Sube a 2.000 metros de altura... y sin vértigo

No hace falta que seas una experta montañera ni que tengas unas cualidades físicas excepcionales para acceder al corazón de los Picos de Europa. Acomódate en una de las cabinas del teleférico de Fuente Dé y, tras una inolvidable ascensión, siente la emoción de estar rodeada por un circo de descomunales picos.

by hola.com

VER GALERÍA

En el último y más apartado rincón de la cántabra comarca de La Liébana, y a los pies del impresionante circo glaciar donde tiene sus fuentes el salmonero río Deva, se localiza la estación de partida del famoso teleférico de Fuente Dé. Con permiso del que asciende hasta a la cumbre del Teide, en la isla de Tenerife, el teleférico cántabro es el más espectacular y el que mayor cota supera de todos los existentes en España. Al mismo rango que los más famosos de Europa, el teleférico de Fuente Dé es capaz de salvar en tres minutos y cuarenta segundos un desnivel de 753 metros, alcanzando en la estación superior los 1.847 metros de altura.

Desde sus acristaladas cabinas, con capacidad para 20 pasajeros, podrás disfrutar de una perspectiva única e inagotable de la pintoresca comarca de La Liébana. Ya de por sí, la subida en El Cable, sobrenombre con el que también se conoce al teleférico, justifica un viaje al lugar. Las cabinas remontan los 1.640 metros del cable a una velocidad constante de 10 metros por segundo, lo que te permitirá comprobar, en un abrir y cerrar de ojos, que mientras los elementos del fondo del valle se convierten con rapidez en miniaturas, los picos de las cumbres se transforman en descomunales gigantes pétreos.

Asimismo es frecuente, sobre todo a primera hora de la mañana, que las cabinas atraviesen brevemente la capa de nubes que a media altura cubre el valle. Son tantas y tan poco habituales las sensaciones, que al llegar arriba los viajeros primerizos no se creen que el trayecto haya durado sólo tres minutos y medio.

Si la ascensión ha sido intensa, lo que se descubre arriba será difícil describirlo con palabras. Desde el mirador de El Cable, literalmente colgado del borde de un acantilado que cae a plomo sobre el valle, casi se tocan con las manos las cimas de la cercana Cordillera Cantábrica. Pero tampoco acaban aquí las sorpresas, ya que si se toma la señalizada pista que parte de la estación superior de El Cable, en apenas un cuarto de hora se asciende hasta la Horcadina de Covarrobres, inmejorable belvedere y lujosa antesala del macizo central de los Picos de Europa. Conocido también como el de los Urrieles, conforma junto al macizo occidental o del Cornión y el oriental o de Andara, uno de los conjuntos montañosos más abruptos y con mayor personalidad de toda la península Ibérica. Situados a caballo entre Cantabria, Asturias y Castilla y León, los Picos de Europa son, desde 1918, el primer Parque Nacional de España.

Al superar el collado de la Horcadina de Covarrobres, te sentirás empequeñecida por la altiva y desafiante silueta, tallada en unas grises y antiguas calizas paleozoicas, del pico Peña Vieja. Con sus 2.613 metros de altura y su casi siempre nevada cumbre es una de las montañas más altas de todos los Picos de Europa. Enseguida aparece una bifurcación de pistas de la que parten todas las rutas y travesías que se internan en el corazón del macizo de los Urrieles.

La mayoría de las rutas están reservadas para los montañeros con cierta experiencia, pero hay un par de ellas que son accesibles a cualquier persona acostumbrada a caminar, como la que lleva (tras dos horas de marcha) al collado de los Horcados Rojos, desde el que se divisa la inconfundible silueta del Pico Urriello o Naranjo de Bulnes, y a los puertos de Áliva y el lebaniego pueblo de Espinama. Ésta última de tres horas y media de marcha, pero sin ninguna dificultad ya que toda la travesía es un continuo y suave descenso por buenos caminos. En el recorrido, que pasa junto al chalé Real, muy frecuentado por Alfonso XIII, y el hotel-refugio de Áliva, podrás toparte con muchos rebecos y disfrutar de unas abiertas panorámicas de todo el entorno.

Más información
En verano, el horario es de 9.00 a 20.00 horas y el viaje de ida y vuelta cuesta 16 €. En temporada alta es conveniente acudir a primera hora, para evitar las colas de las horas punta. En invierno y buena parte de la primavera suele haber mucha nieve en la zona superior. Toda la información sobre el teleférico de Fuente Dé en: cantur.com.

No dejes de...
Además de subir en el teleférico de Fuente Dé, asomarse al Mirador de El Cable y ascender, por lo menos, hasta la Horcadina de Covarrobres. En la comarca de La Liébana es obligatorio hacer muchas cosas: desde pasear por la bien conservada villa de Potes, hasta entrar en el monasterio de Santo Toribio de Liébana para contemplar la venerada reliquia del Lignum Crucis, y sentir la memoria de su más famoso monje: Beato. También merece la pena acercarse hasta la aldea de Mogrovejo, considerada por algunos como la más bella de España, o visitar la iglesia románica de Piasca o la más antigua y mozárabe de Santa María de Lebeña. Para finalizar no estaría de más darse darte una vuelta por la orilla del salmonero río Deva, e internarte caminando en el impresionante desfiladero de La Hermida.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie