El tigre empieza a rugir en China

El 14 de febrero arrancan las celebraciones del Año Nuevo Chino, que en la desconcertante megalópolis de Hong Kong se viven con un estallido de fuegos artificiales, danzas de dragones y una simbología ancestral en un entorno de rascacielos a la última.

by hola.com

VER GALERÍA

Todo absolutamente queda paralizado en la laboriosa Hong Kong durante los tres días centrales del Año Nuevo Chino, que el próximo 14 de febrero dará por finiquitado el Año del Buey para, según su horóscopo, dar la bienvenida al del Tigre. Este comienzo de año regido por el calendario lunar es la gran fiesta de ese increíble hormiguero humano llamado Hong Kong. Y como tal se vive por todo lo alto.

La fiesta comienza con una gran cena familiar en la víspera del Año Nuevo o el primer día de las celebraciones. Dado que en Hong Kong las casas son pequeñas, los restaurantes se convierten en estas fechas en todo un espectáculo, con familias al completo dando cuenta de platos típicos que simbolizan la prosperidad, la longevidad y la buena suerte.

Los chinos, uno de los pueblos más supersticiosos del planeta, consultan también en estas fechas a videntes y geomantes, que atienden sin pudor en los aledaños de templos tan populares como los de Sik Sik Yuen Wong Tai Sin o Man Mo, en los que pedir sus deseos para el año que comienza y agenciarse el favor de dioses y antepasados realizando plegarias o quemando incienso en su honor.

En estos días propicios para garantizarse la buena suerte no se deja nada al azar: las casas se limpian a conciencia en la víspera, las ventanas se abren para que entre la fortuna, y hasta se dejan las luces encendidas de noche para espantar a los demonios. También cualquier objeto punzante desaparece de la vista para no cortar las buenas energías, y por todas partes abundan las golosinas con las que procurarse un año de lo más dulce.

Regalar flores frescas y adornar con ellas las casas es otra de las tradiciones más arraigadas del Año Nuevo Chino, de ahí que mercados como los de Victoria Park o Fa Hui Park luzcan atestados los días previos a la fiesta. Y más habitual todavía resulta entregarse pequeñas cantidades de dinero dentro de los clásicos sobres lai see rojos y dorados –los colores de la suerte– o repetirse hasta la saciedad la frase “Kung Hei Fat Choi!”, que viene a traducirse por algo así como ¡que seas rico! y que dice ya bastante de las prioridades locales.

Desfiles de carrozas, bandas de música y espectaculares coreografías presididas por las danzas del león y el dragón con las que espantar a los malos espíritus estallan por las avenidas del centro, aunque el verdadero plato fuerte es el espectáculo de luz y sonido del segundo día, en el que los fuegos artificiales, sincronizados con música, iluminan durante casi media hora el cielo de la bahía de Victoria Harbour, cercada de rascacielos de diseño que se engalanan para la ocasión con lazos rojos y mensajes de buenos augurios.

Los cruceros que se organizan esa noche por sus aguas se convierten en una tribuna de excepción para disfrutar del espectáculo pirotécnico, al igual que las alturas de Victoria Peak, desde cuyos miradores asoma una panorámica que corta la respiración ante el parpadeo de neón de los bosques de rascacielos de este epicentro asiático del ocio y el negocio en el que la herencia colonial y lo último en arquitectura y modas aterrizadas de occidente se amalgaman a velocidad de vértigo.

Algunas pistas
Cómo llegar
Vuelos a Hong Kong, a partir de unos 700 € con compañías como SWISS. Ambassador Tours (en agencias de viajes) propone todos los servicios de su circuito China clásica y Hong Kong, de 13 días/11 noches, a partir de 2.490 €.

Dónde dormir
The Peninsula, con su escuadra de Rolls Royce apostados a la puerta para uso exclusivo de sus huéspedes, es el paradigma del lujo en Hong Kong, aunque su oferta hotelera de nivel atesora muchos otros “ejemplares”, como el estilosísimo W Hong Kong o el Intercontinental Hong Kong, en el que todos sus restaurantes y dos tercios de sus habitaciones despachan vistas despampanantes a Victoria Harbour, por lo que se convierten en un mirador de excepción a los fuegos artificiales del Año Nuevo Chino.

Más información
Turismo de Hong Kong

Opina en nuestro foro:
¿Has viajado alguna vez a China?

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie