Ricardo Sagarminaga, coordinador hasta hace un par de años de la Sociedad Española de Cetáceos, esta especie de laboratorio flotante brinda a un puñado escaso de “simples mortales” la insólita experiencia de trabajar codo con codo con el equipo de expertos y participar como un marinero más en las tareas cotidianas de a bordo, entre las que siempre quedará espacio para disfrutar de la navegación al estilo de antaño, de las espectaculares noches estrelladas en pleno océano y de las visitas en tierra por los distintos puntos de atraque de sus rutas.

Desde el simple avistamiento de los animales desde la cofa del velero hasta la recopilación de datos para ampliar el conocimiento de los ecosistemas marinos y aportar informaciones básicas para su conservación. Desde la toma de muestras de sangre de algunos ejemplares hasta la utilización de marcas de satélite para su monitorización. Todo ello forma parte del día a día, aunque en ocasiones sus tripulantes se entregan también a otras tareas, como enseñar a los pescadores a reducir las capturas accidentales de especies protegidas como el delfín mular y la tortuga boba, o a liberar a los animales de los anzuelos y sedales que a menudo acarrean y que pueden llegar a provocarles la muerte.

Estas expediciones, organizadas por la recién creada empresa de exploración marina y ecoturismo Kai Marine, se han diseñado para surcar las principales áreas de interés para la conservación de cetáceos, aves y tortugas del Mediterráneo. Cada uno de sus viajes prevee una duración de 12 días y se podrá elegir entre la Ruta de los Volcanes, por la costa de Almería y el Cabo de Gata; la de la Sal, que hilvana esta parte de Andalucía con las Columbretes, Ibiza y Formentera; la Ruta del Cachalote, por Formentera, Mallorca y Menorca; la de la Isla del Viento, alrededor de Menorca; la de los Corsarios, por Menorca, Córcega y Cerdeña; la del Vino, por Cerdeña, Ischia, Ustica, Ponza, Stromboli y Lípari; o la Ruta de las Tortugas, entre Almería y Cerdeña.

Todos estos itinerarios están concebidos para, además de los investigadores, llevar a bordo a unos cuatro “profanos”. No es en absoluto un crucero al uso, y desde luego no está hecho para quienes busquen comodidades y lujos. Los participantes duermen en las literas del espacio común del interior del velero y el día a día llega a ser duro, contribuyendo todos en cada una de las tareas: desde las guardias nocturnas o el manejo de las velas hasta la preparación de la comida o los trabajos con los animales. Precisamente por ello es una experiencia tan única. Además, las cuotas de los participantes contribuyen a financiar los proyectos de conservación y sostenibilidad que se llevan a cabo en el Toftevaag.

Algunas pistas
El precio por persona es de 3.650 € e incluye el alojamiento en el barco durante los 12 días de la travesía elegida, tripulación, todas las comidas y bebidas a bordo, los atraques en puerto, el combustible y el seguro, así como la contribución al proyecto de investigación. Se realizarán con un mínimo de cuatro participantes y se pueden solicitar expediciones a medida para grupos mayores. La organización también trabaja en proyectos con base en el Caribe y el Pacífico.

Más información
Kai Marine

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie