Vappu, primavera en Finlandia

El 30 de abril es el primero de los dos días de fiesta “non-stop” que llenan las calles y parques de las ciudades finlandesas de animación con la llegada del buen tiempo. Únete estos días a las celebraciones.

by hola.com

Con la llegada de la primavera en las ciudades finesas la temperatura sube, las terrazas vuelven a ocupar sus lugares y la gente se echa a la calle. La fiesta que marca el cambio de estación es Vappu, que tiene lugar los próximos días 30 de abril y 1 de mayo.
A las seis de tarde comienza oficialmente Vappu. A la hora en punto las botellas se descorchan y la multitud, en cada pueblo y ciudad, se pone sus gorros blancos de graduados que, según la tradición, no pueden lavar nunca, y colocan también el gorro a Havis Amanda, la famosa estatua de la sirena desnuda.

Tras toda la noche de fiesta, la gente se reúne el 1 de mayo en los parques, como en Kaivopuisto de Helsinki, donde más de 70.000 personas se juntan para celebrar esta fiesta nacional con un primaveral picnic. El almuerzo incluye salchichas, ensalada de patatas, rosquillas y tippaleipä, una pasta crujiente de buñuelos, regados con aguamiel casera y espumosos.
Los menos campestres o los que quieran evitar aglomeraciones tienen la opción de disfrutar el tradicional almuerzo Vappu en un restaurante, generalmente con una selección pescados entre los que destaca el delicioso arenque del Báltico. Ni que decir tiene que es necesario realizar una reserva con antelación. Los sitios más populares se reservan incluso con un año de antelación.

Hay también quien prefiere aprovechar las últimas nieves en las pistas de esquí de Laponia, aunque ahora las temperaturas son más amables. Una gran parte de los resorts mantienen las pistas abiertas. La incipiente primavera permite disfrutar de una copa en la terraza después de una jornada de esquí. Además, los complejos más grandes también disponen de un programa especial de Vappu.

Más información
Turismo de Finlandia

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie