Leylah Fernández©GettyImages
Entrevista HOLA! Américas

Leylah Fernández, la inspiradora promesa del tenis y de raíces latinas, nos cuenta sobre sus inicios y sueños a futuro

Con una historia de verdad motivadora, la joven de 21 años formó su propia fundación para ayudar a los niños a cumplir sus sueños

El nombre de Leylah Fernández cada vez es más conocido y no sólo en el ámbito deportivo. Con sólo 21 años, la joven nacida en Canadá, de padre ecuatoriano, madre filipina y abuelo peruano; se ha hecho un camino propio en las canchas de tenis, mismo que la ha llevado a ser reconocida como una de las mejores en el circuito a nivel mundial. De hecho, por ser la segunda latina en la clasificación de la Asociación de Tenis Femenino (WTA, por sus siglas en inglés), ocupa un lugar en nuestra lista anual de Latina Powerhouse, además de que ha sido invitada a la prestigiosa MET Gala.

Leylah Fernández©Leylah Fernández

Pero el camino de Leylah no fue sencillo, pues mientras se enfocaba en cumplir su sueño de ser profesional en el deporte que tanto ama, se enfrentó a una racha de soledad lejos de su familia, obligada a madurar y ser independiente desde muy pequeña. Aquellos ratos complicados fortalecieron su espíritu y carácter, llevándola a trabajar aún más duro para conseguir día a día lo que siempre se propuso: representar a su país en las competencias más importantes, como los Juegos Olímpicos de Tokio.

Fernández, además, se ha coronado como campeona en torneos como el Monterrey Open y el Hong Kong Open; y es subcampeona del US Open, en dobles del French Open y del Miami Open. Para esta joven deportista el cielo es el límite, y decidida a seguir triunfando, espera calificar para los Juegos Olímpicos de París este mismo año.

Con la frente en alto y orgullosa de sus inicios, Leylah charló con HOLA! USA sobre cómo nació ese amor por el tenis, lo mucho que significa su familia para ella, y las dificultades que ha atravesado para llegar a donde está.

Además, la joven que habla perfecto inglés, español y francés nos cuenta el gran sueño que tiene con su hermana menor, Bianca, quien también es tenista y con quien desearía poder competir tal como las hermanas Serena y Venus Williams han hecho a lo largo de los años.

La historia de Leylah es inspiradora, y no hay duda de que seguiremos escuchando sobre ella en los eventos más importantes del tenis, como el Grand Slam de Roland Garros o el de Wimbledon.


Leylah, eres una de las tenistas con raíces latinas más exitosas del mundo, tuviste un gran debut olímpico en Tokio, cuéntanos, ¿cómo fue? ¿Volverás a participar en los Juegos Olímpicos?

“Bueno, mi camino ha sido largo, una gran aventura y estoy muy orgullosa de la manera en la que pude sobrepasar los momentos difíciles, pero también buenos momentos con el apoyo de mi familia en mi sueño de representar a mi país en los más grandes torneos. Jugar para Canadá en la Billie Jean King Cup fue un gran honor por representar a Canadá a los 16 años, fue la primera vez que pude jugar para mi país y fue un partido bien difícil, con muchos nervios, pero me encantó cada momento y cada segundo.

Después de ese partido, cuando perdí, me propuse seguir adelante y representar a mi país de nuevo, pero esta vez en las Olimpiadas en Tokio. Fue un momento mágico porque es la primera vez que pude ver a otras atletas ahí compitiendo por su país y fue realmente un momento muy especial para mí.

Me acuerdo que me desperté a las 6:00 de la mañana porque la diferencia del tiempo fue un poco difícil para mí de manejar, y miré afuera y vi 100 atletas ahí entrenando como si fuera mediodía; y estaban a las 6:00 de la mañana trotando, haciendo sus ejercicios, saltando... Fue muy motivante para mí para seguir trabajando fuerte y ser unas de las mejores atletas.

Y yo creo que este año tengo otra oportunidad de representar en Canadá en los Juegos Olímpicos y espero que califique. Va a ser un gran sueño y mi meta es ganar una medalla”.

Vamos un poco para atrás, nos hablas de adversidades que superaste, ¿a qué te refieres?

“Pues no son solamente las derrotas o los partidos perdidos, son también momentos en los que me encuentro viajando sola, o no exactamente sola pero no con mi familia, no con mi papá, que es mi entrenador.

Había muchos viajes en los torneos junior a donde solamente viajé con un entrenador de la federación. A los 14 años viajé hasta Grecia, completamente sola, sin padre, sin madre, sin entrenador, y me encontré ahí con una chica canadiense que no conocía, entonces mi papá contactó a su mamá para ver si podíamos compartir la habitación del hotel. Ella me ayudó mucho en ese torneo, pero fueron momentos difíciles por tener que aprender a ser independiente y tener que encontrar soluciones yo sola, porque no tenía a mis padres o a un adulto ahí para ayudarme con cosas como reservaciones de hotel, de auto, con la comida; porque tampoco podía encontrar restaurantes sola.

Tuve que hacerlo todo y puedo decir que gracias a ello crecí mucho, maduré mucho. Por eso, a cada torneo que voy a competir es el más importante, para ganar y después poder tener al menos un entrenador conmigo, al menos mi papá para que él me pueda ayudar.

Creo que sin ese torneo yo no estaría aquí, en esta etapa de mi carrera, porque perdí la primera ronda, entonces fue difícil”.

¿Cómo lograste reponerte de haber perdido justo en esos momentos que te viste sola? Muchos decidirían no continuar con la competencia al ver lo complicado que es, no sólo físicamente

“Pues, pensé que era un momento de crecer, de aprender, y cada partido que he perdido inmediatamente hablo con mi equipo, digo lo que pienso que es negativo, lo que hice mal. Y después pienso que qué podemos hacer ahora para mejorar y que el próximo partido pueda ser mejor. No importa si gano, pero yo sé que con el entrenamiento puedo llegar a mi meta.

En los momentos cuando estoy sola pienso mucho en el apoyo de mi familia, en que soy muy, muy, muy afortunada por tenerlos y poder hablar con ellos por teléfono. Puedo llamar a mi familia, a mis padres, a mis hermanas, hablar con ellos cada día, mandarles mensajes.

Con su apoyo y su amor me motivo más a seguir adelante, porque ellos saben exactamente lo que necesito escuchar.

Mi hermana menor me ayuda mucho más en esos momentos que mis padres o que mi hermana mayor, es que ella me conoce mucho más. Entonces sabe qué decirme, porque hay días en los que me aconseja que sea más fuerte y otros en los que me dice: ‘Mira, si quieres llorar, llora ahora. Yo te voy a ayudar a sobrepasar todo’. Sin ella, yo no estaría aquí”.

Leylah Fernández©GettyImages

Cuéntanos un poco más de tu familia, tienes raíces latinas, ¿cómo es la relación con tus padres y tus dos hermanas?

“Sí, tengo una familia multicultural porque no solamente soy latina por parte de mi papá de Ecuador, también mi mamá es filipina. Estoy muy orgullosa de ser ecuatoriana y filipina porque todos los valores que sus padres le enseñaron a mis padres, ellos me los están enseñando ahora, como a ser trabajadora, luchadora también. Con estos valores puedo superar muchos momentos difíciles que me encuentro en la pista de tenis.

Mis padres hicieron todo lo posible para que yo pueda lograr mis sueños, hicieron muchos sacrificios, vendieron su casa, sus autos. También fueron momentos difíciles para ellos, pero lo hicieron con mucho amor.

También tengo dos hermanas, una mayor y una menor. La mayor es dentista, no jugó deportes, pero en su manera ella nos ayudó mucho cuando yo estaba viajando con mi papá en los torneos. En esa época mi mamá estaba en California trabajando para ayudarnos a seguir entrenando.

Mi hermana mayor cuidaba de mi hermana menor durante dos o tres semanas seguidas cuando estaba en la escuela.

Mi hermana menor, Bianca, tiene 20 años, está en la UCLA en este momento con una beca de tenis. Estoy muy orgullosa de ella, muy contenta porque está encontrando su camino. Ella está jugando para el equipo de tenis, está ganando muchos partidos y jugando su torneo. Está mejorando cada día con el sueño de también ser profesional. Sé que ella lo puede lograr y espero que podamos estar en el circuito juntas”.

¡Increíble! Al escucharte no puedo dejar de pensar en las dos hermanas tenistas más famosas que son Serena y Venus Williams, e imaginar que ustedes puedan ser esta nueva generación de hermanas en la en la cancha.

“Sí, desde pequeñas tenemos ese sueño de ser como Serena y Venus Williams, pero ahora las hermanas Fernández. Podríamos jugar en las Olimpiadas juntas, jugar dobles juntas, divertirnos en la cancha de tenis y jugar muchas batallas entre nosotras, porque en los entrenamientos estamos jugando juntas.

Queremos enseñarle al público que el deporte no solamente es de ganar o perder, sino que también es de amor y pasión que enseñamos adentro de la cancha”.

Junto a tu familia creaste la Leylah Annie & Family Foundation, háblanos de ella

“Sí, como dije antes, estoy muy orgullosa del trabajo que hemos hecho desde el comienzo. Lo que queremos es ayudar a familias porque yo tuve una experiencia en la que pedí ayuda, pero no nos la dieron. En ese momento le dije a mis padres que si tenía la oportunidad y si podemos hacerlo, deseo ayudar a más familias, a los niños de lograr su sueño, que no importa si es deporte o si es escolar o en el fútbol o béisbol.

Queremos ayudarlos a lograr sus sueños, ayudar a los padres solteros o casados. Entre más niños y niñas que apliquen para la Fundación, podemos encontrar soluciones para ayudarlos y así verlos lograr cumplir su más grande sueño en la vida profesional”.


Hablando de tus inicios, ¿cómo nace tu amor por el tenis? ¿Recuerdas la primera vez que pisaste una cancha?

“Al comienzo yo quería ser futbolista y mi papá quería que yo jugara otros deportes, porque el fútbol es su pasión. Él quería que yo encontrara mi pasión, mi deporte favorito y empecé a jugar voleibol. Comencé a correr para la escuela y finalmente empecé a jugar tenis, y desde que golpeé la primera bola me enamoré y decidí que ese iba a ser mi deporte.

Mi familia no conocía el tenis. Nosotros no conocíamos las reglas, yo no sabía que la raqueta que mi papá compró era de tenis, solamente sabía que era una raqueta y teníamos una bola que golpeamos contra la pared.

Desde la primera vez que golpeé esa bola, adelante de mi casa, me enamoré del deporte, y poco a poco comencé a amar la competición. Cuando empecé a competir en los torneos nacionales me gustó la dificultad que está en mis hombros. No dependo de mi contraria para cometer errores ni en mis entrenadores, solo en mí, yo tengo que encontrar soluciones. Creo fue a los 10 - 11 años que decidí que el tenis iba a ser mi profesión. Fue cuando dejé el fútbol y empecé a competir, a jugar torneos cada fin de semana. ¡Y estoy lista para lo que venga en el futuro!”.

¿Has seguido jugando fútbol o ya abandonaste completamente otros deportes?

“Sí, sigo jugando fútbol, pero solamente con mis entrenadores que a veces peloteando un poco. También practico un poco el fútbol americano, eso es bueno para el saque porque me calienta muy bien el hombro.

Cuando no estoy practicando algún deporte, estoy en mi habitación mirando televisión, hablando con mis hermanas. No estoy siempre adelante de la televisión o de mi teléfono, para ayudar a la mente a desconectar de del mundo”.

¿Y hablando del futuro, cómo te ves? ¿Tienes algún Grand Slam o algún Open en el que quisieras competir y ganar?

“Bueno, cada torneo que compito lo quiero ganar. Mi torneo favorito, el que deseo ganar, es Roland Garros o Wimbledon. Son los dos torneos más prestigiosos y con más historia del pasado, con muchos nombres y grandes jugadores que han ganado esos torneos y que son leyendas. Quiero tener, al menos, mi nombre ahí al lado de ellos”.

Leylah Fernández©Leylah Fernández

¿Con qué figuras de del tenis te gustaría jugar un partido? Tenistas retirados o que siguen en el circuito

“Un partido que me gustaría jugar sería contra Justine Henin y Steffi Graf. Son las dos jugadoras que admiro mucho, que me gusta su juego y me encanta verlas en YouTube, porque se retiraron antes de que yo empezara a jugar tenis.

Quiero jugar contra la mejor del mundo, que ahora es Iga Świątek. Así que tengo que ver en dónde está mi juego y qué tengo que mejorar para cuando me encuentre con ella”.

¿Cómo van tus planes en temas académicos?

“El año pasado empecé con mis estudios universitarios con un mayor en Gestión de Empresas. Por ahora estoy en pausa porque es año de los Juegos Olímpicos y estoy más enfocada en esa meta, tengo mucha suerte de que en la escuela lo entienden muy bien.

Gracias a los estudios tengo mucha experiencia fuera de la cancha de tenis, como aprender a tomar decisiones. Eso me va a ayudar mucho a futuro, para que cuando mi carrera de tenis llegue a su fin, al menos sepa lo que quiero y puedo hacer”.

A lo largo de tu carrera has sido imagen de marcas de moda y algunas más. ¿Cuál es el que más te gusta a la hora de jugar? Háblanos un poquito más de este otro lado del deporte.

“La moda en el tenis es muy popular porque no solamente se ve en las jugadoras usando ropa de marcas como Lulu Lemon, que es mi es mi ropa favorita en este momento; también veo a mucha gente fuera de cancha usando la ropa de tenis para pasear, para caminar, pasar tiempo con su familia. La moda del tenis está creciendo y las marcas están haciendo un buen trabajo.

Mi ropa favorita, mi línea, son los del US Open y de Hong Kong, que es una falda y un crop top que se parece un poco, además asimétrico. Mis colores favoritos son el azul y el verde”.


Suscríbete a nuestra newsletter. Se el primero en conocer las noticias sobre tus celebridades y miembros de la realeza favoritos y descubre las últimas tendencias en moda y belleza.
Más sobre