Camilo portada digital HOLA! USA
HOLA! USA Portada Digital

El meteórico ascenso a la fama de Camilo

El cantautor colombiano está en su mejor momento: a puertas de estrenar nuevo disco, feliz en el amor y disfruta de la buena repercusión de su música. Esta es su historia

Existen muchos factores para que un artista pueda formar parte del radar de la exigente industria de la música y sobre todo que cale fondo en el gusto del público. Camilo Echeverry posee varios de esos atributos; pero el más importante de todos es el don de poder escribir e interpretar buenas canciones. Y es que el artista colombiano no ha parado de componer música ni un solo instante, ya que desde muy temprana edad viene perfeccionando este fascinante viaje creativo de la mano de sus ideas y su guitarra.

Actualmente, este largo trecho viene dando sus frutos y sus temas han logrado obtener reconocimiento a nivel global, con una serie de ritmos inclusivos que son una representación clara de sus ambiciones musicales. Este 2021 lo arrancó de la mejor manera posible, pues está por lanzar su segundo material discográfico titulado Mis Manos, además de recibir varios reconocimientos por su trabajo. Tras ganar su primer Latin GRAMMY en noviembre del año pasado, el oriundo de Medellín arrasó en Premio Lo Nuestro llevándose cinco galardones. Por si fuera poco, su disco Por Primera Vez está nominado como Mejor Álbum Pop Latino o Urbano en los Grammy americanos.

Al mismo tiempo, el joven cantante –próximo a cumplir 27 años el 16 de marzo—tiene aún mucho por decir y así lo demuestra esta nueva entrega discográfica que precisa una fórmula musical más amplia al abrazar diferentes géneros como la cumbia, la ranchera y cualquier opción que le haga guiños a lo urbano.

En entrevista con HOLA! USA, Camilo nos compartió su sentir sobre su esta nueva propuesta en la cual ha puesto literalmente su corazón y que ha sido descrito por él mismo como el mejor disco de su carrera. Del mismo modo también nos habló de su travesía de Colombia a Miami, de cómo mantiene los pies en la tierra, entre otros temas que van desde su estilo único y personal hasta la revelación de sus ídolos musicales.

Camilo Echeverry©Hola
Fotógrafo| Cristian Saumeth


Camilo, has tenido un comienzo de año espectacular, te llevaste a casa cinco premio Lo Nuestro y ganaste un Latin Grammy y aparte estás nominado a los Grammy americanos, ¿cómo te sientes?

Muchas gracias. Estamos viviendo un sueño gigante, más grande de lo que yo había siquiera imaginado. Por eso lo tomo con tanta alegría y bendición. El poder haber recibido todos esos premios y haber tenido la oportunidad de llamar a tanta gente que amo a contarles y que me llamaron a felicitarme, fue un privilegio. Me siento muy afortunado. Ha sido un tiempo de confirmación de que lo que estamos haciendo, lo estamos haciendo con amor y que Dios está en control.

Tu sencillo, Ropa Cara, está rompiendo récords en las listas de reproducción, ¿es cierto que tenías dudas en lanzarla?

Sí, estaba un poquito dudoso. Sobre todo porque es una canción arriesgada, una canción diferente a lo que venía compartiendo en mi música en los anteriores lanzamientos. Pero luego, leyendo mi diario, me di cuenta de que se parecía mucho al miedo que tuve antes de sacar “Bebé” y al miedo que tuve antes de sacar “Vida de rico”, al miedo que tuve antes de sacar mi canción con Ozuna, el miedo se repite, ¿sabes? Y me di cuenta del patrón. Creo que es muy probable que cuando uno está por dar pasos importantes en su vida se asusta casi siempre, ¿no? A mí no me definen mis miedos, sino lo que hago con mis miedos.

¿Qué sensación te produce el éxito que estas teniendo en tu carrera?

Me siento muy orgulloso del equipo de trabajo detrás de todas estas canciones. Muy orgulloso de poder representar, de poder ser usado por Dios para tocar los corazones de las personas con mis canciones. Son todas canciones que han servido de puente hacia momentos de alegría en la vida de las personas y que tus canciones sean la banda sonora de momentos felices en la vida de las personas es un privilegio gigante.

¿Cómo te sientes de aportar un poquito de tu talento al mundo entero?

Me siento muy afortunado. Las redes sociales me permiten estar día a día monitoreando las situaciones donde mis canciones están teniendo lugar en la vida de las personas. Pero cuando ves a un niño de tres años en los brazos de su mamá celebrando en un momento tan difícil en que estamos todos tan confinados y enfrentando cosas tan complejas, son momentos donde uno no tiene tantas ganas o no tiene tantas excusas para celebrar. Que mis canciones sean bandera de alegría y esperanza en momentos así, a mí me genera inspiración para seguir creando.


Camilo Echeverry©Hola
Fotógrafo| Cristian Saumeth


Estás por lanzar tu nuevo disco, ‘Mis Manos’, ¿cómo lograste inspirarte y qué significa para ti este titular?

Bueno, este álbum se llama “Mis manos” porque es un álbum hecho con mis manos, un álbum escrito con mis manos, producido con mis manos, tocado con mis manos, grabado con mi mano, armada con mis manos, tachado como mi mano y entregado con mis manos. Entonces es por eso que es tan importante para mí. Es el recuerdo de que fueron mis herramientas, que fueron las cosas que Dios puso en mis manos cuando me creó con las suyas las que están haciendo que todo lo hermoso que está pasando en mi vida pase. Es un homenaje a eso, a mis manos como representación de las suyas, de las de Dios en mi vida. Para mí lo más importante de mi carrera es la conexión con las personas. Lo que sí tenía era tiempo para estar con mi guitarra y con mi cuaderno, me propuse escribir las canciones que me pudieran hacer estar lo más cerca posible con las personas. Este álbum es testimonio de mi necesidad de seguir cerquita de la tribu.

¿Cómo surge en estas ideas y estos nuevos ritmos?

Son todos ritmos que hacen parte de mí, de mi vida, desde siempre. Este álbum es una exploración de todos esos Camilos que soy. Cuando te piden que te definas, siempre quieren que tú te abraces al menos a una arista de tu identidad. Pero somos múltiples. Soy muchas cosas. No soy solo una, soy fuerte, pero también soy delicado, también soy de la Costa Atlántica, pero también soy del interior. Mi país es también andino y México es uno de los países que más ha abierto las puertas con el corazón a mi carrera. En mi casa mis papás escuchaban, tomando aguardiente con mis tíos, corridos y música regional mexicana.

¿Qué nos puedes adelantar de lo que vamos a ver en ‘Mis manos’?

Bueno, puedo adelantarles que es un álbum múltiple, es un álbum diverso, lleno de amor, de intención, de razones para seguir estando cerquita. Es un álbum que señala cosas que han estado ahí todo el tiempo en la vida de todos y que solamente faltaba una canción para nombrarlo. Las mejores canciones que he escrito en toda mi vida están en este álbum. Tengo la certeza de eso. No me da miedo decirlo. Así que me siento muy orgulloso y emocionado de que la gente pueda tener “Mis Manos” en sus manos muy pronto.

¿Cómo es que tomaste la decisión de dejar tu natal Colombia pare venir a Estados Unidos?

Nunca lo decidí y mi ruta fue Evaluna. Es mi hogar y se fue convirtiendo en mi hogar desde que la conocí. Ni tampoco planeé ir a Miami, no estaba en mis planes de ninguna manera. Estaba muy feliz en Colombia con mis papás, pero me enamoré de Evaluna y en la necesidad de visitarla vine a Miami muchas veces. En una de esas me invitaron a una sesión en un estudio, otra vez me volvieron a invitar a otra, luego a otra… luego firmé un contrato y pasó todo esto. Ahora estoy viviendo en Colombia otra vez, desde hace 6 meses, porque estamos planeando una temporada preciosa mientras Evaluna graba una serie. Haberme mudado de país me hizo valorar mucho más lo que nos hace especiales a los colombianos.


Camilo Echeverry©Hola
Fotógrafo| Cristian Saumeth


¿Cómo ha sido esta vuelta a tu país?

Ha sido precioso, porque han sido los primeros meses solos con Evaluna. Después de unos meses donde estábamos todos juntos en familia, ahora esta temporada de estar juntitos nos ha servido un montón para ensamblar mucho más en una relación con Bogotá, muy diferente a la que tenía antes. Regresé a Bogotá con muchas más cosas que hacer con mi esposa, con un propósito.

¿Cómo fue esa transición de ser compositor a interpretar ahora tus canciones?

Me pasó que yo empecé a escribir porque lo necesitaba, mi corazón lo necesitaba. Las puertas para mí como cantante, como artista, no estaban abiertas todavía. Entonces, mi pasión más grande es crear universos nuevos con la guitarra. Y cuando otros artistas me dieron la oportunidad de crear universos nuevos para ellos, mi guitarra, con mi cuatro y con mi cuaderno, fue mi sueño hecho realidad. Me entregué de cabeza. Creo que es por eso que me fue tan bien escribiendo, porque no lo estaba haciendo como un escalón. Ahora, pienso quién sería el artista que yo soñaría que me grabara y cantar una canción que yo escribiera. La respuesta es yo mismo.

¿Quién es tu ídolo en este momento?

Tengo montones de ídolos… más que a ídolos, modelos a seguir. Montaner, mi suegro, es uno de los ejemplos más grandes de mi carrera. Cuarenta y pico años de carrera y eso a mí me inspira mucho. Mi esposa es una artista de la que yo aprendo todos los días. Mau y Ricky, mis cuñados. Jorge Drexler, por ejemplo, que es un artista que admiro desde hace muchos años y hace poquito que conocí a Los Dos Carnales, que se han convertido en un ejemplo de lo orgulloso que tiene que ser uno de su raíz, de su raza, de su historia, de lo que carga.

¿Cuáles son tus claves que te han llevado a ser este el artista que eres el día de hoy?

Uno tiene que hacer lo que tiene ganas de hacer. Uno debe preguntarse: ‘¿qué es lo que mi corazón me está diciendo que haga? ‘No qué es lo que yo debo hacer o qué es lo que me va a llevar más lejos. Por más imposible que parezcan los pasos, tienes que seguir esa respuesta. Para ser un futbolista gigante que no sabe jugar fútbol, vas a dar el primer paso, a buscar la manera de empezar a jugar. Yo sabía que quería para siempre vivir con mi guitarra, escribiendo canciones. Fueron muchos años hasta llegar a dar el primer paso.

Camilo Echeverry©Hola
Fotógrafo| Cristian Saumeth



¿Cuál es la lección más valiosa que has aprendido al ver a tu suegro trabajar?

Tal vez podría ser el no perderse uno de los momentos más importantes de la vida por andar esperando otros que no están pasando en ese momento. Él siempre me ha dicho: ‘Cami, no puedes estar aquí viviendo esto, recibiendo todos los premios y estar pensando en que ya quieres estar viviendo lo que sigue. Vive al 100 por ciento cada momento, para, y vive ahora, mira lo que está pasando’. Entonces, ese ha sido un llamado a tener un estado de conciencia cada vez más centrado en el aquí, en el ahora.

¿Cómo has hecho tú para tener los pies en la tierra y amanecer todos los días bien centrado?

Tengo una familia que me acompaña en la ruta y creo que eso me mantiene siempre centrado. Es una carrera muy compleja, es una industria muy difícil. Cada vez más me doy cuenta de que es así y solo espero que Dios me permita seguir representándolo a Él en lugares cada vez más extraños y más lejanos de lo que creo que es cómodo para mí. Espero que mientras esté pegado a esa verdad, pueda seguir en este camino de una manera sana.

Háblanos de tu estilo al vestir, tu look y de dónde nace el concepto de la tribu?

Bueno, estéticamente mi estilo lo persigo desde la comodidad de la identidad, ‘¿quién soy? ¿cómo me quiero ver?’. Me miro al espejo y digo bueno, si un arete pudiera describir quién soy, ¿cómo se vería ese arete? Si la bufanda que me voy a poner me describiría, ¿cómo sería? Y suelo cargar cosas que tengan significado para mí. Cada uno de mis anillos, cada uno de mis collares, de mis tatuajes. Creo que uno tiene que parecerse a uno mismo. Al comienzo, la gente te va a rechazar y después te defienden, ¿sabes? La tribu me ha defendido mucho y la tribu es mi proyecto de vida, es la confirmación de que no estoy solo, de que no soy nada más que un apuntador de cosas que han estado presentes ahí todo el tiempo. Mis canciones y la tribu son eso, estar juntos mostrándonos cosas y señalando el amor, creo que es una manera de cambiar el mundo.

¿Qué le dirías al Camilo de niño que soñaba con vivir de su guitarra, de su libreta?

Creo que no le diría nada por miedo a cambiar algo, era tan especial ese momento de cuando era niño. Tocaba guitarra porque me gustaba, porque tenía ganas de tocar guitarra que, aunque ahora todavía lo hago, hay mil factores nuevos en mi relación con la guitarra. En ese momento era solo puro disfrute, pues me da miedo decirle al niño: ‘Hey, mira lo que estás tocando con la guitarra, sigue porque algún día vas a vivir de esto’, creo que nunca más podría tocar la guitarra por disfrute, no tocaría nada.